Recomendaciones para un correcto uso del ordenador
  1. Alma, Corazón, Vida

Recomendaciones para un correcto uso del ordenador

La ergonomía hay que tomársela en serio. Las advertencias de los expertos en salud laboral acerca del uso del ratón, el teclado o cómo sentarse frente

Foto: Recomendaciones para un correcto uso del ordenador
Recomendaciones para un correcto uso del ordenador

La ergonomía hay que tomársela en serio. Las advertencias de los expertos en salud laboral acerca del uso del ratón, el teclado o cómo sentarse frente a esta herramienta de trabajo no deben caer en saco roto porque pueden derivar en lesiones muy graves. Algunos estudios concluyen que los malos hábitos en las posiciones del cuerpo a lo largo del tiempo pasan factura y los primeros síntomas suelen ser el entumecimiento, hormigueo, palpitaciones, ardor y dolor en las manos, muñecas, brazos, cuello, etcétera. Es el momento de acudir al médico.

Pero, como en todo tipo de dolencia, más vale prevenir que curar. Por ello, es recomendable seguir unas sencillas pautas:

Problemas en la vista y dolores de cabeza: La fatiga visual se manifiesta por una sensación de vista cansada, hipersensibilidad a la luz, picores, irritación, mareos, lagrimeos, visión borrosa o doble y/o dolor de cabeza. Cuando la persona lleva largo tiempo frente a la pantalla los músculos del ojo pierden su capacidad de enfocar. La reacción habitual es forzar la vista, cosa que provoca tensión en los músculos oculares y, a la postre, dolor de cabeza.

El remedio comienza por conseguir una buena pantalla, brillante y nítida que carezca de parpadeos. Se debe evitar los reflejos en la pantalla, hay que procurar tener siempre la pantalla limpia y trabajar en una habitación con iluminación homogénea. Por otra parte, emplear un tamaño de letra legible y hacer descansos y practicar ejércicios visuales como alejarse de la pantalla por espacio de 15 minutos cada una o dos horas de labor intensa en el ordenador o relajar los ojos de vez en cuando mientras trabajamos, parpadeando a menudo y cada diez minutos más o menos fijar la vista en un objeto lo más distante posible por espacio de cinco o diez segundos.

Problemas de cuello y espalda: suelen estar relacionados y constituir síntomas de malas posturas susceptibles de afectar al conjunto del organismo. Esto provoca la disminución de la circulación sanguínea de las piernas, lo que puede causar hinchazón de las piernas y los pies a lo largo de la jornada de trabajo. Además, causa estrés estático en los músculos de la espalda, lo que hace que la espalda duela y se canse.

Las causas posibles son que el respaldo o la altura de la silla no están bien ajustados o que el escritorio está demasiado bajo y su superficie inclinada. El estrés en los músculos de la región del cuello y de los hombros suele estar provocado por una mesa demasiada elevada, falta de atril para los borradores de trabajo, necesidad de una mayor exactitud visual.

Las posturas incorrectas ante la pantalla suelen ser una inclinación excesiva de la cabeza, inclinación del tronco hacia delante, rotación lateral de la cabeza, flexión de la mano, desviación lateral de la mano y fémures inclinados hacia abajo.

Problemas de muñeca y brazo: los movimientos y posturas artificiales a que obliga el trabajo con el teclado y el ratón causan una serie de trastornos traumáticos de orden acumulativo y lesiones por esfuerzo de carácter repetido.

Dichos problemas se manifiestan en forma de inflamación de los tendones (tendinitis), inflamación de la cubierta del tendón (tendosinovitis), o en lo que se conoce con el nombre de síndrome del túnel carpiano, afección de los nervios de la mano que tiene su raíz en problemas de los tendones.

Para evitar estos problemas hay que mantener las muñecas en postura recta, el teclado debe hallarse al a misma altura que los brazos, de manera que estos no deban inclinarse hacia abajo ni hacia arriba. Hay que manejar con suavidad el teclado y el ratón, no hay que dejar descansar las muñecas ni los brazos en aristas agudas pues los nervios quedan comprimidos. Además, la habitación debe estar caldeada ya que trabajar a bajas temperaturas aumenta los transtornos de orden acumulativo, se debe evitar el trabajo monótono realizando tareas que obliguen a apártarte del ordenador de vez en cuando. Hay que sentarse en la postura apropiada, pero sin mantenerla idéntica a lo largo del día. Otro truco es probar a manejar el ratón con las dos manos para alternarlas.

Los trucos son sencillos, la disciplina y constancia más complicados. Sin embargo, los resultados merecen la pena. Ante todo, no espere a padecer para tomar precauciones y busque aparatos que sean ergonómicos de verdad.