Es noticia
Menú
Recuperar el tiempo perdido: el sexo y la mujer a los 40
  1. Alma, Corazón, Vida
MÁS CALIDAD, MÁS DESINHIBICIÓN Y MENOS RUTINA

Recuperar el tiempo perdido: el sexo y la mujer a los 40

El sexo, como el resto de cosas buenas, cuanto más, mejor. Y a todas las edades. Es importante desmitificar clínica y psicológicamente los tópicos sexuales que

Foto: Recuperar el tiempo perdido: el sexo y la mujer a los 40
Recuperar el tiempo perdido: el sexo y la mujer a los 40

El sexo, como el resto de cosas buenas, cuanto más, mejor. Y a todas las edades. Es importante desmitificar clínica y psicológicamente los tópicos sexuales que pesan como lápidas en las mujeres que han pasado los temidos 40, una época de su vida donde, en contra de lo a priori establecido, tienen posibilidades de disfrutar de una mejor calidad de vida sexual. “La principal ventaja de la sexualidad en la edad adulta es el posible distanciamiento con los prejuicios y los modelos sociales. Cualquier persona puede disfrutar muchísimo de su sexualidad a esas edades con una educación sexual suficiente”, asegura  el psicólogo y sexólogo de la Fundación Sexpol Roberto Sanz.

A los 40 nos queda otra media vida para disfrutar del placer del sexo

Uno de los mitos sexuales que acecha a la mujer es que, como consecuencia del temido periodo de la perimenopausia-menopausia, su autoestima puede verse afectada llevándola, en ocasiones, a sufrir complejos de inferioridad, sentirse rechazada o no deseada sexualmente. “No cabe duda de que la depresión y la pérdida del deseo mantienen siempre una fuerte relación, pero es más habitual que la primera lleve a la segunda que a la inversa”, apunta el experto.

Sin embargo, la edad de la mujer y lo que acarrea no supone una barrera para tener una actividad sexual gratificante. Es necesario asumir que toda edad es buena para practicar sexo y que la mediana edad nos dice que queda “otra media vida”, en este caso, de placer, satisfacción y diversión. “En general todo lo que signifique la eliminación de rutinas estancadas en la sexualidad es realmente un objetivo importante: crecer, crear y divertirse compartiendo y explorando. En  la actualidad todas las personas buscan en la misma medida ambas formas de disfrutar su sexualidad (física y emocionalmente): el objetivo más importante no es de dónde obtener el placer sino cómo compaginar todas las formas de placer en la vida diaria”, aconseja el sexólogo.

"Con 40 tenemos intereses más egoístas y sanos"

De hecho, la década de los 40 son los años idóneos para que las mujeres, con los deberes ya hechos, se desinhiban. “Algo bueno que puede tener es la tranquilidad que suele ofrecer, en términos generales, el estilo de vida de muchas personas a esa edad en forma de estabilidad (económica, sentimental, laboral, etc.). La tranquilidad de que nada en tu vida te afecta negativamente (bien por haber superado ya los obstáculos o por tener las suficientes herramientas para combatirlos) ofrece una cama idónea para desarrollar el aspecto sexual tanto a solas como en pareja”, asegura el sexólogo quien añade que los 40 puede ser una edad muy buena, social y psicológicamente hablando, para que aquellas que no han vivido el orgasmo se puedan interesar en la exploración: "La sociedad está muy sexualizada y hay mucha información, además de que existen multitud de oportunidades y vías que pueden animar a iniciar ese camino".

La sociedad está muy sexualizada y hay mucha información

Según una encuesta realizada por la revista Health Plus en Gran Bretaña sobre sexualidad, el 77% de 2.000 mujeres aseguró que su vida sexual estaba en su mejor momento pasados los 40. Y en Estados Unidos otra encuesta determinó que las mujeres en su cuarta década quieren tener sexo con más frecuencia que las mujeres más jóvenes. “La sexualidad más juvenil está bastante marcada por el éxito y la aprobación del grupo cercano. La adultez se define mucho más por normas propias e intereses más egoístas y sanos”, argumenta Sanz.

Estudios médicos demuestran cómo el declinar sexual, social o laboral de la mujer llega muchos años más tarde de los 40 y su crepúsculo está en función de la imaginación personal, sus relaciones sexuales activas y la comunicación que tenga con su pareja. "Si ha habido una buena vivencia de la sexualidad, los 40 sí pueden ser una muy buena época para que las mujeres disfruten del sexo y de su cuerpo. Si en cambio la actitud a la sexualidad no se ha cuidado antes, está claro que no hay razón para que se empiece a ninguna otra edad", aclara Sanz.

Asumir la edad, sinónimo de vida sexualidad más libre

La inminencia de la menopausia también tiene parte de culpa positiva. A medida que se acerca, los niveles de las llamadas hormonas "nutritivas" -estrógeno y oxitocina- disminuyen, lo que permite que la testosterona femenina tenga un mayor impacto. La teoría es que, desde la pubertad, el cuerpo de las mujeres está atento a las necesidades de los demás, como el cuidado de los hijos.

Un elevado porcentaje de mujeres ha declarado haber aumentado su libido a partir de los 40

Pasados los 40, sin embargo, cuando esas hormonas nutritivas disminuyen, muchas mujeres toman conciencia de que durante décadas postergaron sus propias necesidades y las ubicaron en un segundo plano. “Los 40 son una edad en la que se pueden haber superado muchos miedos y necesidades impuestas por la sociedad en que vivimos. Pero también hay que tener en cuenta que son momentos en los que la mujer está viviendo una pérdida de belleza en relación a los modelos culturales, que además venía temiendo casi desde los veinte años. Son momentos de asumir los cambios, interiorizarlos y volcarse con ellos hacia los beneficios de una sexualidad más libre”, sentencia el sexólogo.

Un reciente estudio asegura que el 80% de los hombres y el 60% de las mujeres han declarado haber aumentado su libido a partir de los 40 años. Al parecer, la experiencia es un grado y la mayor confianza en uno mismo sienta las bases para mantener relaciones sexuales más intensas y placenteras. El hecho de desligar el sexo de la función reproductiva favorece mucho a las mujeres a partir de la menopausia, ya que, en ocasiones, el miedo a quedarse embarazadas inhibe el deseo. Existe, además, un mayor conocimiento del propio cuerpo.

El psicólogo y sexólogo incide en que hay que tener en cuenta que por mucha investigación que se realice es imposible establecer pautas sexuales comunes en relación a una edad. “Los estilos de vida, la experiencia..., son infinitamente variados. Es muy diferente una mujer de 45 casada y con dos niñas que otra separada, divorciada o que no ha querido mantener una relación. Además, la sexualidad femenina siempre ha sido muy mal tratada y por eso los extremos son muy lejanos, desde la mujer sexualmente muy activa y dominante hasta la más pura y virgen”.

El sexo, como el resto de cosas buenas, cuanto más, mejor. Y a todas las edades. Es importante desmitificar clínica y psicológicamente los tópicos sexuales que pesan como lápidas en las mujeres que han pasado los temidos 40, una época de su vida donde, en contra de lo a priori establecido, tienen posibilidades de disfrutar de una mejor calidad de vida sexual. “La principal ventaja de la sexualidad en la edad adulta es el posible distanciamiento con los prejuicios y los modelos sociales. Cualquier persona puede disfrutar muchísimo de su sexualidad a esas edades con una educación sexual suficiente”, asegura  el psicólogo y sexólogo de la Fundación Sexpol Roberto Sanz.

Noadex