Andalucía paraliza una infusión para bebés por botulismo
  1. Alma, Corazón, Vida

Andalucía paraliza una infusión para bebés por botulismo

La consejera de Salud, María Jesús Montero, informó de que la administración regional ha inmovilizado 13.500 unidades de la infusión para lactantes Blevit Digest que supuestamente

placeholder Foto: Andalucía paraliza una infusión para bebés por botulismo
Andalucía paraliza una infusión para bebés por botulismo

La consejera de Salud, María Jesús Montero, informó de que la administración regional ha inmovilizado 13.500 unidades de la infusión para lactantes Blevit Digest que supuestamente está relacionada con la aparición de dos casos de botulismo en Andalucía.

Montero, que visitó hoy las nuevas salas de hemodinámica del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, resaltó ante los periodistas la labor realizada por la Red de Alerta de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía, ya que "a pesar de que no había aparente relación" entre ambos casos de botulismo, esta red de alerta "permitió encontrar supuestamente el único nexo común", que es el consumo del producto ahora inmovilizado.

Aseguró que se ha trasladado la alerta al resto del Estado, con el objetivo de que los establecimientos retiren el producto de las estanterías y que los usuarios no consuman "de forma cautelar" las infusiones que ya tengan en casa. Aseguró que los resultados que permitirán saber si esas infusiones han sido la causa del botulismo en ambos casos, uno de los cuales se dio en la provincia de Córdoba, "se conocerán en unos pocos días".

Sin embargo, quiso mandar un "mensaje de tranquilidad" para los ciudadanos que hayan consumido este producto, ya que la retirada del mercado "es un principio de precaución", ya que aún se desconoce si los casos de botulismo están relacionados con la ingesta de esta infusión. Por otro lado, Montero se mostró confiada en que en un plazo de "dos o tres días" se pueda restablecer el consumo de agua en las diez localidades de la comarca del Condado, de la provincia de Huelva, en cuyo suministro se ha detectado una concentración superior a los límites permitidos de trihalometanos y cloro residual.

La Junta declaró el agua de estas localidades "no apta" para el consumo como medida preventiva, si bien la consejera afirmó que "se puede seguir utilizando para otros fines".