CÓMO INFLUYE LA FELICIDAD EN EL ESTADO DE SALUD

“Si te pasas la vida enfadado, es mucho más probable que contraigas cáncer”

“Una persona que se siente feliz, enferma menos, y si enferma, controla mucho mejor su enfermedad”. Así de tajante se expresa Jesús Sánchez Martos, catedrático de

Foto: “Si te pasas la vida enfadado, es mucho más probable que contraigas cáncer”
“Si te pasas la vida enfadado, es mucho más probable que contraigas cáncer”
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    “Una persona que se siente feliz, enferma menos, y si enferma, controla mucho mejor su enfermedad”. Así de tajante se expresa Jesús Sánchez Martos, catedrático de Educación para la Salud de la Universidad Complutense de Madrid, médico, y director del encuentro La influencia de la felicidad en el estado de salud, que se ha celebrado esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en colaboración con el Instituto Coca-Cola de la Felicidad.

    Los médicos siguen saliendo de las universidades sin saber nada de afectividadEl encuentro ha reunido a conocidos psicólogos, médicos y filósofos para tratar un tema controvertido, pero que cada vez está más presente en los estudios sobre salud: ¿en qué medida influye nuestro estado psicológico en el desarrollo y curación de enfermedades? Martos, que ha defendido siempre que existe una estrecha relación entre felicidad, infelicidad y salud, insiste en la necesidad de que los médicos de cabecera sepan tratar psicológicamente a sus pacientes: “No todas las enfermedades se tratan con pastillas. Tampoco es verdad que las personas mayores son las que más gastan en medicamentos, son los enfermos crónicos. Los mayores sí son los que más gastan en el conjunto del sistema sanitario, porque acuden mucho a consulta. En muchas ocasiones, si los médicos estuviéramos convenientemente entrenados en comunicación afectiva, y conociéramos cómo se sienten nuestros pacientes, no gastaríamos tanto en medicamentos. Los médicos siguen saliendo de las universidades sin saber nada de afectividad”.

    Felicidad y salud, una relación recíproca

    Si bien se sigue discutiendo en los círculos científicos en qué medida y cómo influye nuestra felicidad en la salud, hay un aspecto que sí parece claro: “Sin salud no existe felicidad”. Así lo asegura Javier Sádaba, catedrático de Ética y Filosofía de la Religión de la Universidad Autónoma de Madrid, que también ha participado en el encuentro de la UIMP. En su opinión, “entender esto es fundamental”, pues la salud debe ser una preocupación importante de la sociedad, en la medida en que es una condición indispensable para ser feliz.

    Una persona alegre y sin miedo, de una u otra manera, supera más fácilmente las enfermedadesEl filósofo reconoce que la relación en el otro sentido, la influencia de la felicidad sobre la salud, es más complicada de explicar: “Hay aspectos técnicos que sí parecen ciertos. Nuestros cerebros generan endorfinas que nos hacen sentir mejor, y hay fármacos que actúan sobre nuestros sentimientos, que nos hacen estar bien. Técnicamente podemos ayudarnos a través de las emociones”. Al margen de esto, y en espera de nuevos hallazgos científicos, Sádaba está convencido de que, pese a que todavía no se puede comprobar, “una persona alegre y sin miedo, de una u otra manera, supera más fácilmente las enfermedades y, en general, tiene mejor salud”.

    Martos, por su parte, cree que la ciencia ya ha demostrado sobradamente que existe una relación entre salud o felicidad o, más concretamente, entre la ausencia de ésta y el desarrollo de enfermedades. “Está demostrado”, afirma el médico como ejemplo, “que las personas con un carácter más hostil tienen un 23% más de probabilidades de padecer cáncer”.

    El doctor Martos cree que uno de los problemas fundamentales para la salud, hoy en día, es la soledad obligada –aquella que la persona no ha elegido voluntariamente–, pues es causante, no sólo de la infelicidad, sino de un buen puñado de enfermedades. Según el médico, “provoca ansiedad, depresión e, incluso, afecta a las enfermedades cardiovasculares”. Las personas solitarias, explica el doctor, “tienen un alto índice de sobrepeso y sedentarismo pues, entre otras cosas, no suelen hacer ejercicio y no tienen una correcta alimentación”.

    ¿Aumentan con la crisis los problemas de salud relacionados con el bienestar?

    Si una persona no disfruta con su trabajo ahora será más infeliz, porque tendrá que trabajar másMartos recurre a una frase hecha para explicar en qué medida influye la crisis en nuestra felicidad y, tal como cree, en nuestra salud: “No cabe duda de que el dinero no da la felicidad, pero ayuda”. En su opinión, además, la relación es recíproca: “Si eres feliz en tu profesión, harás mejor tu trabajo y, por tanto, te promocionarás mejor. De la crisis tenemos que salir entre todos, y es comprensible que se nos exija trabajar más. Si una persona no disfruta con su trabajo ahora será más infeliz, porque tendrá que trabajar más”.

    En caso de que nos aborde la incertidumbre Martos recomienda pedir ayuda a nuestro mejor amigo, que somos nosotros mismos: “Hay que reflexionar sobre lo que estamos haciendo mal. Somos los mejores críticos de nosotros mismos. La autoestima es fundamental. Debemos tener un proyecto de vida y reflexionar sobre lo que debemos hacer para alcanzarlo”.

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    4 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios