Los campos electromagnéticos afectan a la calidad de nuestro sueño
  1. Alma, Corazón, Vida
AVALADO CIENTÍFICAMENTE

Los campos electromagnéticos afectan a la calidad de nuestro sueño

Una mala noche de sueño tiene consecuencias inmediatas, una temporada durmiendo mal puede acarrear problemas más serios como la ansiedad y a largo plazo, la salud

Foto: Los campos electromagnéticos afectan a la calidad de nuestro sueño
Los campos electromagnéticos afectan a la calidad de nuestro sueño

Una mala noche de sueño tiene consecuencias inmediatas, una temporada durmiendo mal puede acarrear problemas más serios como la ansiedad y a largo plazo, la salud se resiente sobremanera. Muchos de los trastornos relacionados con el sueño y los problemas que conlleva dormir mal tienen más que ver con condiciones ambientales que con problemas individuales. "El 98% de las personas que no duermen es por culpa del lugar", asegura Rosa Jiménez, la fundadora de BioVital, una pequeña empresa familiar de base tecnológica que ha patentado a nivel mundial la única cama que aísla de la contaminación electromagnética del entorno y mejora la calidad de vida.

Muchos de los trastornos del sueño tienen que ver con condiciones ambientales

Cuando el tiempo es oro parece utópico rentabilizarlo mientras dormimos. Al ritmo frenético que vivimos no reparamos ni un segundo en pensar, como recuerda Rosa, en que el ser humano se regenera de noche. "Al dormir el cuerpo genera hormonas y antioxidantes necesarios para la regulación del organismo. Si el entorno no es favorable, la producción de estas hormonas se ve alterada", asegura. Motivo por el que, junto con su hijo y gerente de la empresa Gregorio Mora decidió estudiar cómo la carga electromagnética del ambiente afecta a la calidad del sueño.

'Descansa bien, vive mejor' –incluso se podría añadir rejuvenece– es el lema de esta empresa que ha conseguido desarrollar un sistema único de regeneración celular aprovechando las horas de sueño. Más de 40 estudios científicos avalan que la cama, además, facilita la postura correcta que ayuda a evitar lumbalgias, escoliosis, ciáticas y patologías cervicales. Con el consabido 'demostrado científicamente' por investigadores de la Universidad de Granada, la Universidad Complutense de Madrid y la de Alcalá de Henares en los campos de inmunología, envejecimiento y ondas electromagnéticas, los materiales naturales utilizados sin sustancias potencialmente tóxicas o nocivas son el secreto del mejor descanso.

Hay que producir melatonina, la hormona del sueño 

La primera de las tres investigaciones fue desarrollada en el seno de la universidad granadina sobre una muestra de 25 individuos sanos de entre 25 y 55 años de edad. Este estudio demostró, entre otras conclusiones, que dormir aislados de fuentes electromagnéticas beneficia la producción natural de la melatonina la hormona del sueño–, muy perjudicada hoy en día por las condiciones de vida actuales. Recientemente se ha probado que esta hormona, que se produce durante las horas nocturnas, potencia el sistema inmunológico protegiendo contra virus y bacterias, previene el envejecimiento, aumenta las expectativas de vida, ayuda a mantener un corazón sano, protege frente al cáncer, aumenta la capacidad sexual y en general el rendimiento físico.

Dormir aislados de campos electromagnéticos beneficia la producción de melatonina, la hormona del sueño

Sus camas, asegura la firma, combaten el envejecimiento y el estrés, previenen la aparición de enfermedades cardiovasculares y pulmonares, y las patologías cervicales. "En las grandes ciudades vivimos rodeados de campos electromagnéticos que distorsionan nuestra vida celular, como los que emanan ordenadores, teléfonos móviles, televisiones y tendidos eléctricos", explica el gerente de la empresa. "Todos ellos disparan radicales libres en nuestro medio ambiente, lo que acelera el proceso de envejecimiento por estrés oxidativo y reduce la fortaleza de nuestro sistema inmunológico", agrega Rosa.

Los doctores Darío Acuña, director del Laboratorio de Radicales Libres de la Universidad de Granada, y la doctora y profesora de Fisiología Germaine Escames han realizado el estudio 'Estrés oxidativo' bajo condiciones de reposo controlado, con el que han demostrado que dormir en la cama BioVital reduce a la tercera parte el nivel de estrés oxidativo que es el que aumenta las probabilidades de desarrollar enfermedades degenerativas. Tanto es así que esta investigación se alzó con el primer premio a la mejor investigación científica y mejor producto 'antiaging' (antiedad) y longevidad en el XXI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina y Estética (SEME).

Los campos electromagnéticos deterioran la calidad al sueño

El citado estudio, declarado de interés sanitario, mantiene que durmiendo en una cama fabricada con productos naturales es posible aliviar los efectos que los campos electromagnéticos tienen en nuestro organismo ya que, para empezar, se elimina el metal de los muelles del colchón y del somier, que actúa como transmisor. 

Los campos electromagnéticos disminuyen nuestras defensas antioxidantes

Además, de manera colateral, se solucionan los problemas posturales, la presión, la oxigenación y la regulación de la humedad mientras descansamos reforzando nuestro organismo frente a enfermedades degenerativas, inflamaciones y dolencias hepáticas, renales y pulmonares, entre otras, relacionadas con el envejecimiento y la oxidación."El sueño se considera un período de reparación celular pero la realidad es que no puede tener lugar satisfactoriamente si existe en el organismo un alto nivel de radicales libres, ya que impide los procesos de reparación", explicó el doctor Acuña.

Resulta evidente que demostrar científicamente que el control ambiental electromagnético durante el período de sueño mejora significativamente la capacidad de reparación celular avala científicamente también lo contrario: que los campos electromagnéticos que nos rodean, por débiles que sean, inciden progresivamente en la disminución de nuestras defensas antioxidantes, en el aumento de los radiclaes libres y, por extensión, en las patologías que provoca. Evitar, en la medida de lo posible, nuestra exposición a los mismos contribuirá a que descansemos mejor.