Es noticia
Menú
"Exigir más disciplina a los alumnos no cuesta dinero"
  1. Alma, Corazón, Vida
CÓMO CONSEGUIR UNA EDUCACIÓN DE CALIDAD

"Exigir más disciplina a los alumnos no cuesta dinero"

“Los efectos de una reforma educativa no se notarán hasta dentro de 20 años, pero si se hace bien habrá un beneficio inmediato: generará confianza, en

Foto: "Exigir más disciplina a los alumnos no cuesta dinero"
"Exigir más disciplina a los alumnos no cuesta dinero"

“Los efectos de una reforma educativa no se notarán hasta dentro de 20 años, pero si se hace bien habrá un beneficio inmediato: generará confianza, en la ciudadanía y en los mercados, que es lo que más necesitamos”. Es lo que opina Antonio Cabrales, catedrático de economía de la Universidad Carlos III de Madrid, que presentó ayer, junto a Antonio Ciccone, doctor en economía de la Universitat Pompeu Fabra, un manifiesto de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA), firmado por más de treinta expertos del ámbito académico, que busca mejorar el rendimiento de la educación en España.

El manifiesto, que incluye ocho propuestas para mejorar el sector educativo, aboga por un sistema con autonomía y control externo de resultados, que tenga en cuenta las necesidades específicas de los alumnos, “uno de los retos más importantes”, y evalúe el comportamiento de profesores, centros y estudiantes.

Un sistema más exigente y responsable

Cabrales ha explicado a El Confidencial que “el mensaje central” del manifiesto es que todas las medidas que se tomen deben ir encaminadas a dar más autonomía a los centros y los poderes educativos, y deben exigir responsabilidades “para que los actos tengan consecuencias”. En ese sentido, los firmantes del manifiesto piden un mayor control sobre los profesores y los alumnos.

La escuela española tiene muchos problemas derivados del mal comportamiento de los alumnosSegún Cabrales, “sería útil que el comportamiento y la disciplina de los alumnos tengan consecuencias”. El manifiesto propone en concreto que al final de la educación primaria y secundaria se establezcan pruebas estandarizadas “cuyos resultados tengan efectos académicos”. También insiste en la necesidad de reforzar la autoridad del profesorado, dado el “nivel preocupante de mal funcionamiento debido a problemas de comportamiento” de la escuela española.

Respecto al profesorado, los firmantes creen que se debe identificar a los buenos y malos profesores, midiendo el rendimiento de los mismos. Cabrales ve necesario incentivar al profesorado, mediante promociones y ascensos de categoría, para evitar, tal como explica el manifiesto, que la carrera de los profesores y los directores de centro “dependa exclusivamente del mero paso del tiempo y de su participación en actividades formativas regladas”.

Hay métodos ampliamente estudiados para evaluar adecuadamente al profesoradoLa evaluación del profesorado es un tema controvertido, que levanta ampollas en los países en los que ya se aplica, como Estados Unidos y Reino Unido. Una de las críticas principales reside en la idea de que los profesores hacen trampa, elevando artificialmente la nota de sus alumnos, y se centran más en que obtengan buenos resultados en las evaluaciones externas que en el propio aprendizaje. Cabrales es muy claro al respecto: “Negarse a hacer una evaluación porque los profesores puedan hacer trampas es como no hacer exámenes a los estudiantes porque van a copiar”. En ese sentido, el catedrático explica que hay métodos ampliamente estudiados para evaluar adecuadamente al profesorado, reconociendo su valor añadido, no limitándose a ver si tienen malos o buenos estudiantes.

Las reformas necesarias no están reñidas con los ajustes

Conseguir mejores resultados académicos no está ligado a mayores presupuestosAunque el manifiesto apunta a la necesidad de incentivar las inversiones para mantener las tasas de escolaridad de los más desfavorecidos –pues a la larga repercuten en el descenso del fracaso escolar y el paro–, Cabrales, en referencia a los ajustes presupuestarios en educación previstos por el Gobierno, ha explicado en la presentación del manifiesto que conseguir mejores resultados académicos no está ligado a mayores presupuestos. Según el catedrático, no basta con gastar más dinero, pues  "la inversión en el sistema educativo no es determinante en el resultado", ya que exigir mayor disciplina a los alumnos y pedir responsabilidad a los profesores “no cuesta dinero”. En este sentido ha recordado que en España en el periodo 2000-2009 se realizó un importante incremento en el gasto en educación, que no se reflejó en los resultados del Informe PISA de 2009. No hubo ninguna mejora.

Durante la presentación del estudio, Ciccone ha recordado que el sistema español es muy rígido y que la educación no se adapta  a las necesidades de los alumnos que están poco motivados por los programas, como consecuencia repiten curso en un porcentaje mucho más alto que en el resto de Europa. Además, la mayoría de los repetidores terminan por abandonar los estudios.

El único aspecto del sistema educativo español que parece estar funcionando, tal como explica el manifiesto, son los programas de refuerzo destinados a alumnos con necesidades especiales, así como las clases compensatorias para los alumnos con más dificultades. Justamente los programas más afectados por los últimos ajustes presupuestarios. Cabrales cree que la decisión de dejar de lado las clases compensatorias no es de la administración, “sino de los profesores e institutos” que dado el aumento de horas lectivas deciden, precisamente, no ofertar este servicio. En opinión del catedrático “la administración debería interceder para que esto no pase”, pues aquello que funciona no debería verse afectado por los recortes.

Menos recursos para la universidad, más para la FP

Es necesario gastar más dinero en la FP, pero éste se debe transferir de la universidadOtro de los puntos en los que insiste el manifiesto, y que se lleva repitiendo a modo de mantra hace más de una década, es en la necesidad de fortalecer la Formación Profesional. Cabrales piensa que “no hay más remedio que aumentar los recursos”. Es necesario gastar más dinero en la FP, pero éste se debe transferir de las facultades y escuelas. Cabrales es claro al respecto: “Estamos invirtiendo de forma excesiva en la universidad y de forma insuficiente en FP”.

Si se retira financiación a las universidades, ¿cómo afrontarán su futuro? Cabrales cree que el mensaje "autonomía y rendición de cuentas" también es válido para los centros universitarios, que deben competir para conseguir fondos en función de los resultados académicos, de investigación y laborales. Sólo así se logrará la tan ansiada excelencia.

Una vez presentadas las medidas, alguien tendrá que decidirse a aplicarlas. Cabrales cree que la mayor parte de los planteamientos propuestos no son difíciles de asumir por todos los perfiles ideológicos y lanza un mensaje a los políticos: “Entre los firmantes del manifiesto me consta que hay votantes de todos los partidos. Si hemos sido capaces de ponernos de acuerdo sería lamentable que los políticos no lo hicieran”. 

“Los efectos de una reforma educativa no se notarán hasta dentro de 20 años, pero si se hace bien habrá un beneficio inmediato: generará confianza, en la ciudadanía y en los mercados, que es lo que más necesitamos”. Es lo que opina Antonio Cabrales, catedrático de economía de la Universidad Carlos III de Madrid, que presentó ayer, junto a Antonio Ciccone, doctor en economía de la Universitat Pompeu Fabra, un manifiesto de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA), firmado por más de treinta expertos del ámbito académico, que busca mejorar el rendimiento de la educación en España.