LAS TRANSACCIONES APENAS CRECEN UN 2%

La factura real del Brexit: los británicos frenan la compra de casas en España

Las transacciones se han frenado en seco, especialmente durante el último trimestre de 2016, tras subir en el último año más de un 40%

Foto: Turistas en Las Palmas de Gran Canaria. (EFE)
Turistas en Las Palmas de Gran Canaria. (EFE)

El próximo 24 de junio se cumple un año del referéndum que permitió a los ciudadanos británicos votar por la salida del Reino Unido de la Unión Europea -el famoso Brexit-, y el impacto que dicha decisión ha tenido sobre el mercado inmobiliario español ya es palpable. Aunque a cierre de 2016 los británicos compraron más viviendas en España que un año antes, el incremento de las transacciones ha sido de apenas del 2%.

Un porcentaje que contrasta significativamente con el fuerte aumento del 43% que experimentaron las compraventas entre 2014 y 2015 y con los incrementos anuales superiores al 20% que se venían firmando desde 2012.

Según el Anuario 2016 de la Estadística Registral Inmobiliaria que elabora el Colegio de Registradores, el año pasado se registraron en España 403.743 transacciones de las cuales un 2,52% fueron protagonizadas por ciudadanos británicos. Es decir, durante el año pasado, estos compraron en territorio español 10.174 casas. Un año antes, en 2015, las compraventas se situaron en 354.538 unidades, de las cuales un 2,81% fueron a parar a manos británicas: 9.962 viviendas. Es decir, el año pasado las operaciones prácticamente se estancaron poniendo fin a tres años consecutivos de fuertes incrementos, tal y como se puede apreciar en el gráfico superior.

El impacto del Brexit ha sido inmediato, ya que durante los tres primeros trimestres de 2016 los británicos han estado comprando, de media, unas 2.800 viviendas en España (ver gráfico inferior), mientras que en los últimos tres meses la cifra se ha reducido en casi un tercio -800 unidades menos-, al registrarse poco más de 2.000 transacciones. Antes del Brexit, trimestre tras trimestre no sólo las compraventas han ido aumentando paulatinamente, sino que los británicos también han ido incrementando su peso relativo respecto a las transacciones realizadas por el conjunto de extranjeros, aprovechando el fortalecimiento de la libra con respecto al euro.

No obstante, el documento, presentado por su directora de Relaciones Institucionales y exministra de Vivienda, Beatriz Corredor, muestra cómo a pesar de este frenazo los británicos siguen siendo los extranjeros que mayor número de viviendas compran en España. Una primera posición que vienen manteniendo desde la publicación de estos resultados. Si en la actualidad el 13% de las viviendas que se venden en España son adquiridas por extranjeros, los habitantes de las islas británicas acaparan el 19%, ligeramente por debajo del 21,34% de 2015.

Los mercados más perjudicados por este frenazo son aquellos en los que los compradores británicos tienen mayor presencia como Murcia, donde casi la mitad de las compraventas realizadas por extranjeros ha tenido como protagonistas a británicos, o Andalucía, Baleares, Canarias o Comunidad Valenciana, donde su peso sobre el total se mueve entre el 19% y el 27%.

Empuje de otras nacionalidades

"Con el Brexit se ha producido el efecto contrario en el comportamiento de las monedas, lo que aparejado a la incertidumbre derivada de esta decisión, está llevando a la reducción de la compra de vivienda por parte de nuestro principal demandante. A pesar de ello, los resultados totales de demanda extranjera no se han visto reducidos, sino más bien lo contrario, tal y como se ha visto reflejado", ha señalado Corredor. En términos absolutos, los extranjeros compraron un total de 53.495 viviendas en 2016, frente a las 46.730 de 2015, un 14% más.

Durante 2016, los británicos han comprando unas 2.800 viviendas cada trimestre, mientras que en los últimos tres meses la cifra se ha reducido un tercio

Es decir, la caída en las transacciones por parte de británicos se ha visto compensada por el aumento de operaciones por parte de otras nacionalidades y, tal y como prevén desde el Colegio de Registradores, se mantendrá la tendencia puesto que las perspectivas en el comportamiento de la demanda extranjera apuntan hacia la estabilidad en cifras próximas a las actuales, que son las máximas históricas. Alemanes, suecos, italianos y rumanos, por ejemplo, han sido algunas de las nacionalidades que han aumentado su peso en las transacciones de ciudadanos extranjeros, mientras que chinos y rusos han perdido posiciones.

"En la medida que la recuperación económica se consolide, así como la recuperación del empleo, a pesar de los bajos salarios, podría producirse un repunte de la demanda extranjera en determinadas nacionalidades vinculadas a fines laborales", señalan los registradores quienes apuntan que "los bajos tipos de interés, con una debilidad intencionada del euro, podrán mantener el atractivo de la demanda extranjera vinculada a monedas con un comportamiento favorable frente al euro".

Y añaden que una estabilidad de precios también podrá ser de gran ayuda ya que un incremento de los mismos podría derivar en una reducción de demanda en determinadas nacionalidades que se han aproximado al mercado inmobiliario español por los atractivos precios como consecuencia del intenso ajuste de los últimos años.

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios