EL BIOQUÍMICO CHRIS COOPER EXPLICA LA RELACIÓN ENTRE DROGAS Y DEPORTE

"La mitad de atletas se doparía a cambio del éxito, como ocurriría en cualquier otra profesión"

En uno de los ensayos más célebres sobre el dopaje, Death in the Locker Room: Steroids & Sports (Icarus Press), uno de sus autores, Bob Goldman,

Foto: La mitad de atletas se doparía a cambio del éxito, como ocurriría en cualquier otra profesión
"La mitad de atletas se doparía a cambio del éxito, como ocurriría en cualquier otra profesión"

En uno de los ensayos más célebres sobre el dopaje, Death in the Locker Room: Steroids & Sports (Icarus Press), uno de sus autores, Bob Goldman, realizó una encuesta en la que llegó a la conclusión que más de un cincuenta por ciento de los deportistas tomaría una droga indetectable que “les garantizase ilimitadas victorias deportivas durante cinco años, incluso aunque fuesen seguidas por muerte súbita”. A él se refiere el bioquímico y profesor del Center for Sports and Exercise Science de la Universidad de Essex Chris Cooper en el prólogo de su nuevo trabajo, Run, Swim, Through, Cheat. The science behind drugs in sport (Oxford University Press), un completo libro científico sobre la situación actual del dopaje en el mundo del deporte.

Si un deportista se encuentra con que sus compañeros se dopan, es más probable que lo termine haciendoComo declara el profesor Cooper a El Confidencial, no se trata de algo consustancial al mundo del deporte, sino a la condición humana: “No creo que esa encuesta se aplique tan sólo a deportistas. Si sugirieses a cualquier grupo de profesionales que podrían obtener fácilmente el éxito rompiendo las reglas, obtendrías una respuesta muy semejante”. De esta manera, Cooper se muestra en desacuerdo con un estudio semejante realizado en 2009 por James Connor, que descubrió que ante una propuesta semejante, tan sólo dos de 250 personas no dedicadas al deporte se mostraron de acuerdo. ¿Puede deberse este desajuste a lo exigente que es la vida profesional del deportista? “Es verdad que la vida del deportista es muy corta, así que siempre existe esa tentación”, consiente Cooper. Es uno más de los mitos que se han consolidado alrededor del dopaje en el deporte que intenta derribar en su obra, desde un punto de vista rigurosamente científico. 

Código de silencio, ¿roto?

Otro factor que Cooper identifica como esencial en el dopaje es la influencia del ambiente que rodea al deportista: “Como en tantas otras cosas en esta vida, puedes estar influido por tu grupo de pares. Si un deportista se encuentra en un ambiente donde sus compañeros se dopan y se espera de él que lo haga, es más probable que caiga en ello”. De esa forma, es de esperar que existan ámbitos más contaminados que otros, en cuanto que se produciría un proceso de retroalimentación que llevaría a la aceptación implícita del dopaje en determinados deportes o ambientes: “Es algo que ha ocurrido a lo largo de la historia con determinados equipos del Tour de Francia, o en el programa de la República Democrática Alemana”. Como describe en su ensayo, diversos documentos publicados tras la caída del Muro de Berlín mostraron el concienzudo programa de dopaje de los deportistas soviéticos a lo largo de los setenta y los ochenta.

Richard Virenque aún es considerado como un héroe a pesar de haberse visto envuelto en casos de dopajeUna de las preguntas más frecuentes que comparten los aficionados al ciclismo después de los sucesivos escándalos del Tour de Francia es la de cómo, si se trata de algo tan frecuente, no fue denunciado con anterioridad. Parece haber un rígido código de silencio en el deporte que encubre los casos de dopaje hasta que es demasiado tarde. Como Cooper señala en el libro, suelen realizarse leves acusaciones, pero nadie se atreve a dar nombres. ¿Terminarán saliendo a la luz todos estos casos? “Algunas veces sí, otras no, depende de la situación. En ocasiones, los deportistas o sus entrenadores revelan lo que han hecho. El ‘código de silencio’ fue roto por ejemplo en el escándalo de la compañía estadounidense Balco, la investigación canadiense sobre Ben Johnson realizada por la Comisión Dubin canadiense y las recientes investigaciones del Gran Jurado de Estados Unidos”. Es precisamente el caso de Johnson el que Cooper considera como el primer momento en el que el deporte occidental comenzó a hablar abiertamente de lo que estaba ocurriendo en los vestuarios. “También existen otros atletas que han hablado claro como es el caso del ciclista británico David Millar o el ciclista irlandés Paul Kimmage que escribieron libros relatando su experiencia”, matiza el bioquímico, recordando obras recientes como la de Millar o con más de veinte años como la de Kimmage.

En la parte final del libro, Cooper recuerda los casos de Andreea Răducan y Alan Baxter, que fueron acusados de dopaje, obligados a devolver sus medallas olímpicas y más tarde exculpados por la opinión pública, al considerarse que no se había tratado más que de meros accidentes. ¿Es el producto de un prejuicio social que lleva rápidamente a culpabilizar a los deportistas? “No creo que esos ejemplos sean buenos. Pronto quedó claro que no eran culpables porque no habían intentado hacer trampas, algo globalmente aceptado. Por otra parte, el ciclista francés Richard Virenque aún es considerado como un héroe a pesar de haberse visto envuelto en casos de dopaje.”. Para Cooper, el peligro se encuentra en lo opuesto: “Los casos más preocupantes son aquellos deportistas de los que se sospecha de dopaje sólo porque otros lo han hecho antes. Creo que ese es el mayor problema de la percepción pública”.

El diablo, en los detalles

Es hora de entrar en algunos casos individuales que no son tratados en su, por otra parte, exhaustivo libro. ¿Es posible que haya casos como el de Alberto Contador en el que las acusaciones de dopaje estén imbuidos de cierta motivación política, a pesar de tratarse de un caso semejante al de Răducan y Baxter? Aunque Cooper admite que “en el pasado, muchos políticos han realizado acusaciones individuales de dopaje como la que sugieres”, prefiere mostrarse cauto: “No puedo comentar casos individuales, no sería apropiado”.

Algunas célebres muertes atribuidas a las drogas podrían haber sido causadas por otras razonesOtro de los problemas del dopaje es el daño que causa a la salud de los deportistas. Muchas veces, a largo plazo, y otras veces, a corto. Siguen existiendo ciertos casos enigmáticos de muertes fulminantes sobre los que Cooper tampoco quiere entrar. Más bien al contrario, prefiere recordar que no se debe llegar a conclusiones: “Pero intentaría no generalizar a partir de un accidente aislado. Mucha gente suele sufrir ataques al corazón repentinos por problemas cardiacos que aún no han sido descubiertos”.

“Incluso algunas célebres muertes atribuidas a las drogas podrían haber sido causadas por otras razones”, prosigue Cooper. “Por ejemplo, Tommy Simpson, que perdió en la vida en el Tour de Francia podría haber sobrevivido si hubiese tomado los líquidos suficientes durante la carrera”. La muerte de Simpson es una de las más tristemente recordadas de la historia de la competición ciclista, cuando después de fallecer en mitad de una carrera en 1967, se encontró en su cuerpo una mezcla de anfetaminas y alcohol.

Otro de los nombres que surgen en la conversación es el del futbolista del F.C. Barcelona Lionel Messi. “No tengo ninguna información confidencial sobre ese caso. ¡Aunque estoy de acuerdo en que a la gente siempre especula y a los seguidores del deporte les gusta cotillear!”, vuelve a aclarar el profesor británico. “Sólo puedo decir que si se le proporcionaron hormonas del crecimiento como parte de un tratamiento médico durante la infancia, pudo haberlo declarado como una excepción debido a su uso terapéutico. No sé si es lo que ocurrió, pero conforme a la legislación actual, podría haberse mantenido en secreto debido a la confidencialidad médica sobre la salud de los pacientes”, señala aclarando que un tratamiento médico realizado durante la infancia no debería ser puesto bajo sospecha. Tal y como ocurre a lo largo de su libro, Cooper prefiere aferrarse a los detalles antes de lanzarse a la peligrosa especulación que, en su opinión, es lo más dañino al juzgar los casos de dopaje. Como señala en sus conclusiones, “cuando se intenta desarrollar una política práctica y ética, el diablo se encuentra en los detalles científicos, absolutamente necesarios si queremos hacer juicios morales y políticos acertados”.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios