Es noticia
Menú
Los campamentos de verano disparan el contagio de piojos entre los niños
  1. Alma, Corazón, Vida

Los campamentos de verano disparan el contagio de piojos entre los niños

Los campamentos de verano disparan el contagio de piojos entre los niños y, es de hecho agosto el mes en el que más tratamientos se venden

Foto: Los campamentos de verano disparan el contagio de piojos entre los niños
Los campamentos de verano disparan el contagio de piojos entre los niños

Los campamentos de verano disparan el contagio de piojos entre los niños y, es de hecho agosto el mes en el que más tratamientos se venden en las farmacias para acabar con estos parásitos que en muchos casos se arrastran hasta el inicio del curso escolar. Así lo han advertido los pediatras del Centro de Información de la Pediculosis, que han recomendado informarse sobre la política del campamento respecto al tratamiento y prevención de los piojos.

Estos parásitos pueden afectar tanto a adultos como a niños, pero es entre los tres y los once años cuando más casos se producen, en torno a un 6%, debido a sus hábitos de juego.

"En los campamentos de verano los niños pasan juntos mucho tiempo jugando y durmiendo y tienden a compartir almohadas, gorros, toallas e incluso pinzas para el pelo en el caso de las niñas. El riesgo de contagio es elevado si no se adoptan medidas preventivas", ha advertido Aurora Guerra, presidenta de la Sociedad de Dermatología de la Comunidad Autónoma de Madrid.

Por su parte, el doctor José Luis Bonal, presidente de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP), ha advertido a los padres que si su hijo tiene piojos o está en un entorno afectado por ellos "no necesitan sacarle del campamento, ya que los propios monitores pueden tratar los niños infestados con pediculicidas y proteger al resto sin ninguna consecuencia".

La revisión de las cabezas de los niños con una lendrera ha demostrado ser un método más eficaz que la mera observación visual para detectar estos insectos, también se recomienda que los piojos se traten con champús y lociones pediculicidas. Además, las prendas con las que ha estado en contacto la persona afectada deben lavarse a más de 50 grados y los niños y mayores del entorno deben tratarse con un producto protector que repela los piojos y no resulte desagradable para los niños, ya que eso influye en la adherencia al tratamiento.

Entre los champús o pediculicidas tradicionales de venta en farmacias, y que incluyen permetrina, malatión y fenotrina, decir que son cada vez menos recomendables ya que los piojos se están haciendo resistentes a estos productods químicos.

Los pediculicidas nuevos ya no contienen insecticidas químicos y en las farmacias ahora encontraremos la dimeticona, que contiene una silicona especial (FullMarks, Neositrin, Liberalice, Stop Piojos), y tratamientos con esencias naturales (Paranix).  También encontraremos piretrinas naturales. Estos productos tienen más posibilidades de funcionar pero hay que seguir las instrucciones casi al pie de la letra, haciendo hincapié en el segundo tratamiento a los 8 o 10 días dado que pocos productos consiguen matar a las liendres. Señalar que no hay que escatiminar con el producto y es conveniente recordar que un piojo puede tardar 24 horas en morir.

Las farmacias y parafarmacias también venden varios peines: el peine clásico anti-piojos, el anti-liendres y el eléctrico. La ventaja que tienen es que se pueden utilizar una y otra vez y qeu la inversión se amortiza. Eso sí se necesita mucha paciencia y constancia y que el peine eléctrico se emplee sobre el pelo seco diariamente al menos durante dos semanas.

Basta decir que los champús normales no eliminan a los piojos si lo que queremos consegurir es eliminar piojos de una forma más sana y libre de insecticidas. Para una retirada manual, hay que lavar la cabeza con un champú normal aplicando a continuación una importante cantidad de suavizante, preferiblemente que no necesite aclarado. Se examina el cuello cabelludo, centímetro a centímetro aunque hay que reseñar que el índice de fracasoscon este sistema es muy alto, para evitar esto, se recomienda que la inspección se haga mechón a mechón.

Uno de los tratamientos más tradicionales es el vinagre. No es 100% efectivo contra los piojos pero sí que lo es para solar las liendres. No se debe emplear el mismo día que un pediculicida y conviene aplicarlo cuando el pelo esté seco. Se recomienda el vinagre como tratamiento de apoyo y repertirlo, durante dos semanas, tcada dos o tres días.

Los campamentos de verano disparan el contagio de piojos entre los niños y, es de hecho agosto el mes en el que más tratamientos se venden en las farmacias para acabar con estos parásitos que en muchos casos se arrastran hasta el inicio del curso escolar. Así lo han advertido los pediatras del Centro de Información de la Pediculosis, que han recomendado informarse sobre la política del campamento respecto al tratamiento y prevención de los piojos.

Estos parásitos pueden afectar tanto a adultos como a niños, pero es entre los tres y los once años cuando más casos se producen, en torno a un 6%, debido a sus hábitos de juego.

"En los campamentos de verano los niños pasan juntos mucho tiempo jugando y durmiendo y tienden a compartir almohadas, gorros, toallas e incluso pinzas para el pelo en el caso de las niñas. El riesgo de contagio es elevado si no se adoptan medidas preventivas", ha advertido Aurora Guerra, presidenta de la Sociedad de Dermatología de la Comunidad Autónoma de Madrid.

Por su parte, el doctor José Luis Bonal, presidente de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP), ha advertido a los padres que si su hijo tiene piojos o está en un entorno afectado por ellos "no necesitan sacarle del campamento, ya que los propios monitores pueden tratar los niños infestados con pediculicidas y proteger al resto sin ninguna consecuencia".