Los padres de los niños intoxicados con melamina exigen saber las secuelas

Los padres de los más de 294.000 niños envenenados con leche adulterada con melamina exigen a Pekín que investigue cuáles van a ser las secuelas a

Foto: Los padres de los niños intoxicados con melamina exigen saber las secuelas
Los padres de los niños intoxicados con melamina exigen saber las secuelas
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min
    Los padres de los más de 294.000 niños envenenados con leche adulterada con melamina exigen a Pekín que investigue cuáles van a ser las secuelas a largo plazo en la salud de sus hijos y que ofrezca una compensación en consonancia con los costes médicos. Veintidós empresas lácteas, entre ellas la mayor de China, el Grupo Sanlu, están implicadas en este nuevo escándalo por intoxicación masiva en el que han muerto seis bebés desde mayo.

    Las dimensiones de la intoxicación pueden ser aún mayores. Uno de los padres, Zhao Lianhai, explicó que no todas las familias afectadas están incluidas en el recuento y que los peores casos se están registrando en las zonas rurales, donde las familias no pueden afrontar el alto coste médico que supone la extracción de cálculos renales producidos por la melamina.

    El afán de Zhao Lianhai por hacer públicas estas peticiones le ha costado, a él y a otros cuatro padres de niños intoxicados, una detención al intentar reunirse con los medios el pasado viernes. "La rueda de prensa no fue bien. La noche anterior (1 enero) salimos a imprimir unos documentos y llamamos a unos periodistas extranjeros. En menos de cinco minutos llegaron los vehículos policiales y nos detuvieron", explica Zhao.

    Los cinco padres pasaron la noche detenidos en el Centro de Conferencias de Tuanhe, cercano a su domicilio en el distrito pequinés de Daxing, hasta que fueron liberados el viernes por la noche. El Gobierno ha establecido una serie de compensaciones para los afectados: 4.400 dólares (3.150 euros) para los enfermos graves, es decir, los niños con cálculos renales; 300 dólares para los leves y 30.000 para cada una de las familias de los fallecidos.

    El problema es que se desconoce el nivel de gravedad, ya que no se saben a ciencia cierta las secuelas por ingesta de melamina, un producto químico con el que se fabrican plásticos y cemento. La melamina, con un alto nivel de nitrógeno, fue añadida a la leche por intermediarios y fabricantes para elevar de forma engañosa los niveles de proteínas en los controles de calidad.

    Explica Zhao que muchos niños que salieron de tratamiento y que supuestamente estaban fuera de peligro, están desarrollando de nuevo cálculos renales, y las familias tienen que adelantar de su bolsillo el tratamiento médico, de precios prohibitivos en China.

    "A estas familias no les queda más remedio que pagar los gastos", explica Zhao. "Muchas no están incluidas en la lista para recibir tratamiento gratis, por eso están viviendo una situación angustiosa. Para muchas familias supone un coste muy alto y, además, algunos niños ya han pasado varias operaciones".

    Las peticiones de este grupo de padres son claras: establecer una negociación directa con la Asociación de Productores de Lácteos, que el Ministerio de Sanidad incluya a la totalidad de víctimas y que se lleve a cabo una investigación sobre las secuelas antes de establecer las compensaciones. "No se trata sólo de extraer los cálculos renales, sino de saber cómo (la melamina) ha afectado a los riñones, al hígado, al sistema digestivo, e incluso al nervioso", explica Zhao, quien sugiere que antes de las compensaciones se debe establecer un presupuesto para el tratamiento.

    El hijo de Zhao, que ahora tiene cuatro años, es uno de los afectados considerados "leves". Casi no tomó leche en polvo "enriquecida", pero como otros muchos niños chinos, come galletas y chocolates, productos también adulterados, que han afectado sus funciones renales como consecuencia de la melamina. El gobierno no incluyó al pequeño en la lista de tratamiento gratuito para los afectados por tener más de tres años, pero Zhao insistió y finalmente no ha tenido que pagar. "Si se comprueba que la melanina puede causar problemas crónicos, entonces la compensación debería ser más elevada", propone el padre.

    La ex presidenta de Sanlu, Tian Wenhua, y otros 21 inculpados están a la espera de sentencia por "producir productos falsos y de mala calidad". Según la audiencia celebrada esta semana, Tian sabía desde mayo de las intoxicaciones y los test de laboratorios oficiales habían confirmado la presencia de melamina, pero no informó a la Sanidad local hasta agosto, en vísperas de los Juegos de Pekín, y ésta, a su vez, no hizo público el envenenamiento hasta septiembre.

    Zhao, que exige que se permita a los familiares intervenir en las audiencias, señala que la acusación no es correcta: "Se trata de una intoxicación masiva. Y los fiscales no han mencionado que ocultó la verdad de forma intencionada, no informó a tiempo". En los últimos dos años, los productos chinos han protagonizado numerosos escándalos de seguridad alimentaria, también en el extranjero, pero este es el primero que afecta a tantos niños en todo el país.
    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios