Las farmaceúticas a Güemes: “Los precios máximos no reducirán el gasto sanitario"

Farmaindustria no quiere establecer precios máximos de referencia en medicamentos porque es, a su entender, un error “técnico, económico y sanitario”. Humberto Arnés, director general de

Foto: Las farmaceúticas a Güemes: “Los precios máximos no reducirán el gasto sanitario
Las farmaceúticas a Güemes: “Los precios máximos no reducirán el gasto sanitario"

Farmaindustria no quiere establecer precios máximos de referencia en medicamentos porque es, a su entender, un error “técnico, económico y sanitario”. Humberto Arnés, director general de Farmaindustria, esgrimió una a una las razones por las que la patronal se opone a algunas de las medidas propuestas por el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Juan José Güemes, en su intento reducir el gasto sanitario.

Arnés considera tres pilares básicos “inquebrantables” para que la sanidad española no se derrumbe: “Ante todo, debe prevalecer el acceso de todos los ciudadanos a todos los medicamentos; velar por la sostenibilidad de las cuentas públicas y potenciar el desarrollo industrial”. La medida propuesta por el consejero madrileño, cree Arnés, perjudicaría los intereses de todos los españoles porque "no resuelve el problema del gasto farmacéutico, impediría el desarrollo de la investigación incremental en España y encarecería el precio de los medicamentos”.

Güemes abogaba por “pagar el precio más barato” de los medicamentos bioequivalentes disponibles en el mercado. Como ejemplo, decía, que se podía recretar esomeprazon el lugar de omeprazol, “que cuesta hasta diez veces más”. Así, el consejero hizo cálculos y Madrid se ahorraría 250 millones de euros al año. Arnés aprovechó esta comparativa para insistir en que esta política de precios baratos sería un “gravísimo error”. A diferencia de lo que opina Güemes, el gasto farmacéutico “no crece por los precios de los fármacos, sino por el número de recetas”. Por eso, pide al consejero que emprenda las medidas oportunas para conseguir la eficiencia del sistema desde “la demanda, que es donde está el problema,  y no en el precio”. Si el precio del medicamento se redujera, la demanda aumentaría y, encima, “agravaríamos aún más el problema”. 

El director general de la patronal de los laboratorios aprovechó el VII Seminario de Industria Farmacéutica para dibujar el negro futuro con el que se encontrarían los españoles si se ejecutan medidas por el camino equivocado. “Una generalización de un sistema de este tipo nos llevaría a crear fármacos de imitación, y no innovación”. Sanitariamente, además, no son iguales dos medicamentos del mismo grupo terapéutico. “Cada uno tiene sus especificaciones y el médico es quien debe recetar uno u otro”.  

Otro de los efectos sería la muerte de muchos medicamentos. “Como muchos fármacos se borrarían del mapa, las compañías invertirían menos en innovación y se reduciría la producción de nuevas medicinas que salen al mercado”. Arnés aprovechó otra vez para recordar a Güemes los motivos de que la demanda de fármacos aumente considerablemente año tras año. “Vivimos en un país que ha crecido mucho; donde el envejecimiento de la población va en aumento y cuyos ciudadanos se han acostumbrado a frecuentar mucho más el médico que sus vecinos europeos”.  Sin olvidarse de una cobertura sanitaria del 100%”.

En su teoría de “coger al toro de la Sanidad por los cuernos”, Güemes presumía de la buena cobertura gratuita de la sanidad pública española. “Sanidad gratuita, pero no gratis”, añadía. Para amortizar el gasto y evitar un despilfarro en las arcas públicas, Arnés propone al consejero “un uso racional y responsable del medicamento”. Con unos ciudadanos responsables con la sanidad y “conseguir más recursos europeos”, conseguiríamos mantener “el milagro de la excelencia del sistema de salud español”.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios