en 2016 se vendieron solo ocho casas

Lugo, la provincia española en la que no quieren vivir los extranjeros

Sus playas, su gastronomía y sus espectaculares paisajes no son capaces de competir con una demanda que viene a España con una idea muy clara: sol, calor y playa

Foto: Playa de las Catedrales, Ribadeo (Lugo). Foto: Flickr/Lorenmart
Playa de las Catedrales, Ribadeo (Lugo). Foto: Flickr/Lorenmart

"Lugo es un mercado muy particular. Hay muy poco movimiento, por no decir nulo. Ni los propios gallegos compran casa aquí". Esta frase, de una agente inmobiliario local, resume a la perfección la escasa actividad inmobiliaria de la provincia gallega que es, además, la que menor interés despierta entre los extranjeros que quieren comprar casa en España.

Sus playas, su gastronomía y sus espectaculares paisajes no son capaces de competir con una demanda que viene a nuestro país con una idea muy clara: mucho sol, mucho calor y mucha playa. Tres ingredientes que sí encuentran en ambos archipiélagos y en la costa mediterránea, destinos mucho más estables en lo que climatología se refiere.

Frente a Alicante, Tenerife, Málaga o Baleares, donde la compra de segunda residencia por parte de extranjeros es muy potente (entre el 30% y el 44% de todas las transacciones), Lugo es provincia española con el porcentaje de viviendas vendidas a ciudadanos foráneos más baja de toda España, como se puede ver en el gráfico.

Para que nos hagamos una idea, de las 1.821 viviendas vendidas el año pasado en todo Lugo, solo un 0,45% correspondieron a ciudadanos extranjeros, lo que en términos absolutos arroja una cifra de apenas ocho ventas. Un año antes, en 2015, la cifra fue aún más baja ya que únicamente se vendieron casas a foráneos, según datos del Colegio de Registradores.

De las 1.821 viviendas vendidas el año pasado en todo Lugo, solo un 0,45% correspondieron a ciudadanos extranjeros: solo 8 casas

"Galicia es un mercado muy desconocido, incluso para los propios españoles y Lugo lo es, si cabe, aún más", comenta a El Confidencial Álvaro Rodríguez Fernández-Argüelles, socio director de Engel & Völkers en A Coruña quien reconoce que la mayor actividad se concentra en Vigo, con una temperatura y un clima más agradable y caluroso que en el resto de la comunidad, así como A Coruña y la zona de la Rias Baixas en Pontevedra. "Hay muy pocos inversores y compradores extranjeros que compren casa en Galicia".

Las cifras hablan por sí solas. De las 13.500 viviendas vendidas en toda la comunidad el año pasado, apenas un centenar fueron adquiridas por extranjeros, un 0,79% del total. De hecho, la comunidad gallega ocupa el último puesto en preferencias de los extranjeros para adquirir una vivienda por delante de Extremadura (1,12%) y Asturias (1,94%).

Repatriados y los vecinos portugueses

¿Cuál es el perfil del comprador? Los portugueses los más interesados en comprar casa en Galicia debido a su cercanía. Los vecinos lusos dominan la clasificación ya que adquirieron el año pasado el 18,1% de las viviendas que se vendieron a extranjeros.

Foto: Colegio de Registradores.
Foto: Colegio de Registradores.

Los datos de los registradores muestran también la presencia de otras nacionalidades procedentes de Venezuela o Argentina. No olvidemos que ambos países acogieron a miles de inmigrantes gallegos que ahora podrían estar de vuelta. "Hay bastante repatriado. Venezolanos que nacieron en Galicia, que tienen familiares aquí o que simplemente compran casa para estar cerca de sus raíces. Pero siempre mucho particular, muy poca inversión. Aunque la mayoría de compradores son clientes locales o extranjeros que trabajan en la comunidad", apunta Rodríguez Fernández-Argüelles.

"El demandante de vivienda vacacional procede de la meseta central y de la cornisa cantábrica. También de las poblaciones del interior de Galicia. Toda esta demanda se ha visto mejorada por la puesta en servicio de la autovía del Cantábrico, que mejora las comunicaciones de una manera muy importante", apuntan desde Tinsa.

Mucha vivienda usada y poca obra nueva

Galicia, en su conjunto, muestra un comportamiento muy dispar de las transacciones en función de la tipología de las viviendas, ya que aunque en su conjunto las compraventas aumentaron en el último año casi un 7%, se produjo un desplome de las operaciones sobre vivienda nueva del 27%, mientras que las ventas de segunda mano se dispararon un 30%, una tónica que se repite en las cuatro provincias gallegas.

"Apenas hay promoción de obra nueva de segunda residencia. Casi todo lo que se construye en primera residencia, especialmente en A Coruña y Vigo", comenta el socio de Engel & Völkers. "Aunque el mercado está bastante parado, es bastante estable. Los precios apenas han subido como sí está sucediendo en Madrid o Barcelona, lo cual es una buena noticia. La gente percibe que los precios han tocado suelo y que pronto subirán, por lo que ahora estamos ante un buen momento para comprar. Aquí la crisis llegó más tarde y también estamos saliendo más tarde".

Una opinión que comparten desde la tasadora Tinsa. "El mercado gallego está estancado. En los últimos meses se ha observado una ligera mejora de las ventas, aunque no ha habido subidas significativas de los precios. En la zona oriental, entre Foz y Ribadeo se está finalizando el stock de viviendas que había acumulado, aunque no se observa el inicio de nuevas promociones".

Los ecos del 'boom' inmobiliario aún se escuchan en la comunidad gallega. Al igual que en toda España, existe una importante bolsa de viviendas sin vender. En Lugo, la cifra asciende a algo más de 3.800 unidades, una cifra que supone un 22% de las viviendas que se han iniciado desde 2008. En el conjunto de Galicia, el stock supera las 25.200 viviendas y, aunque la cifra de visados ha aumentado en las principales provincias -en mayor o menor medida-, en el último año, lo cierto es que el mercado gallego aún se encuentra en fase de recuperación, incluso con una tendencia, si no a la baja, al menos sí hacia la estabilidad de los precios. Si bien, en las regiones lucenses de Ribadeo o Foz, se observa un incremento de precios en los últimos meses.

El mercado gallego en cifras

Meses necesarios para vender una vivienda

.- Lugo: 8,8 meses

.- Orense: 13,3 meses

.- A Coruña: 13,6 meses

.- Pontevedra: 14,5 meses

Stock de pisos sin vender y porcentaje sobre viviendas terminadas desde 2008

.- Lugo: 3.846 unidades (21,8%)

.- Ourense: 1.517 unidades (17,4%)

.- A Coruña: 11.506 unidades (26,5%)

.- Pontevedra: 8.341 unidades (18,9%)

La costa gallega presenta un índice medio de desocupación del 19,2% frente al 23% del año pasado. Entre las localidades con mayor concentración de stock destacan Foz, en la costa lucense, y Ribeira, en la costa coruñesa, con excedentes del 23% y 31%, respectivamente.

Sanxenxo, en Pontevedra, se sitúa ligeramente por encima de la media de la costa gallega, con un 21%. Con un índice de viviendas desocupadas por debajo del 15% destacan la Illa de Arousa (Pontevedra) y Boiro (A Coruña). 

Precio medio de la vivienda y variación de precios (no hay datos disponibles de Lugo)

.- Galicia: 1.057 euros el metro cuadrado

Variación interanual: 2,8%, 

Variación desde máximos: -32,8%

.- Ourense: 872 euros el metro cuadrado

Variación interanual: -1,1%

Variación desde máximos: -22%

.- Pontevedra: 1.100 euros el metro cuadrado

Variación interanual: 3,7%

Variación desde máximos: -33,8%

.- A Coruña: 1.098

Variación interanual: -2,1%

Variación desde máximos: -32,4%

* Fuente: Tinsa.

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios