"LA NAVE ESTRELLADA NO PROVENÍA DE ESTE PLANETA"

Un exagente reaviva el caso Roswell: "La CIA tiene fotos de extraterrestres"

¿Qué fue lo que sucedió realmente el 8 de julio de 1947 en Roswell, Nuevo Mexico, junto a las inmediaciones de un rancho de ganado? ¿Qué

Foto: Un exagente reaviva el caso Roswell: La CIA tiene  fotos de extraterrestres
Un exagente reaviva el caso Roswell: "La CIA tiene fotos de extraterrestres"
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    ¿Qué fue lo que sucedió realmente el 8 de julio de 1947 en Roswell, Nuevo Mexico, junto a las inmediaciones de un rancho de ganado? ¿Qué cayó del cielo? ¿Un globo sonda, un mensaje cifrado de la URSS, un meteorito o fue el primer contacto conocido de los humanos con los extraterrestres, como se afanan en defender los ufólogos? Las teorías conspirativas de estos últimos se han visto reforzadas de la mano de un veterano exagente de la CIA, Chase Brandon, quien ha asegurado que se trataba de “una nave que claramente no provenía de este planeta”.

    Después de cumplirse 65 años del suceso, la versión oficial norteamericana es que se trató de un meteorito, aunque esta es la segunda explicación que anuló una nota de prensa del ejército, enviada a los medios 24 horas antes, en la que se afirmaba lo siguiente: “Ayer un oficial de inteligencia del Grupo de Bombarderos 509 de la Octava Fuerza Aérea, Roswell Army Air Field, halló un platillo volador que está en nuestra posesión”.

    Entre la realidad y la ficción

    El anuncio de Chase Brandon, que ha desempolvado el famoso caso Roswell coincidiendo con el aniversario del acontecimiento, ha servido como lanzadera promocional de un libro de su autoría titulado The Cryptos Conundrum. En formato de novela, el exagente secreto involucrado durante 35 años de carrera profesional en cuestiones de terrorismo internacional y contrainsurgencia, describe el libro en su página web como un “thriller de ciencia-ficción sobre la conspiración política ideada por la CIA para encubrir el accidente de un Ovni en Roswell”.El exagente secreto asegura haber visto las fotografías de cadáveres extraterrestres

    Según narra este exagente reconvertido en escritor, las pruebas de lo que verdaderamente ocurrió aquel verano de 1947 las encontró él mismo en el Historical Intelligence Collection, un departamento de acceso restringido donde se guardan documentos secretos de la CIA en su sede de Langley (Virginia). Un área secreta (conocida como The Vault), afirma, donde “no todos los agentes podían entrar”. Allí fue donde se encontraba parte del “material fotográfico y documental”, que corroboraría el incidente de origen extraterrestre. Sin embargo, se niega a dar más información sobre el contenido allí hallado. La CIA ya tiene las pruebas contundentes que lo demuestran, añade.

    "Un día, durante mi último periodo de servicio, estaba buscando en esta zona restringida unos manuscritos entre una multitud de documentos, de repente, encontré una caja que realmente me llamó la atención porque estaba marcada con una sola palabra: ‘Roswell’. Cuando la vi en el suelo del archivo me apresuré a abrirla, hurgué en su interior y confirmé lo que yo y mucha otra gente siempre habíamos pensado, que el contacto con los extraterrestres ocurrió realmente”, apuntó Brandon a The Huffington Post.

    Una información que se llevará a la tumba

    Entre la documentación se encuentran las pruebas, dice Brandon, de que entre los restos del supuesto Ovni estrellado en territorio norteamericano se descubrieron “cadáveres” de extraterrestres. Estas últimas revelaciones cuentan con el físico nuclear convertido en ufólogo, Stanton Friedman, como máximo aliado. Se trata de uno de los principales investigadores independientes sobre el incidente de Roswell, alguien que ha entrevistado a numerosos testigos militares del suceso desde la década de los 70. “Lo que realmente necesitamos tras estas últimas informaciones es una especie de Watergate sobre el caso Roswell porque han pasado 65 años y el mundo entero sigue esperando una explicación convincente” apunta. De este modo, “tal vez las revelaciones de Brandon abran la puerta a una nueva investigación que recomponga las piezas de este rompecabezas y la versión oficial sea reemplaza por lo que realmente sucedió”.

    A pesar de que el exagente no siente que haya violado las políticas internas de la CIA sobre confidencialidad al revelar esta información, se muestra comedido y asegura que no dará más datos: “Me moriré siendo consciente de lo que soy: un agente de inteligencia con cuya identidad me acompañará para siempre”.Los ufólogos piden que se vuelvan a abrir las investigaciones

    Brandon se refugia en el vacío legal que supone que “no podemos dar información clasificada, pero no hay prohibiciones expresas sobre la revelación de fuentes o métodos de investigación empleados” y critica que la ley no debería permitir los contratos de confidencialidad con la CIA: “Su finalidad no siempre tiene que ver con cuestiones de seguridad nacional”. Sin embargo, sentencia que “todo lo que tengo que decir al respecto es que he comprobado que existe esa caja con las pruebas y me iré a la tumba sin decir nada más al respecto”.
    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    9 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios