Es noticia
Menú
Financieros Sin Fronteras o cómo el crédito ayuda a erradicar la pobreza
  1. Alma, Corazón, Vida
LAS MICROFINANZAS EVITAN A LOS EMPRESARIOS ESTAR A MERCED DEL "USURERO" LOCAL

Financieros Sin Fronteras o cómo el crédito ayuda a erradicar la pobreza

¿Pueden las finanzas ayudar a erradicar la pobreza? En un momento en el que se ha puesto en entredicho el comportamiento de algunos bancos e instituciones

Foto: Financieros Sin Fronteras o cómo el crédito ayuda a erradicar la pobreza
Financieros Sin Fronteras o cómo el crédito ayuda a erradicar la pobreza

¿Pueden las finanzas ayudar a erradicar la pobreza? En un momento en el que se ha puesto en entredicho el comportamiento de algunos bancos e instituciones crediticias, no parece fácil asociar finanzas y ayuda al desarrollo pero, de hecho, se puede. Es lo que pensó un grupo de profesores del IE Business School que hace año y medio fundaron la ONG Financieros sin Fronteras (FsF).

“La idea original fue de Ignacio de la Torre [director académico de los máster del IE]”, explica María Luque, directora ejecutiva de FsF, “que envidiaba mucho la labor de otros profesionales que podían poner sus conocimientos en tareas de ayuda al desarrollo”. Así surgió la iniciativa, que busca ayudar a las instituciones microfinancieras (IMF) de los países en desarrollo mediante formación y asesoramiento para encontrar financiación. Para Luque, el trabajo de estas instituciones es fundamental, pues son las únicas que pueden llevar crédito a pequeños empresarios muy pobres que no tienen acceso a la banca tradicional.

Las IMF ofrecen a estas comunidades servicios alternativos, de tipo educativo, totalmente necesarios“Las IMF atienden a clientes de comunidades completamente aisladas”, explica Luque, “a los que ofrecen un acceso sostenible a servicios financieros”. Eso sí, "a un interés muy elevado", en ocasiones hasta del 30%, ya que “hay muchos costes operativos y de financiación”. ¿Y realmente es beneficioso para los pequeños empresarios? “Les merece la pena”, asegura Luque, “pues sin las IMF están a merced de los usureros, que suelen ser su propia familia o los cabecillas de la comunidad, que cobran el 100% de intereses al día y, además, no pueden prestar a todo el mundo”. Ahí no termina su labor, explica Luque, ya que las IMF ofrecen a estas comunidades servicios alternativos, sobre todo de tipo educativo, que “son totalmente necesarios”.

Los problemas de los empresarios de Ghana

La labor de FsF se ha centrado hasta la fecha en Ghana. El país africano aprobó hace un año una legislación específica para las IMF pero, tal como cuenta Luque, “carecen de la capacidad operativa de llegar a un mayor número de personas”. FsF ha ayudado en el año y medio que lleva funcionando a seis IMF del país africano. Profesores y alumnos del IE les han dado formación y servicios de consultoria y cuatro de ellas serán presentadas ante inversores extranjeros, cuya financiación es necesaria para crecer.

Los pequeños empresarios africanos necesitan financiación para la compra de semillas y herramientasMarco Trobetta es uno de los profesores del IE que estuvo presente en el último viaje que se realizó a Ghana para estudiar la realidad de las microfinanzas sobre el terreno: “Dimos clases al personal de las IMF y fuimos a visitar a los grupos de campesinos clientes de estas instituciones”. Trobetta cuenta que todos estos pequeños empresarios necesitan financiación para la compra de semillas y herramientas o para solucionar cualquier imprevisto. Sobre el terreno, explica Trobbeta, las IMF tienen una relación personal con sus clientes y funcionan de manera muy distinta a un banco tradicional: “La relación tiende a ser con el grupo, que es el que se hace cargo de la devolución del crédito. Son prestamos muy pequeños, de 100 o 200 euros normalmente. Se devuelven con pequeñas cuotas recaudadas con frecuencia, incluso semanalmente. Si alguien tiene problemas para pagar el grupo se preocupa de los gastos”.

Las microfinanzas son clave para el desarrollo económico

Trobetta tiene claro que las instituciones de microfinanzas “ayudan al desarrollo de los emprendedores locales, que a su vez son los que ponen las bases del desarrollo del país”. En este sentido, Luque explica que en los países en desarrollo “los emprendedores y las microempresas representan una parte muy importante del PIB”, y su trabajo es imposible sin un acceso continuo al crédito: “Son países expuestos a muchos cambios sociopolíticos. La única forma que tiene la población de salir adelante es mediante su propio esfuerzo, pero sin financiación es imposible”.

Ante una catástrofe las IMF son necesarias porque el Estado no da ningún tipo de ayudaEn opinión de Luque la inclusión financiera es un indicativo mismo del desarrollo: “Si tienes acceso al dinero produces y consumes, y así crece la economía”. Además, explica la directora, las IMF hacen que las eventualidades no sean tan catastróficas: “Hemos visitado comunidades que se habían inundado. Todas las personas habían perdido sus pertenencias y, en muchos casos, su fuente de ingresos. Las IMF concedieron créditos para que las personas pudieran volver a comprar las herramientas necesarias para retomar su actividad. Sin ellas estarían perdidos, porque el Estado no da ningún tipo de ayuda. Lo bonito de esto es que las personas salen adelante con su propio esfuerzo”.

¿Pueden las finanzas ayudar a erradicar la pobreza? En un momento en el que se ha puesto en entredicho el comportamiento de algunos bancos e instituciones crediticias, no parece fácil asociar finanzas y ayuda al desarrollo pero, de hecho, se puede. Es lo que pensó un grupo de profesores del IE Business School que hace año y medio fundaron la ONG Financieros sin Fronteras (FsF).