Si vas a beber, come fresas
  1. Alma, Corazón, Vida
PUEDE MEJORAR LOS TRATAMIENTOS CONTRA LA ÚLCERA

Si vas a beber, come fresas

Nadie discute ya los daños que puede producir el alcohol en el estómago. Los efectos de la sustancia en el organismo pueden producir alteraciones y desembocar

placeholder Foto: Si vas a beber, come fresas
Si vas a beber, come fresas

Nadie discute ya los daños que puede producir el alcohol en el estómago. Los efectos de la sustancia en el organismo pueden producir alteraciones y desembocar en patologías más complicadas. Una de las más comunes es la úlcera, una herida en el sistema gastrointestinal que tiene complicaciones para cicatrizarse de forma espontánea, produce molestias y puede desembocar en complicaciones. Sin embargo, los afectados por esta dolencia tienen una puerta abierta a la solución o, al menos, a la mejora de los tratamientos que hasta ahora se empleaban.

Según publica la revista Plos One, investigadores españoles –de las universidades de Salamanca, Barcelona y Granada-, serbios e italianos han confirmado que las fresas tienen un efecto protector sobre los estómagos dañados por el alcohol en los mamíferos.

“Los efectos positivos de las fresas se asocian tanto a su capacidad antioxidante y alto contenido en compuestos fenólicos (antocianos), como a que activan las propias enzimas o defensas antioxidantes del organismo”, explica Sara Tulipani, investigadora de la Universidad de Barcelona (UB) y coautora del trabajo.

Estos científicos suministraron etanol (alcohol etílico) a ratas de laboratorio y posteriormente comprobaron que la mucosa gástrica de los animales que habían comido previamente extracto de fresa sufrieron menos lesiones.

A priori, comer fresas antes de beber alcohol puede proteger nuestro estómago, pero Maurizio Battino, coordinador del grupo de investigación desde la Universidad Politécnica de la Marche (UNIVPM, Italia), avisa de que “este trabajo no se ha planteado para paliar los efectos de una borrachera, sino para encontrar moléculas protectoras de la mucosa gástrica frente a los daños que pueden causar diferentes agentes”.

Una dieta rica en fresas, por tanto, puede ejercer un efecto positivo en la prevención de enfermedades gástricas que están relacionadas con la generación de radicales libres u otras especies reactivas del oxígeno y puede recudir la formación de úlceras estomacales.

En la actualidad, los investigadores buscan tratamientos para úlceras u otras patologías gástricas a través de nuevos fármacos protectores con propiedades antioxidantes, y los compuestos de las fresas pueden ayudar en esta línea.

Sin embargo, la gastritis o inflamación de la mucosa del estómago no sólo está relacionada con el consumo de alcohol, sino que también puede producirse por infecciones víricas o por la acción de fármacos anti-inflamatorios no esteroideos (como la aspirina) o los que se usan en el tratamiento contra la bacteria Helicobacter pylori. “En estos casos ingerir fresas durante o después de la patología podría aliviar la lesión en la mucosa gástrica”, sugiere Battino, a la vista de los resultados.