Las Pringles no son patatas fritas

Las Pringles no son patatas fritas

Las Pringles, esas patatas fritas perfectamente alineadas y superpuestas en un tubo, no son un producto ‘snack’. Es decir, que no son patatas fritas. Así lo

Foto: Las Pringles no son patatas fritas
Las Pringles no son patatas fritas

Las Pringles, esas patatas fritas perfectamente alineadas y superpuestas en un tubo, no son un producto ‘snack’. Es decir, que no son patatas fritas. Así lo ha decidido el Tribunal Supremo británico debido a su “artificial forma” y el hecho de que patata, lo que se dice patata, tan sólo es en un 50% del total de su contenido. El resultado, publicado por la BBC, es que las Pringles, en todos sus sabores, están exentas de IVA. El fabricante Procter & Gamble (P&G) se va a ahorrar, probablemente, millones de libras después de esta decisión y los consumidores pagarán menos.

P&G recurrió una decisión de los tribunales anterior, del VAT and Duties Tribunal (Tribunal del IVA y otros Impuestos), que imponía a los productos Pringles el 17,5% del IVA estándar porque se trataba de patatas fritas, es decir, un producto ‘snack’ y, por tanto, no es un alimento propiamente dicho. Pero el fabricante ha insistido en que su línea de venta estrella no es similar a las ‘potato crisps’ por su sabor, su capacidad de desacerse en la boca, su color uniforme y su forma regular que no se encuentra en la naturaleza.

Además, P&G argumentó que las patatas fritas comunes no contienen harinas que no provengan de la patata y no se empaquetan en tubos. Así las cosas, las Pringles “se parecen más a un pastel o una galleta”, porque se fabrica a partir de una masa. El juez del Supremo dictaminó que las Pringles “no se fabrica con patata”, como indica la definición de la Ley del IVA de 1994. Para ser un producto gravado con IVA deber ser totalmente, y prácticamente en su totalidad, fabricado con patata”.

Pero las Pringles no entran en este criterio, ya que contienen harina de patata, harina de maíz, fécula de trigo y harina de arroz junto a grasa, emulsionante, sal y otros sazonadores. El contenido de patata se reduce a un 42%.

Por otra parte, a principios de este año, la Corte Europea de Justicia dictaminó que el Tesoro británico había impuesto erróneamente IVA en la marca de té Marks and Spencer. Los consumidores han pagado este impuesto durante 20 años antes de que las autoridades aceptaran este producto dentro de la categoría de pastelería, libre de IVA.

Cuándo un tomate es un tomate

En otro orden de cosas, la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) de la ONU ha decidido, después de siete años de debate, cómo saber cuando hablamos de verdadero tomate. Las normas establecen que los tomates deben ser redondos o alargados, aunque también pueden ser tomates ‘cherry’ (pequeñitos), también llamados tomates de cocktail. Otras características incluyen el brillo, aspecto fresco y libre de otros olores y de pesticidas.

El científico de la OMS Peter Ben Embarek asegura que la clasificación de los tomates según su tamaño, forma, color, firmeza y defectos, y a partir de reglas sobre el etiquetado, facilitará el comercio y terminará haciendo más fácil a los reguladores el trabajo de imponer estándares de seguridad. “Ahora está más claro para todos lo que es un tomate Clase 1, por ejemplo, y lo que se puede esperar al comprar un tomate Clase 1. Es parte de un esfuerzo para mejorar la calidad y la seguridad de las frutas y los vegetales”, dijo el experto, quien agregó que los funcionarios planean luego concentrarse en los vegetales de hojas verdes y los melones.

Definiciones y códigos que pueden parecer perogrulladas, pero que estén negro sobre blanco evita problemas y, según qué país, algún que otro impuesto.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios