¿Por qué no se previenen los suicidios si ya causan más víctimas que el tráfico?
  1. Alma, Corazón, Vida
DETECTAR A TIEMPO LAS CONDUCTAS DE RIESGO AYUDARÍA A EVITAR MUERTES Y SUFRIMIENTO

¿Por qué no se previenen los suicidios si ya causan más víctimas que el tráfico?

¿Por qué no hay un plan estatal de prevención de suicidios si ya causan más víctimas mortales que los accidentes de tráfico? Todos conocemos de sobra

Seguramente no. Y es que en España el suicidio continúa siendo un tema tabú que se trata con tanta delicadeza que a veces el remedio es peor que la enfermedad. Y, aunque es cierto, como dice la psiquiatra Pilar Saiz, que el suicidio “no se va a erradicar nunca”, sí podría prevenirse y evitar así alguna de las 3.429 personas que fallecieron por propia voluntad en 2009. Éste es el último dato, publicado este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), y constata que los suicidios aumentan levemente cada año y que, desde 2008, causan más muertes que los accidentes de tráfico.

“Para reducir las víctimas del tráfico hay muchísimos recursos y medios, pero no hay campañas de prevención de suicidios”, se lamenta Saiz, que además de ejercer como psiquiatra es profesora del departamento de esa disciplina de la Universidad de Oviedo y miembro de la Sociedad Española de Psiquiatría. La apoyan muchos otros expertos, como Rafi Santos, también psiquiatra y presidente de la Fundación Humanae, que también critica que no se haga “prácticamente nada por evitar los suicidios en España”.

Las pocas iniciativas que hay son en su mayoría privadas, como la Fundación Huamane o la asociación madrileña pro-salud mental FEMASAM, que está preparando para la consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid unas guías de autoayuda y de detección de conductas potencialmente suicidas para que losfamiliares puedan darse cuenta de la situación de quienes piensan en quitarse la vida.

Más vale prevenir que lamentar

Y es que parece ser que ése es precisamente el mayor escollo: que poca gente es capaz de darse cuenta de que un ser cercano está pensando en suicidarse. Por eso, todos los expertos consultados coinciden en la necesidad de un plan de prevención integral que incluya a toda la sociedad y enseñe a la gente a detectar conductas de riesgo.

Pero, en especial, son los médicos de atención primaria los más citados a la hora de hablar de ello. “En otros países con resultados mucho mejores en las estadísticas, los médicos de atención primaria tienen más capacidad de reconocimiento, diagnóstico y tratamiento que en España”, explica Saiz.

Más allá del médico, que obviamente es el más capacitado, hay otros colectivos de la sociedad que tienen más facilidad para detectar y prevenir posibles casos de suicidio, como por ejemplo los policías, los bomberos, los profesores, los sacerdotes… JavierJiménez, coordinador del Grupo de Estudio e Investigación de la Conducta Suicida del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid y Presidente de la Asociación de Investigación, Prevención e Intervención del Suicidio, insiste en que es fundamental “concienciar a las autoridades de que hay que trabajar sobre el problema y enseñar a la población a detectar los factores de riesgo”.

¿Cómo se detecta a un suicida potencial?

Uno de los factores de riesgo de suicidio principales son los trastornos mentales, tal y como explica Saiz, dado que el 90% de los fallecidos por suicidio tiene antecedentes de trastorno mental, sobre todo de trastornos afectivos (que suelen derivar en depresiones), de dependencia del alcohol o las drogas y trastornos psicóticos. Otro indicativo, “el mejor predictor” en opinión de Saiz, es el de los antecedentesde tentativa suicida previa. De hecho, el 50% de los que se suicidan ya lo había intentado antes.

El asilamiento social, el sentimiento profundo de desesperanza o la baja autoestima son también señales de una posible conducta suicida. Además, hay otros comportamientos que Javier Jiménez califica “de riesgo inminente” que anuncian ya una decisión firme de suicidio.

Verbalizar el sentimiento de angustia en frases como “si me muriera no le importaría a nadie” o “a veces pienso en quitarme de en medio”, regalar posesiones queridas o despedirse de la gente cercana (aunque en un principio uno no entienda que es precisamente ese tipo de despedida) son actitudes que deben generar alerta.

Para Rafi Santos las dificultades de adaptación son una de las causas más graves de suicidios ya que, en su opinión, “la gente es cada vez más vulnerable y no consigue encontrar sentido al sufrimiento”. Por eso asegura que “la mejor manera de prevenir es desarrollar la resiliencia”, es decir, la capacidad de una persona de sobreponerse a situaciones traumáticas, de seguir proyectando el futuro.

Su fundación ofrece programas específicos en ésta y otras áreas de la psicología que ayudan al ser humano en su desarrollo y por supuesto evitan posibles suicidios. Además de Humanae, de la Red Aipis y del célebre Teléfono de la Esperanza, existe en Cataluña un Plan de Prevención del Suicidio desarrollado por el Hospital Santa Creu i Sant Pau y por el Centre Psicoteràpia Barcelona-Serveis Salut Mental, con el apoyo de la Generalitat.

Por supuesto, los psicólogos y psiquiatras son el referente principal a la hora de tratar a quienes piensan en el suicidio, pero la sociedad en general, los compañeros de trabajo, los vecinos, los conocidos, amigos y familiares son también piezas clave para hacer ver a cualquier persona que su vida, lejos de estar terminada, aún tiene mucho recorrido.  

Suicidio Psiquiatría Depresión Ansiedad