EL CONSUMO EN ADULTOS TIENE MUCHO MENOS RIESGO

Fumar marihuana es especialmente perjudicial durante la adolescencia

Las personas que comenzaron a fumar marihuana en la adolescencia sufren un deterioro cognitivo que las lleva a tener un coeficiente intelectual ocho puntos por debajo

Foto: Fumar marihuana es especialmente perjudicial durante la adolescencia
Fumar marihuana es especialmente perjudicial durante la adolescencia
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    Las personas que comenzaron a fumar marihuana en la adolescencia sufren un deterioro cognitivo que las lleva a tener un coeficiente intelectual ocho puntos por debajo de la media. Unos perniciosos efectos que no son reversibles en la edad adulta, aunque se abandone el consumo. Estas son las principales conclusiones de un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, refutando así los falsos argumentos que minimizan sus consecuencias físicas y psicológicas.

    Durante los primeros años de la adolescencia el cerebro todavía sigue desarrollándose, por lo que los daños neuronales derivados del consumo de esta droga son mucho más acusados. “La marihuana no es inofensiva, como se intenta hacer creer, especialmente entre los adolescentes”, advierte Madeline Meir, directora del estudio y profesora de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte.

    “Dejar de fumar no es suficiente para restablecer plenamente las capacidades intelectuales, en las que no intervienen negativamente otras drogas como el alcohol o el tabaco”, explica Meir. Por contra, según este mismo estudio, los fumadores que se inician en la edad adulta no sufren esta significativa reducción del coeficiente intelectual.

    Mayor fracaso escolar y profesional

    El estudio se ha publicado en medio de un contexto en el que la despenalización de la marihuana en Estados Unidos cuenta con el apoyo récord del 50% de la población, según el último sondeo de opinión realizado por Gallup. Unos datos que podrían animar al presidente Barack Obama a enarbolar la bandera de la legalización de cara a las elecciones, por lo que estos investigadores confían en que los resultados del estudio sirvan para disipar estas posturas y “animen a promover más políticas para prevenir su consumo”.

    Otros de los problemas derivados del consumo de cannabis, que son extensibles tanto a adolescentes como a adultos, tienen que ver con problemas de atención y memoria a corto plazo, según coincidieron en señalar los familiares de los fumadores en una serie de entrevistas en profundidad. Además, la disminución de ocho puntos de media en el coeficiente intelectual, los hace descender de un nivel en el que se mueve el 50% de la población a otro en el que tan sólo está representado el 29% de los individuos (con las puntuaciones más bajas).Dejar de fumar no es suficiente para restablecer las capacidades intelectuales

    "Las personas que han perdido ocho puntos de coeficiente en la adolescencia estarán en desventaja durante toda su vida con respecto al resto de personas de su misma edad”, explica Meier, pues este índice puede ser determinante a la hora de acceder a ciertas carreras universitarias o a un buen puesto de trabajo. De hecho, los participantes con un coeficiente más alto contaban con un nivel educativo y de ingresos más elevado que el resto. Además, los investigadores añaden que “tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades coronarias, alzhéimer, e incluso muerte prematura”.

    Una investigación de cuatro décadas

    Para la realización de esta investigación, que se prolongó durante casi cuatro décadas, se tomó una muestra de 1.037 individuos nacidos entre los años 1972 y 1973 en la ciudad neozelandesa de Dunedin; tanto fumadores como no fumadores. A estas personas se les hizo un primer test de inteligencia a la edad de ocho años, cuyos resultados se compararon con otros posteriores cuando cumplieron los 38. Una edad con la que las personas que habían fumado en la adolescencia todavía presentaban serios síntomas de adicción a la marihuana.

    El cinco por ciento de los participantes en el estudio habían consumido esta droga, al menos una vez por semana, durante su juventud. Para obtener los resultados, estos individuos fueron comparados con el resto de participantes, tanto en términos de coeficiente intelectual como de otros factores vitales y relacionados con la salud, que se completaron con entrevistas a sus seres queridos. La relevancia de esta investigación es que se trata de la primera que diferencia las capacidades cognitivas de los individuos antes y después de introducirse al consumo de marihuana. “Ahora podemos afirmar que no es el simple hecho de fumar lo que provoca daños psicológicos, sino el hecho de fumar desde la adolescencia”.

    Una de las investigadoras del estudio, la profesora en Psiquiatría del King’s College of London, Terrie Moffitt, llegó a afirmar al diario británico The Guardian, que “los resultados demuestran que el consumo de cannabis es bastante seguro en términos cognitivos para los adultos, pero muy perjudicial para los adolescentes”.

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios