LA PROPIEDAD, MÁS QUE EL TRABAJO, GARANTIZA EL ÉXITO

"Es difícil hacerte rico salvo que provengas de una familia acomodada"

Un estudio realizado a más de 500 millonarios británicos demuestra que la formación no es condición sine qua non para forjarse una fortuna. Una tercera parte de estos adinerados carece

Foto: Es difícil hacerte rico salvo que provengas de una familia acomodada
"Es difícil hacerte rico salvo que provengas de una familia acomodada"
Autor
Tags
    Tiempo de lectura7 min

    Un estudio realizado a más de 500 millonarios británicos demuestra que la formación no es condición sine qua non para forjarse una fortuna. Una tercera parte de estos adinerados carece de formación universitaria. ¿Ocurre lo mismo en España? La crisis acarrea el empeoramiento del bienestar social y, en este sentido, los jóvenes están desorientados y no saben cómo afrontar su futuro. ¿Estudiar o trabajar? Si estudio, ¿qué y dónde? ¿Merece la pena desembolsar los ahorros de mi familia para hacer un máster fuera? ¿Cómo hacerme rico procediendo de una familia sin altos recursos económicos? El declive de las clases medias tiene que ver con la crisis, pero -en opinión de varios expertos en la materia- también con la movilidad social descendente, acuciada en nuestro país desde hace años.

    La formación específica y la emigración, claves para hacerse rico

    En opinión de Rafael Ibañez, investigador social de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), ser rico y tener formación cualificada van cogidos de la mano, por lo que se debe apostar por una educación formal. “Las claves para hacerse rico radican fundamentalmente en la formación específica y la emigración”, asegura. En España -explica el experto- la hostelería y las entidades financieras son los sectores más atractivos para forjarse un futuro acaudalado. Según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la gente con formación representa el porcentaje más elevado de empleados.

    Pero la formación, visto lo visto, no garantiza por sí sola un futuro prometedor que te vaya a rebosar la cartera de billetes. “Independientemente de los estudios y de la habilidad, la movilidad individual tiene un punto de azar muy alto pero es mucho más azaroso que la colectiva”, añade Ibañez. Esto significa que hacer una inversión económica puede salirte bien o mal. “Las universidades más prestigiosas te garantizan contactos y relaciones pero previamente tienes que pagar altas cantidades. Para quien no tiene el dinero, estudiar fuera es un riego de endeudamiento porque nadie garantiza el éxito”. Ibañez lamenta que juguemos en un sistema en el que las altas sociedades siempre van a salir ganando.

    Que tus padres sean ricos favorecerá que tú también lo seas

    Tanto es así que provenir de una familia acomodada está intrínsecamente ligado con el triunfo profesional y, por tanto, económico. “Es más la propiedad que el trabajo lo que te garantiza el éxito" -aunque la formación es una condición sin la cual es difícil entrar en una sociedad ascendente, remarca-. "Las posibilidades de que te coloquen en un buen trabajo aumentan cuando tienes un patrimonio estable, aunque ahora es más difícil que antes”, ya que la clase media, la más ahorradora, ha sido la más azotada por la crisis.

    Las propiedades garantizan el éxito más que el propio trabajo

    El experto en sociología de la educación coincide con Ibañez y considera muy arriesgado decir que sin formación te harás rico, aunque reconoce que no es condición sine qua non para alcanzar dicha meta. “Los estudios por sí solos no bastan, hay que tener don de mundos, facilidad lingüística…”.

    En España vamos para atrás como los cangrejos y, según la opinión de varios expertos, viviremos peor que nuestros padres. “Las posibilidades de crecimiento hace décadas eran mucho más altas: los jóvenes tienen menos oportunidades estructurales que sus padres”, opina Ibañez. Para muestra, un botón. La tasa de desempleo juvenil supera el 45%, por lo que los jóvenes lo tienen crudo. “No van a llegar a tener la misma calidad de sus padres pero la ventaja es que el mercado laboral está globalizado y puede salir en busca de oportunidades más fácilmente que antes”, señala por su parte Feito.

    Los másteres provocan segmentación social

    ¿Invertir tus ahorros o patrimonio para estudiar en las mejores universidades del mundo es aconsejable? Feito considera muy importante la representación de españoles en ellas pero también considera vital que tenga efecto retorno. “También tenemos que fomentar que venga gente de fuera a estudiar a España”.

    Si procedes de una familia acomodada se multiplican las oportunidades de éxito económico

    Como bien recuerda el profesor, en España no tenemos universidades como la de Harvard o Leeds pero también hay ricos. “Lo que sí es cierto es que invertimos en educar a nuestros talentos aquí para que se vayan fuera”. Feito también lamenta la segmentación social que provocan los másteres. “Sólo accederán los que más dinero tengan y serán también los que más oportunidades tengan. Si procedes de una familia acomodada se multiplicarán tus oportunidades de éxito económico, tus padres siempre podrán colocarte en su empresa”, asevera. Es más, el experto en la materia coincide con Ibañez en señalar la dificultad de hacerte rico sin proceder de una familia de bien “a no ser que pegues un pelotazo artístico”, añade.

    El futuro de las universidades, incierto

    Estudiar una carrera universitaria requiere un desembolso económico importante, mucho tiempo de dedicación y renunciar, en ocasiones, a obtener ingreso alguno por falta de tiempo para, lamentablemente y de manera temporal, no encontrar recompensa laboral. ¿Merece la pena tanto esfuerzo? ¿Aumentarán o descenderán las matriculaciones en nuestras universidades?

    Cada vez más gente se apunta a FP porque permiten compaginar los estudios con un trabajo

    En este aspecto, los dos expertos sociólogos disienten. Ibáñez opina que ha crecido la desconfianza en las universidades. “Creo que va a haber un descenso moderado de matriculaciones. Antes había una formación desequilibrada a favor de la universidad, ahora y cada vez más, están proliferando las formaciones profesionales (FP) que se pueden compaginar con un trabajo, requieren menos tiempo de estudio e incluso se pueden enlazar con carreras superiores”.

    En opinión de Feito, el boom económico pre crisis favoreció la salida de estudiantes de las universidades o incluso nunca llegaron a formarse. “Están subiendo las matriculaciones en las universidades y FP. Antes, con el boom de la construcción, lo fácil era dejar de estudiar para trabajar en un puesto sin cualificar por un sueldo digno. Ahora que la construcción está parada a los jóvenes no les queda otra que estudiar”.

    La movilidad social ha descendido

    Ibañez critica el modelo productivo vigente durante estos años de crisis y advierte de que en una economía equilibrada existe una relación formación-ascenso económico. “El declive de las clases medias no sólo tiene que ver con la crisis, sino con la estructura productiva. Hemos sido muy dependientes del exterior en turismo y construcción que no nos han dado estabilidad”, lamenta. La clave del éxito es pensar en una estabilidad a medio plazo. Ibañez dice que la economía privada ha demandado mano de obra sin cualificar y ha generado un modelo productivo contrario al que se debería. “El propio modelo lo hace difícil. Hemos tenido un crecimiento de rentabilidades a corto plazo con poca base hasta que ha venido la crisis”.

    Nuestro crecimiento económico ha sido el de un gigante con pies de barro

    El investigador social reconoce que los ricos sin formación existen, “pero son una excepción, no son significativos”, matiza. La razón: “En nuestro país hay gente sin formación que se ha hecho rica en la construcción o la hostelería por el boom, son sectores que han ido en ascenso. Puedes hacerte rico comprando y vendiendo casas, pero no es una economía saludable”, advierte.

    Feito, por su parte, asegura que el ascensor de la movilidad social se paró hace tiempo. “Nuestro crecimiento ha sido el de un gigante con pies de barro. Tenemos mucho valor añadido pero no producimos nada novedoso para el mercado internacional”. En este sentido, cree que la clave para hacerse rico tal vez sea producir algo que produzcan muy pocos.El profesor asegura que merece la pena estudiar. “Es rentable para conseguir un buen empleo pero también por conocimiento que favorece la participación política. La educación es un bien público que nos beneficia a todos”, sentencia.

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    3 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios