“COMPRAR EL PAN SERÍA UN INFIERNO”

¿Es posible un mundo sin dinero en efectivo?

Pese a las reticencias de algunos sectores, el comercio electrónico es una realidad cada vez más extendida. Los expertos coinciden: el futuro de las transacciones económicas

Foto: ¿Es posible un mundo sin dinero en efectivo?
¿Es posible un mundo sin dinero en efectivo?
Autor
Tags
    Tiempo de lectura6 min

    Pese a las reticencias de algunos sectores, el comercio electrónico es una realidad cada vez más extendida. Los expertos coinciden: el futuro de las transacciones económicas pasa por la desaparición del dinero en efectivo. Según la consultora Juniper Research, se estima que el mercado de los pagos móviles alcanzará en 2013 los 600.000 millones de dólares en todo el mundo, el doble de la cifra actual. La ausencia de monedas y billetes hará que las transacciones sean más seguras, se reducirá la delincuencia y la evasión fiscal, y traerá sistemas de pago más cómodos y efectivos. Estos argumentos, tan extendidos, son puestos en duda por algunos economistas y juristas, que han levantado la voz contra lo que consideran una política de bancos y empresas tecnológicas para controlar más eficazmente a los consumidores. Los prestigiosos criminólogos franceses Xavier Raufer y Christophe Naudin han publicado un estudio en la Université Phanteón-Assas de París, bajo el título La sociedad sin efectivo: una fantasía neopuritana, en el que abogan por la supervivencia del dinero en efectivo, como una forma sencilla, barata y, sobre todo, segura de hacer las transacciones.

    Según Raufer y Naudin la desaparición del dinero en efectivo e incluso su eventual prohibición, es el objetivo de ciertos lobbies neopuritanos que buscan acabar con el dinero, tal como intentaron acabar en los años veinte con el alcohol, pues consideran que éste es la encarnación del mal en la tierra. La ausencia de efectivo reeditaría, según estos autores, el conflicto de la Ley Seca, cuyo resultado fue un auge sin precedentes de las asociaciones mafiosas, el mercado negro y la delincuencia en general. A estos lobbies, además, se suman las empresas de comercio digital, los bancos, las empresas que gestionan los cajeros y las tarjetas de crédito y los grandes comercios, que creen que la ausencia de efectivo evitará robos y facilitará las gestiones bancarias.

    ¿Facilita el dinero en efectivo las transacciones al margen de la ley?

    Para acabar con la economía sumergida habría que eliminar todas las monedas y billetes del mundoUno de los argumentos más usados por los partidarios de la desaparición del dinero en efectivo es que éste facilita todo tipo de transacciones económicas al margen de autoridades. Raufer y Naudin creen que esta es la afirmación más “estúpida” de los partidarios de la desaparición del dinero en efectivo, pues “criminales, terroristas y dictadores usan, más que nadie, las tarjetas de crédito, de débito, y las transacciones electrónicas”. Un miembro de la aduana francesa contó a los autores del estudio que cuando la familia del depuesto dictador tunecino Ben Ali buscó refugio en Francia, “todos sus miembros llevaban maletines repletos de tarjetas de crédito y de debito de todos los tipos y colores, asociadas a bancos de todo el mundo y apenas llevaban efectivo”.

    Julián Moral Carcedo, doctor en Fundamentos de Análisis Económico de la Universidad Autónoma de Madrid, explica por el contrario que “casi todas las transacciones en la economía sumergida se hacen con efectivo”, pero cree que es muy difícil que desaparezca el dinero, algo que, a día de hoy, le resulta “ciencia ficción”. Además, cree que para lograr acabar con la economía sumergida habría que “eliminar todas las monedas y billetes del mundo” y, aún logrando esto, los delincuentes encontrarían una manera de hacer transacciones ilegales.

    El efectivo, un método de pago insustituible

    Más allá de la teoría, lo cierto es que la desaparición del efectivo, que algunos vaticinan inminente –el director de Paypal España, Estanis Martín, dijo hace un año que estábamos “vislumbrando el principio del fin del efectivo” –, no va a ser una realidad a corto plazo. Las tarjetas monedero, que supusieron el primer intento de acabar con éste, fueron un sonoro fracaso. Hoy en día la atención recae en el pago con el teléfono móvil, un sistema que está creciendo, pero a un ritmo menor del que se esperaba. La realidad es que, según un estudio de Creed España de 2010, más de seis millones de ciudadanos españoles no usan ningún tipo de método de pago electrónico.

    Las tarjetas monedero fueron un sonoro fracasoAl margen de la conveniencia o no de acabar con el efectivo, la desaparición de éste sólo tendrá lugar cuando se haya encontrado un método alternativo de pago para las pequeñas transacciones. Hasta la fecha, el dinero en efectivo es el único medio de pago universal, sin coste –más allá de lo que cuesta su fabricación–, que todos los ciudadanos pueden utilizar independientemente de su edad, nivel cultural o capacidad de acceso a la banca. Según un informe de la empresa de cajeros Wincor Nixdorf, el pago en efectivo sigue siendo mayoritario y preferido para todas las compras inferiores a 100 euros.

    Tal como explica el doctor Carcedo, hoy en día no existe un sistema que sea lo suficientemente rápido como para sustituir la inmediatez de los pagos en metálico. Cualquier método de pago disponible en la actualidad, explica Carcedo, exige una identificación y un protocolo que resulta demasiado tedioso para las pequeñas transacciones. En resumen: “Comprar el pan sería un infierno”.

    El debate sobre la seguridad del comercio electrónico

    ¿Son seguras las transacciones electrónicas? José Luis Zimerman, director general de la Asociación Española de la Economía Digital, asegura que “la seguridad de los medios de pago electrónico es muy alta” y además explica que en la mayoría de los casos de fraude las compañías han asumido la devolución del dinero a los consumidores.

    En la mayoría de los casos de fraude las compañías han asumido la devolución del dinero a los consumidoresAl contrario de Zimerman, Raufer y Naudin aseguran que el fraude electrónico es un fenómeno extendido y la ausencia de efectivo provocaría un aumento significativo del mismo. El doctor Moral cree, sin embargo, que los métodos de pago electrónico son muy seguros, y advierte sobre el alarmismo que pueden provocar los datos de fraude: “Es imposible cuantificar los pequeños hurtos y los robos, y no se pueden comparar con el robo de identidades y cuentas corrientes, del que se pueden conocer todos los detalles”.

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    11 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios