Por qué las estrellas de acción de Hollywood son conservadoras
  1. Alma, Corazón, Vida
“LA MENTE HUMANA SIGUE DISEÑADA PARA UN AMBIENTE VIOLENTO”

Por qué las estrellas de acción de Hollywood son conservadoras

La habilidad para pelear, determinada en gran parte por la fuerza que se tiene en la mitad superior del cuerpo, sigue controlando la mente del hombre

La habilidad para pelear, determinada en gran parte por la fuerza que se tiene en la mitad superior del cuerpo, sigue controlando la mente del hombre moderno. Es la conclusión a la que ha llegado un nuevo estudio, liderado por Aaron Sell de la Universidad Griffith de Australia.

Las superestrellas del cine de acción son propensas a apoyar las posiciones republicanas en materia de política exterior El trabajo explora la idea de que los humanos varones están diseñados para pelear, y muestra cómo las habilidades para la lucha determinan su comportamiento y actitudes frente a un gran espectro de temas, incluyendo la orientación política. La investigación muestra que entre los actores de Hollywood, aquellos que destacan por su fuerza física, en concreto las estrellas de acción, son propensos a apoyar las posiciones republicanas en materia de política exterior. 

De hecho, y al margen del estudio, todas las superestrellas del cine de acción estadounidense son republicanos confesos: Arnold Schwarzenegger –que ha sido gobernador de California durante ocho años–, Sylvester Stalone, Chuck Norris, Steven Seagal, Bruce Willis… Los únicos actores demócratas que han protagonizado alguna película de acción son Matt Damon y George Clooney, pero, ni están tan fuertes, ni es su especialidad.

Diseñados para ser violentos

Los hombres más fuertes tienen mayor facilidad para volverse irasciblesNumerosas investigaciones han encontrado evidencias de que nuestros ancestros masculinos usaban la violencia física para asegurar su estatus. La habilidad para luchar era esencial cuando el hombre vivía en una sociedad cazadora y recolectora pero, ¿sigue siendo importante e influyente hoy en día? Según el estudio de Sell, sí. Anteriores estudios de Estados Unidos, India, Bolivia y la República Centroafricana, citados en la actual investigación, muestran que los hombres más fuertes tienden a sentirse incomprendidos con más frecuencia, tienen mayor facilidad para volverse irascibles y, además, que esto conduzca a acciones agresivas. La diferencia entre los hombres especialmente fuertes y el resto es significativa. El efecto del poder físico sobre la agresividad es a menudo de dos a cuatro veces mayor que el conocido efecto que tiene la testosterona.

El nuevo estudio, que ha sido publicado en la revista científica Springer´s Journal Human Nature, revela un gran número de características físicas y mentales, que evidencian que los hombres siguen teniendo habilidades para la agresión física que no se encuentran en las mujeres. Esto incluye la capacidad para disipar el calor, percibir y responder rápidamente a las amenazas, estimar la trayectoria de los objetos que se lanzan, la resistencia a los golpes fuertes y la habilidad para interceptar objetos con precisión.

La habilidad para luchar influye a todos los niveles

La fuerza contenida en la mitad superior de los hombres adultos es una variable crucialLos investigadores australianos han usado el mismo análisis de anteriores estudios, pero aplicándolo sobre las actitudes y el comportamiento. Gracias a esto han revelado que los hombres fuertes, en comparación con el resto, tienden a creer con más facilidad que la agresión política es la mejor manera para resolver los conflictos. Usando como ejemplo los actores de Hollywood han demostrado que aquellos conocidos por su habilidad y fortaleza física, como Schwarzenegger, Willis, Norris y Stallone, son más propensos a apoyar las acciones militares. En términos generales, hay más actores de Hollywood de izquierdas que de derechas, pero las estrellas de acción apoyan en mayor número la opción conservadora, sobre todo en lo que se refiere a política exterior.

Los autores resumen en el estudio sus conclusiones: “La fuerza contenida en la mitad superior de los hombres adultos es una variable crucial que parece tener impacto en un amplio espectro de mecanismos mentales. Estos mecanismos fueron escogidos por la selección natural en un tiempo en el que la agresión física era mucho más común y las habilidades de cada uno para pelear eran mucho más relevantes en la resolución de conflictos. Pese a la disminución constante de la agresión física y las muertes violentas que han acompañado hasta hace poco a la civilización occidental, la mente humana sigue estando diseñada para actuar en un ambiente violento”.