Se crea la 'mutua de usuarios' Mementro para colarse en el transporte público 'sin miedo'
  1. Alma, Corazón, Vida
UNA APP TE DICE DÓNDE ESTÁN LOS REVISORES

Se crea la 'mutua de usuarios' Mementro para colarse en el transporte público 'sin miedo'

La subida de los precios en el transporte público y el agudizamiento de la crisis económica han provocado el surgimiento de una serie de iniciativas sociales

placeholder Foto: Se crea la 'mutua de usuarios' Mementro para colarse  en el transporte público 'sin miedo'
Se crea la 'mutua de usuarios' Mementro para colarse en el transporte público 'sin miedo'

La subida de los precios en el transporte público y el agudizamiento de la crisis económica han provocado el surgimiento de una serie de iniciativas sociales basadas en la “desobediencia civil simbólica” o en la clásica picaresca española. La 'mutua de usuarios' Mementro, cuyos integrantes han creado un fondo común para sufragar las sanciones de los revisores, la rama catalana de Anonymus (Anoncat), que falsifica los títulos del transporte, o el movimiento Yonopago, son algunos de los ejemplos más destacados de esta oleada creativa. Una reacción de los afectados por el encarecimiento de los billetes impulsada por un sector de la clase media trabajadora que se siente pagador de la crisis y cuenta ya con presencia en Barcelona, Madrid, Bilbao y Valencia.

La creación del colectivo Mementro, constituido en forma de asociación cultural sin ánimo de lucro, se debe, según explican sus responsables, “a la activación de un mecanismo de defensa de la persona". Esto ocurre "después de un evento traumático, casi siempre La idea original surgió en Barcelona y ha sido trasladada rápidamente a la capitalrelacionado con la noticia de la subida abusiva de las tarifas, el mal funcionamiento del servicio, o bien, cualquier malestar relacionado con la dificultad de movilidad de las personas”, añaden. La idea original surgió en Barcelona a principios de este año y el éxito obtenido ha hecho que se trasladase rápidamente a la capital. El concepto se basa en viajar sin billete y, en caso de multa, se utilizan las cuotas de los asociados para sufragarla colectivamente. Cada usuario debe abonar siete euros mensuales, con los que también tendrá derecho a asistencia jurídica en caso de necesitarla. En las redes sociales crece cada hora el número de seguidores y sus intenciones van mucho más allá.

Alertas sobre la presencia de controles

De momento, los hagstag de Twitter #alertametro y #mementroMAD sirven para que los usuarios alerten en tiempo real al resto de seguidores sobre la presencia de revisores o personal de seguridad en las estaciones. Sin embargo, ya están preparando una aplicación para trasladar cómodamente estas informaciones a los smartphones. Sus creadores apuntan que la herramienta “nace desde la solidaridad de algunos usuarios del Metro de Barcelona con la intención de ayudar y avisar de los controles del personal de inspección”. Los avisos se mantienen parpadeando durante media hora para que los viajeros se puedan colar sin riesgo a ser multados.

Los hackers de la rama catalana de Anonymus (Anoncat) todavía han ido mucho más lejos practicando un craqueo de los títulos. Sus integrantes franquean la seguridad de las máquinas expendedoras con un grabador de Con un grabador de bandas magnéticas se generan títulos de transporte ilimitadosbandas magnéticas para conseguir viajes ilimitados. En su blog argumentan la necesidad de estas acciones debido a “los múltiples abusos de nuestros gobernantes, en especial con el servicio de transportes”. Además, explican con todo lujo de detalles los pasos a seguir para el “Do it yourself”. Su actividad ha provocado que Twitter cerrase la cuenta de Anoncat, pero ya ha vuelto a estar operativa. Estas trabas telemáticas no han afectado a la cuenta de la asociación Mementro, que lleva en funcionamiento desde enero. De hecho, sus promotores se desvinculan de cualquier tipo de responsabilidad. "Todo pasa por la red social Twitter y esta empresa es responsable de la información que circula por su plataforma”, alegan. Un limbo legal que pronto podría desaparecer en caso de salir adelante la reforma del Código Penal para castigar a los internautas que inciten desde la red a acometer “desórdenes públicos”.

De Grecia a Francia y, ahora, a España

Estas iniciativas cuentan con un componente de cierta originalidad, aunque todas beben del movimiento griego Den Plirono, a cuya imagen y semejanza nació Yonopago. En Francia también existe un movimiento similar cuyos inicios se remontan al año 2004 y que pasó por su fase de mayor auge en 2006, coincidiendo con las protestas contra el CPE (Contrato de Primer Empleo). Entonces, se acometieron múltiples acciones basadas en la “liberalización” de los peajes en las autopistas o de las estaciones de metro, bus y tranvía. Incluso, elaboraron una serie de auditorías donde concluyen que se podría rebajar el precio de los billetes en una media del 80% sin se suprimen los gastos originados por la adquisición de máquinas expendedoras, taquillas o nóminas del personal de seguridad y se incluyen los ingresos originados por la publicidad. Sin embargo, los integrantes de este movimiento en el país galo permanecen en la clandestinidad porque la legislación francesa sí castiga a este tipo de organizaciones.La legislación francesa sí castiga a este tipo de organizaciones, que ya comenzaron a actuar hace ocho años

La repercusión de estos movimientos ha llegado también a otras ciudades españolas, como Bilbao y Valencia, donde ya existen grupos organizados para el paraguas de Yonopago. El humor “ridiculista” también está presente en sus acciones, pues todos los integrantes de Mementro cuentan con una tarjeta en la que se explica su diagnóstico como dolientes del “trastorno de la memoria” denominado “Mementro”. Una satírica escusa para explicarle al revisor en el momento de la sanción que padecen de “un tipo de trastorno de la memoria, durante el cual el individuo es incapaz de recordar que, según la normativa vigente, hay que validar el título de transporte”.