Es noticia
Menú
Los atracones compulsivos pueden ser un problema permanente
  1. Alma, Corazón, Vida

Los atracones compulsivos pueden ser un problema permanente

El trastorno de atracones compulsivos dura mucho más que la anorexia nerviosa y la bulimia, según demostró un estudio. Las personas con atracones compulsivos comen grandes

Foto: Los atracones compulsivos pueden ser un problema permanente
Los atracones compulsivos pueden ser un problema permanente

El trastorno de atracones compulsivos dura mucho más que la anorexia nerviosa y la bulimia, según demostró un estudio. Las personas con atracones compulsivos comen grandes cantidades de comida mientras sienten que perdieron el control sobre su alimentación. El trastorno se diferencia de la bulimia porque quienes lo sufren no vomitan ni toman laxantes para purgarse.

"Siempre existió la duda sobre la autenticidad de los atracones compulsivos como un trastorno en y de sí mismo, o simplemente un patrón de alimentación no específico", indicó el doctor Harrison G. Pope , de la Escuela Médica de Harvard en Boston. "Si se trata de un patrón alimentario no específico, debería ocurrir de tanto en tanto, esporádicamente, en la vida de las personas. Si es un trastorno genuino, debería ser más estable y crónico; en otras palabras, las personas tendrían síntomas continuamente durante un largo período de tiempo, en lugar de intermitentemente", dijo el experto.

Nuestro estudio sugiere que los atracones compulsivos son crónicos y estables, lo que indica la posibilidad de que sean un trastorno psiquiátrico real y no un patrón alimentario sin especificar, agregó Pope. Durante el estudio de 131 adultos con el trastorno de atracones, 18 con anorexia y 17 con bulimia, el equipo dirigido por Pope halló que la duración promedio del trastorno fue de 14,4 años, mucho más que la duración promedio de la bulimia (5,8 años) o la anorexia (5,9).

La mayoría de los afectados dijeron tener "un único episodio continuo en sus vidas", escribieron los autores en American Journal of Psychiatry. A pesar de su reciente reconocimiento como un trastorno, los investigadores aseguran que los atracones compulsivos "son más frecuentes" que la anorexia y la bulimia. El tratamiento incluye sesiones de terapia cognitiva conductual, psicoterapia interpersonal, grupos de autoayuda y fármacos antidepresivos.

El trastorno de atracones compulsivos dura mucho más que la anorexia nerviosa y la bulimia, según demostró un estudio. Las personas con atracones compulsivos comen grandes cantidades de comida mientras sienten que perdieron el control sobre su alimentación. El trastorno se diferencia de la bulimia porque quienes lo sufren no vomitan ni toman laxantes para purgarse.