ENTREVISTA AL CODIRECTOR DE IVI MADRID ANTONIO REQUENA

Los tratamientos de reproducción asistida crecen un 14% en España

Aunque el semen español está entre los peores de Europa, es de los más efectivos para lograr embarazo. Además de todo esto, la esterilidad sigue creciendo

Foto: Los tratamientos de reproducción asistida crecen un 14% en España
Los tratamientos de reproducción asistida crecen un 14% en España
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    Aunque el semen español está entre los peores de Europa, es de los más efectivos para lograr embarazo. Además de todo esto, la esterilidad sigue creciendo y muchas parejas demandan tratamientos de fertilidad. En 2008 el grupo IVI -Instituto Valenciano de Infertilidad- realizó 21.046 tratamientos de reproducción asistida en España. Sólo la sede madrileña se encargó de 4.557 casos y ‘apadrinó’ 1.315 nacimientos.

     

    Conscientes de esta necesidad y apoyados por la compensación económica que reciben a cambio de las molestias, cada vez son más los chicos y chicas jóvenes que donan su esperma y sus ovocitos para ayudar a quienes no pueden engendrar un hijo.

     

    El doctor Antonio Requena, codirector de IVI Madrid, ha contado a El Confidencial que “los tratamientos de reproducción siguen aumentando. Comparado con otros años, el crecimiento es constante (en 2008, un 13´8% más que en 2007), fruto del trabajo de captación que desarrollamos y debido a que cada vez tenemos más clínicas y hacemos una publicidad continua”.

     

    El experto asegura que, aunque “la crisis hace que algunas parejas no puedan costearse un tratamiento, nuestros tratamientos de ovulación van en aumento. Son donaciones de mujeres jóvenes a las que se da unos 600 euros por las molestias ocasionadas pero que no lo hacen de forma continua: normalmente es una o dos veces, tres como máximo”.

     

    El caso de los varones es similar. El doctor Requena ha explicado a este medio que “aunque la compensación que reciben los chicos es menor, sus donaciones aumentan. Nuestra publicidad en la red de metro, en las universidades, etc. hace que muchos jóvenes acudan, pero luego hay que hacer una selección de calidad del semen”.

     

    Estas pruebas de calidad no se pueden realizar de igual manera en las mujeres “ya que la calidad de los ovocitos no se puede valorar”. Requena explica que “para verificar que las donantes son ginecológicamente sanas, se les realiza un cariotipo para comprobar la normalidad de los cromosomas y la prueba del ‘X frágil’ -que no se realiza en otros centros- para comprobar que no nacerán niños con retardo mental”.

     

    España, entre los primeros en biología reproductiva

     

    España está en el puesto 11 en producción científica de investigaciones sobre Biología Reproductiva con 159 estudios publicados entre 2003 y 2005. Además, un análisis bibliométrico realizado a finales del pasado año permitió evaluar la actividad científica de investigadores e instituciones de todo el mundo especializadas en Biología Reproductiva y situó a los españoles Antonio Pellicer, Carlos Simón y José Remohí, entre los quince científicos de esta área más productivos del mundo. El Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) es el único centro español entre los 50 primeros, y España ocupa el undécimo puesto en producción de estudios.

     

    El año pasado, IVI Madrid se convirtió en la primera clínica de la capital en ofrecer gratuitamente la vitrificación de gametos a jóvenes a los que se había diagnosticado un cáncer y debían someterse a un tratamiento oncológico que acabaría con su fertilidad.

     

    En 2008, el número de mujeres que acudió a los centros IVI creció un 11%, lo que supone que 16.500 fueron primeras visitas, y en el mismo periodo de tiempo, la tasa de embarazo fue del 52% en tratamientos con óvulos propios y del 60%  en los casos de donación de ovocitos. La media de embriones transferidos ha sido de 1,85 por lo que la tasa de embarazos múltiples sigue siendo inferior al 30%.

     

    En el mismo periodo de tiempo 1.636 mujeres vitrificaron sus ovocitos para postergar unos años más su maternidad y tener en el futuro la misma capacidad reproductiva que el día que decidieron criopreservarlos, aun suponiendo que sea diez años después, sin el riesgo de daño de sus óvulos provocado por el envejecimiento o tratamientos médicos agresivos.

     

    Además, según el doctor Requena “año tras año va habiendo más mujeres que se plantean la maternidad en solitario”. Aunque la inmensa mayoría de las personas que acuden a los centros IVI lo hacen en pareja, “en Madrid en 2007 acudieron 125 mujeres solas, un 5,5% del total, y en 2008 un 6,7%. Este incremento es lento pero apunta que cada vez irán siendo más las que deseen afrontar la maternidad sin necesidad de una pareja”.
    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios