"ES UN MOMENTO IDEAL PARA INVERTIR EN ESPAÑA"

Sir Richard Branson: empresario 'punk', ideólogo liberal y filántropo

“La vida está llena de extrañas dicotomías. El dinero que gané con los Sex Pistols me ha servido para fundar un banco en el Reino Unido”.

Foto: Sir Richard Branson: empresario 'punk', ideólogo liberal y filántropo
Sir Richard Branson: empresario 'punk', ideólogo liberal y filántropo

“La vida está llena de extrañas dicotomías. El dinero que gané con los Sex Pistols me ha servido para fundar un banco en el Reino Unido”. Así resume el empresario británico Sir Richard Branson su paso de pequeño empresario discográfico -empezó vendido discos de segunda mano- a filántropo multimillonario.

En 1977 Branson contrató un barco privado para que los Sex Pistols pudieran actuar delante del parlamento británico cantando su más famosa canción, God save the queen, en la que calificaban a la monarquía británica como “régimen fascista”. El empresario calculó el lanzamiento de su primer LP, el superventas Never Mind the Bollocks, para que coincidiese con la celebración del 25 aniversario del reinado de Isabel II. 35 años después, y tal como ha explicado a El Confidencial, la reina le ha llamado para que participe este verano en el desfile por el Tamesis con motivo de su "jubileo de diamante". 

Tras viajar el espacio su próximo objetivo serán las profundidades oceánicasBranson, que ha visitado Madrid para inaugurar un nuevo centro de su cadena de gimnasios, Virgin Active, es un todo terreno del mundo empresarial. Tras revolucionar la industria discográfica con Virgin Records ha probado suerte en cientos de campos: la aviación, los trenes, los videojuegos, las telecomunicaciones, la sanidad, los cosméticos, las finanzas… 

Su último reto, y el que considera “más excitante”, son los viajes espaciales. En diez meses Virgin Galactic lanzará su primera nave al espacio, en la que viajará el propio Branson. Los primeros vuelos saldrán del aeropuerto espacial de la compañía en Nuevo México pero el empresario ha anunciado que está planeando construir una nueva base en Europa, “posiblemente en España, donde las condiciones son inmejorables”.

El próximo objetivo serán las profundidades oceánicas: “Cameron ya ha explorado el Pacífico así que vamos a centrarnos en el Atlántico”. Branson, que presentó el primer submarino de Virgin Oceanic hace un año, presume de estar siempre preparado para la aventura, pero nunca olvida la contrapartida económica: “Sabemos que hay muchos barcos españoles hundidos en Puerto Rico, así que podemos echaros una mano, pues os vendría muy bien el oro”.

La imagen de Branson parece perfecta para vender una cadena de gimnasios, y sabe manejarla. Ha llegado haciendo footing a la inauguración del centro, se ha hecho fotos montando en bici y ha bromeado sobre la fiesta de la noche anterior con los empleados. En el fondo, prefiere no engañar a nadie: “Me gusta hacer ejercicio, pero soy culpable como todo el mundo. Cuando estoy dos meses bebiendo demasiado, estoy tres meses haciendo mucho ejercicio, luego vuelvo a beber mucho… No sé si soy un buen ejemplo”. Branson ve el deporte como un medio para abarcar aún más actividades. “Cuando estoy sano y fuerte”, explica, “puedo lograr cualquier cosa; puedo trabajar mucho, mi mente está más fina”.

Invirtiendo en España

Las compañías privadas pueden dirigir los negocios públicos de manera mucho más eficienteBranson no sólo ha visitado España para inaugurar un gimnasio. Ha anunciado que planea invertir más de 100 millones de euros en nuestro país en los próximos cuatro años. ¿La razón? “La rentabilidad es mayor que la de hace tres años”. El multimillonario ha explicado a El Confidencial que es un momento ideal para invertir en España, pues hay mucha gente preparada que necesita trabajo, los edificios son más baratos y hay grandes oportunidades de negocio. 

¿Algún consejo para salir de la crisis? El multimillonario es un convencido liberal y lo deja muy claro: “No sé cuantos negocios en España siguen siendo dirigidos por el Gobierno, pero sé que las compañías privadas pueden dirigirlos de manera mucho más eficiente”. En Reino Unido, una de las filiales de Branson, Virgin Care, ha empezado a gestionar parte de los servicios del Sistema Nacional de Salud. Una iniciativa no exenta de polémica pero que Branson defiende con ahínco: “En Reino Unido el Gobierno ha asegurado que el servicio sanitario nacional seguirá siendo gratuito, pero la manera de lograr esto es haciendo que las compañías privadas gestionen la mayor cantidad de servicios posibles. Es la única manera de mejorar el tratamiento de los pacientes y la calidad sin comprometer el dinero público”.

La batalla por la despenalización de las drogas

Lo peor que una persona exitosa puede hacer es guardar su dinero en el bancoBranson no sólo es un incansable empresario, además es un importante ideólogo y filántropo. En su opinión, todo empresario debería preocuparse por compartir sus beneficios con la sociedad: “Si reúnes mucha riqueza tienes la responsabilidad de invertirla en la creación de empleo, fundando nuevos negocios y, además, tienes la responsabilidad de usar tu dinero y tus conocimientos como emprendedor para tratar de resolver los problemas del mundo. Lo peor que una persona exitosa puede hacer es guardar su dinero en el banco."

Branson ha impulsado numerosos proyectos sociales, a través de su fundación Virgin Unite, pero ahora está centrando sus esfuerzos en promover un cambio en la política mundial sobre drogas. El multimillonario es el único empresario miembro de la Global Commission on Drug Policy, el grupo creado por el expresidente de Brasil Fernando Henrique Cardoso para estudiar un cambio en la política mundial sobre drogas y en el que participan 19 personalidades de todo el mundo como Mario Vargas Llosa, Kofi Annan o Javier Solana, el único español del grupo.

Branson cree que la guerra librada contra las drogas ha sido un fracaso y es necesario un cambio. “Como empresario, si un negocio falla todos los días durante 40 años no sigues llevando a cabo las mismas políticas”, explica. En ese sentido cree que es necesario seguir ejemplos como el de Portugal, donde hace diez años las drogas fueron despenalizadas y el asunto pasó a ser competencia exclusiva del Ministerio de Sanidad. Allí la experiencia ha sido satisfactoria. El número de adictos se ha reducido a la mitad y el país tiene la tasa más baja de consumo de marihuana entre menores de 15 años, un 10%.

“La legalización sería positiva en algunos países, en otros bastaría con una despenalización. Lo que está claro es que la guerra contra las drogas no está funcionando. En EE.UU hay un millón y medio de presos, la mayoría negros, por consumir drogas. Hay más negros en la cárcel por esto que el total de esclavos que había en Norteamérica. Es una horrible consecuencia del racismo”, concluye Branson. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios