CONSIDERA QUE EL RIESGO TIENE UN PRECIO

El BdE ordena a los bancos no devolver dinero en las hipotecas con tipos negativos

El Banco de España ha comunicado a las entidades que no pueden devolver dinero a sus clientes hipotecados aunque el euribor negativo se sitúe por debajo del diferencial firmado
Foto: Luis Linde, gobernador del Banco de España, en el centro de la imagen. (EFE)
Luis Linde, gobernador del Banco de España, en el centro de la imagen. (EFE)

La banca no devolverá dinero a sus clientes con hipotecas ligadas al euribor si este índice, que se encuentra ya en negativo, cae por debajo del diferencial que tienen contratado. Así lo ha comunicado el Banco de España al sector de forma informal -no existe ninguna orden escrita ni circular al respecto-, según confirman varias fuentes del mismo. El argumento que justifica esta instrucción es que el precio de un producto (en este caso la hipoteca) debe estar en función de su riesgo; y que por el hecho de que el euribor esté en negativo ese riesgo no desaparece y hay que seguir cobrándolo. O al menos, no hay que pagar por él, lo cual sería una perversión del sistema.

El impacto del euribor negativo en las hipotecas es uno de los que más expectación han generado entre la ciudadanía en los últimos meses, ya que muchos hipotecados consideran que, si cuando los tipos son positivos ellos deben pagar intereses al banco, entonces cuando son negativos debe ser la entidad la que les pague a ellos. El Banco de España ha acabado de raíz con estas expectativas que ya había manifestado en la respuesta a alguna reclamación individual. Y, de hecho, ya hay entidades que están informando de esta política a los clientes que preguntan por esta cuestión en las sucursales.

Edificio del BCE en Fráncfort. (Reuters)
Edificio del BCE en Fráncfort. (Reuters)

Sin embargo, el supervisor financiero considera que el hecho de que el euribor esté en negativo es una ineficiencia del mercado que corresponde a la distorsión que introducen las medidas de estímulo del BCE, y por tanto ha dejado de reflejar el precio que el cliente debe pagar por el riesgo que el banco asume al concederle un préstamo (riesgo de que no se lo devuelva, es decir, de morosidad). Así, el hecho de que el euribor a 12 meses sea menor que cero (actualmente se encuentra en el -0,004% y ha llegado al -0,028%) no implica que haya menos riesgo de que el hipotecado deje de pagar la letra porque pierda el trabajo, le rebajen el sueldo, su negocio quiebre, etc. En consecuencia, no es racional que el banco pague dinero al cliente en vez de cobrárselo por asumir ese riesgo.

Ingresar dinero al cliente, en ningún caso

De todas formas, el banco no devolvería dinero en ningún caso (en el sentido de ingresar dinero en la cuenta del cliente), ni siquiera aunque aceptara pagarle por los tipos negativos. Como ha explicado El Confidencial, todo préstamo está compuesto por principal -el capital que se debe al banco- e intereses, por lo que en caso de un interés al 0% o negativo, el hipotecado tendrá que seguir pagando el principal. Y aunque en la cuota actual haya un porcentaje elevado de intereses (depende de si está al principio o al final de la vida del préstamo), siempre habrá una parte de principal que evitará que el banco le ingrese dinero.

Además, los intereses de la hipoteca están compuestos por un diferencial al que se le suma el euribor. El diferencial más bajo jamás concecido por un banco en España fue del 0,17% y lo comercializó Deutsche Bank. Para que el interés entrara en negativo, la media mensual debería caer por debajo del nivel del diferencial; algo que, de momento, ni ha sucedido ni los expertos esperan que suceda. 

Los tipos distorsionan otras valoraciones

Los expertos consultados explican que la misma filosofía se aplica a otros cálculos que dependen del nivel de tipos. Un ejemplo es el coste de capital de los bancos (lo que les cuesta emitir nuevas acciones); este coste se calcula con una fórmula que arroja, con los tipos actuales, un coste de entre el 3% y el 4%. Sin embargo, todas las entidades, analistas, autoridades y expertos consideran que en realidad ese coste se sitúa entre el 9% y el 10%; de ahí la resistencia de todas las entidades a ampliar capital. Otro caso es el de las valoraciones bursátiles: con estos tipos, las fórmulas habituales arrojan que las acciones están baratísimas y tienen un enorme potencial de subida, pero nadie -con excepción de algunos analistas y gestores contados- utiliza estos cálculos por la distorsión actual de los intereses.

Sea como fuere, ni el Banco de España ni el sector bancario van a imponer sus tesis fácilmente. Algunos despachos de abogados pretenden coger la bandera de los tipos negativos para provocar nuevas demandas de clientes bancarios que compensen la pérdida de negocio para ellos que supone la devolución del dinero invertido por los minoristas en la salida a bolsa de Bankia. Ahora bien, mucho más tendría que bajar el euribor para que las cantidades que se pudieran reclamar a los bancos compensaran el coste de una demanda.

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
51 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC