La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

JOSÉ ANTONIO GRANERO, DECANO DEL COAM

"En Alemania, los arquitectos compiten por calidad. Aquí se lo damos al más barato"

Son tiempos muy difíciles para los arquitectos en España. Siete de cada diez está en paro, trabaja en situación ilegal o apenas ganan mil euros al mes.
Foto: José Antonio Granero, decano del COAM.
José Antonio Granero, decano del COAM.

Son tiempos muy difíciles para los arquitectos en España. Siete de cada diez está en paro, trabaja en situación ilegal o apenas gana mil euros al mes. La crisis, tanto económica como inmobiliaria, ha supuesto un duro revés para miles de profesionales, unos 50.000 en toda España. Algunos han decidido poner tierra de por medio, con mejor o peor fortuna, mientras muchos de los que se han quedado se han visto inmersos en una guerra brutal de precios. El futuro se presenta, más incierto, si cabe, con el Anteproyecto de la Ley de Servicios Profesionales (LSP) a punto de salir del horno parlamentario. El decano del Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM), José Antonio Granero, ha hablado con El Confidencial sobre los retos de esta profesión.

Pregunta: ¿Qué hay de malo en la futura LSP que ha provocado tanto cabreo entre los arquitectos?

Respuesta: La desregulación planteada en el Anteproyecto de LSCP por el Ministerio de Economía excede sin motivo los planteamientos de la Unión Europea. El Gobierno se escuda para justificarla en que se trata de una imposición europea y no solo no es cierto, sino que desde Europa siempre se ha valorado muy positivamente nuestra profesión, tanto por la formación de los arquitectos como porque la Ley de Ordenación de la Edificación (LOE) funciona muy bien y es muy clara con los consumidores.

P.: Pero, ¿el objetivo no es la liberalizar ciertas profesiones?

R.: No es lo mismo liberalizar que desregular que es lo que se propone hacer el Gobierno con esta ley con la que los ciudadanos quedarán totalmente desamparados e indefensos cuando decidan contratar los servicios profesionales de un arquitecto. No podemos tolerar que haya piratería, que cualquiera pueda intervenir en el mundo de la arquitectura, sin que quien los haga, esté capacitado. Porque si algo sale mal, el coste es elevadísimo. Un fallo, por ejemplo, en un teatro, podría suponer un peligro muy grave para la seguridad tanto jurídica como física. Para que esto no suceda, la regulación tiene que venir de alguien independiente, en este caso, los colegios profesionales. Hay que dar amparo a los consumidores y también a los profesionales evitando a los piratas. 

P.: ¿Quién se ocupa ahora de ello?

R.: Ahora, las competencias están delegadas en los colegios profesionales que son los encargados de autorregular esta profesión sin que ello suponga ningún gasto para el erario público. Pero si la LSP sale adelante, ¿quién nos va a sustituir? Es como si para controlar el tráfico, el Gobierno decidiera quitar los semáforos, los ceda el paso o los guardias que lo regulan. Ellos dirían que han liberalizado el tráfico pero, ¿quién se atrevería a circular por esas calles? Es necesario dar garantías a los consumidores.

En el año 96 se produjo un desastre absoluto en España cuando se eliminaron las tarifas de honorarios porque se decía que iban en contra de la competitividad pero fue un gran errorP.: ¿Cuál es el caballo de batalla de la profesión?

R.: La existencia de tarifas con honorarios, como hay en Alemania. En el año 96 se produjo un desastre absoluto cuando se eliminaron porque se decía que iban en contra de la competitividad, pero fue un gran error. Las tarifas son necesarias para que tanto los consumidores como, sobre todo, las propias administraciones públicas sepan cómo contratar a los profesionales. Es básico saber lo que hay que pagar por un servicio profesional. En Alemania existen esas tarifas que impiden que, a diferencia de lo que sucede en España, se trabaje por debajo de determinados precios. ¿Alguien que necesita operarse acude a una subasta a ver cuál es el cirujano más barato? No. Quien se va a operar quiere al mejor. Y así es como debería ser también en el caso de los arquitectos porque al cliente, lo barato puede salirle caro. Y al propio arquitecto, muy caro, puesto que carga sobre sus espaldas con la responsabilidad de su trabajo durante diez años. Si tuviéramos unas tarifas, podríamos competir en calidad. En Alemania se compite por calidad. En España, por el contrario, se lo damos al más barato. 

P.: ¿Tan mal pagado está un arquitecto?

R.: Pongamos un ejemplo. Una vivienda en Madrid de 100 metros cuadrados que se vende por 300.000 euros. Es decir, a 3.000 euros el metro cuadrado. El arquitecto cobra aproximadamente un 1% o 1,5% de esa cantidad: unos 3.000 euros sobre el precio de venta. El vendedor, el comercial, sin responsabilidad ni valor añadido, se lleva un 3% de la venta final: 9.000 euros. Los arquitectos son los responsables del proceso completo de proyecto, licencia y dirección de las obras, con un trabajo de más de un años antes de la construcción, dos de construcción y diez más de responsabilidad, coordinando y dirigiendo equipos multidisciplinares a su cargo, con formación extraordinaria, y recursos muy costosos para dar un servicio profesional de altísima calidad y responsabilidad. Y se les paga menos del  1,5%  del valor final. El único que se queda y responde durante diez años con su patrimonio personal es el arquitecto. El constructor puede desaparecer. Pedimos a la profesión calidad, innovación, formación y, sin embargo, cada vez les pagamos menos. Y se pretende que creamos que los honorarios mediante tarifas o baremos orientativos son anticompetitivos o inflacionarios del precio de la vivienda. Esto no puede durar un día más.

P.: ¿Cómo se valora a la profesión en España?

El ejemplo que estamos dando fuera es terrible. El desprecio a los arquitectos, haciéndole competir no en calidad de sus servicios, sino solo en el precio, llevará a la piratería y la banalización de sus serviciosR.: En España se sigue deteriorando y destrozando todo un tejido empresarial que, sin embargo, está muy valorado fuera de España. Tenemos a grandes arquitectos trabajando fuera de nuestro país en grandes proyectos internacionales y en las mejores escuelas de arquitectura del mundo. El ejemplo que estamos dando fuera es terrible. El desprecio a los profesionales, en este caso los arquitectos, haciéndole competir no en calidad de sus servicios, sino solo en el precio, llevará a la piratería y la banalización de sus servicios, la desaparición  de ese tejido de pequeñas y medianas empresas de gran valor, que han hecho posible la calidad, presencia y el prestigio internacional de nuestra arquitectura, que ha contribuido y contribuye de manera esencial a la calidad de vida y a la marca España.

P.: ¿Al deterioro de la profesión no ha contribuido el propio sector, por ejemplo, con los falsos autónomos?

R.: A mí me han llegado a preguntar si era de los caros o de los baratos. Si tenía contratados a falsos autónomos o no, lo que, además de ilegal lo considero competencia desleal. Desde hace años se ha erradicado y no tengo noticia de que se siga produciendo este fenómeno.

P.: ¿Han podido reinventarse los arquitectos?

R.: Hoy en día es normal la presencia de los arquitectos en nuevos ámbitos como la energía y el medioambiente, el patrimonio, el paisaje, la comunicación y la difusión en la industria cultural, la asistencia y consultoría estratégica en empresas de tecnología, servicios, financieras y de seguros, el diseño y la moda, en el mundo de la salud y la dependencia, en la movilidad y la accesibilidad, tanto en la empresa privada como en la administración, y en el entorno nacional e internacional. Pero en lo que tiene que ver con el ejercicio tradicional de la arquitectura, en edificación y urbanismo, la situación es muy difícil, sobre todo porque en España hemos vivido una gran mentira, donde las cosas tenían un valor ficticio, y se gastaba mal y desproporcionadamente, tanto por las administraciones como por la empresa privada. 

P.: ¿Qué opina de la polémica Operación Canalejas?

R.: Se trata de una operación de cirugía fina. Como en toda intervención sobre el patrimonio pedimos que se haga con rigor y transparencia. Hemos presentado alegaciones al proyecto porque no estábamos de acuerdo en la manera de abordar una parte. Se han hecho algunas modificaciones y ahora estamos a la espera de poder analizar todo el proyecto. No podemos tener siete edificios vacíos que se vayan deteriorando poco a poco. Pero queremos que tengan el mejor uso. Lo que más nos preocupa y sobre lo que más dudas tenemos es el tema de los aparcamientos.  

Vivienda
LA LIGA EN DIRECTO

Barcelona - Athletic Club

#25

Si no existieran tantas  "fabricas" públicas y privadas de arquitectos, a lo mejor alguno tendría trabajo.

Ampliar comentario
#24

Otro artista

 

Hablando de Alemania para alucinar a quien no ha trabajado allí

 

se mira el euro como en cualquier sitio

 

Lo que faltaba

 

Por otra parte, no seamos tan idiotas. España es España. No una república bananera centroasiática

Ampliar comentario
#23
En respuesta a neko

 si es tan fácil hacer la obrita ponte a estudiar la carrera y luego págate un seguro de responsabilidad civil el resto de tu vida,aunque estés jubilado. Ten cuidado de que los trabajadores se pongan todos el casco,el cinturón de seguridad y las botas aunque les moleste el calor o llueva o les duela el pie,porque si se te cae uno en la obra y da la mala suerte de que el pobre hombre se mata,a pesar de que todas las medidas de seguridad estén puestas y sea por imprudencia suya,te aseguro que la primera noche la pasas en el calabozo sin más. Lo siguiente que te espera es simplenete un calvario.

 

Por otro lado tendrás que convencer al cliente de que por normativa no puede construirse la mansion de los adams y al constructor que las vigas no se pueden estirar 10 cm sin calcularlas previamente. Trata de que el banco pague la certificación y de que el constructor no esté midiendo partidas de más en la obra y por supuesto,intenta cobrar tus honorarios antes de dar el final de obra porque si no despídete. Y eso en una casita humilde,piensa lo que puede ser una obra de 20.000 m2.

Ampliar comentario
#22

La libertad de tarifas y la desregularización al único que perjudican es al Estado.Es obvio que muchos arquitectos hoy solo cobran oficialmente lo que les cuesta el visado y el seguro o poco mas.Que es al final lo que declaran.Porque no le preguntan al del PP en Génova  cuanto puso en la factura que cobró?.Las cosas son como son y no siempre como las pintan.En nuetro pais el mundo real y el oficial difieren mucho. El Decano lo sabe pero en España hablando y sólo hablando a todos nos daría igual el tener un hijo maricón.Por qué no?.Ya .Que sí hombre, que sí.Que somos todos muy modernos. 

Ampliar comentario
#21

¿En qué quedó el 9% de ejecuciòn material del proyecto? Es lo que yo pagué al construir mi casa. No me dan pena. Se comieron la gallina y se quedaron sin huevos. Hay que asomarse  a las ciudades y ver los cajones de mierda que diseñaban.

Ampliar comentario
#20

Mira los arquitectos son una mandanga. Sobran por todos los lados, es una realidad, y la mitad estan en paro, pero estan en las nubes. Yo quiero hacer una obrita que necesito arquitecto en una casita de pueblo, pues preguntas por aqui y alla y son unos inutiles economicamente: o sea no hay un arquitecto baratito que te quiera hacer una cosa sencilla y rapida, segun tus necesidades. Les preguntas y ya se les suben los humos y van a ver como te despluman. O te quieren sacar rascacielos (economicamente inviable) o te quieren hacer glamurosidades de palacios por fortunas, pero nadie se moja ha hacer lo que tu necesitas, unos toques baratitos aqui y alla. 

Ampliar comentario
#19

Una profesión que ha pasado del 100% de empleo al 95%de paro en 5 años no se reinventa en dos días. El Sr.Granero sabe que los arquitectos estamos reconvirtiéndonos en lo que buenamente podemos.La tarea de un  decano ahora es mucho más complicada que hace  años,ha de defender el buen hacer de la profesión,intentar procurar formación y nuevas vías de actividad para los arquitectos y defender a capa y espada las competencias del gremio. Al mismo tiempo mantener su propio estudio en pie en medio de tanto caos.

 

Los decanos no están al día,son demasiado lustrosos y brillantes,viven en su propia burbuja. Los colegios de arqutectos deberían ser asaltados por jóvenes arquitectos en paro y ajustar la estructura y gastos colegiales a la realidad profesional: formación,bolsa de trabajo de lo que sea por un sueldo digno, promocionar entre las multinacionales la gran capacidad de trabajo de los arquitectos,gastos colegiales al mínimo,amarrar a las aseguradoras que nos están sacando los ojos....

Ampliar comentario
#18

Aquí se lo damos al más barato o al que reintegra más en "mordida"?

Ampliar comentario
#17

Intermediamos entre la administración y el profesional a cambio de una comisión, ¿Si nos quitan esa prebenda donde vamos a ir porque somos profesionales mediocres?

Ampliar comentario
#16

Así es. Y el Señor Granero, que sabe muy bien que sigue existiendo el problema de los falsos autónomos, incluso me atrevería a decir que ahora más que nunca, no entiendo muy bien porque lo niega. Si él desde su cargo niega esta práctica, los que la sufrimos, todavía estamos un poquito más indefensos. 

Ampliar comentario
#15
En respuesta a oveco

 

 

por un lado encontramos con estudios de arquitectos con 20 socios o despachos con 300 abogados (de junior a asociados) y es evidentemente que no se pueden considerar "profesiones liberales" en el sentido en que se entendían hace 100 años, pero tampoco son trabajadores operarios strictu sensu

 

todo esto no tendría tanta importancia si tuvieramos un mercado laboral acorde a nuestro entorno, y no un sistema hiperregulado rígodo e inflexible mercado laboral (este sí que es el un residuo franquista y los tonterías que diden algunos) que resulta totalmente protector con una parte de los trabajadores -los fijos- y deja totalmente desamparados a otros   es que nos encontramos situaciones como estas...

 

hace unos años la inspección de trabajo se puso seria y amenazó con reclamar las cuotas de seg. social a los grantes grandes bufetes de abogados... y estos contratacaron con solicitar la devolución del IVA correspondiente (si son trabajadores son salarios)... al final, tablas,,., y nos quedamos como estamos.

 

Ampliar comentario
#14

Quizás no todos los lectores saben lo que es eso de los "falsos autónomos". Yo lo explico. El estudio, el bufete o lo que sea no hace contratos laborales a sus empleados, sino mercantiles, para que el trabajador tenga que pagarse él la cotización a la Seguridad Social, previa alta por su cuenta en el régimen de autónomos. Es un fraude porque la situación real es la de un trabajador asalariado, pero la empresa se ahorra las cotizaciones a la Seguridad Social y otras cargas derivadas de la legislación laboral.

 

Se trata de una realidad generalizada en el mundo de las profesiones liberales. Sencillamente no es cierto que se haya erradicado. Preguntadle a cualquier inspector de trabajo o juez de lo social, a ver qué os dice. El trabajador puede reaccionar, y una denuncia a la Inspección o una demanda a la Jurisdicción Social suelen prosperar, pero a cambio de jugarse el puesto de trabajo y probablemente de acabar vetado en el sector.

Ampliar comentario
#13
En respuesta a santiago1965

 

 

los colegios profesionales... otra rémora anacrónica que carece de sentido en sentido en el siglo XXI.

 

eso sí.. como todo expolio al ciudadano-consumidor, se le dice que es "por su bien".

 

ya lo decía Adam Smith en el siglo XVIII,

 

Gente del mismo oficio rara vez se reune ni tan solo para alegrarse o divertirse sin que la conversacion termine en una conspiracion contra el publico"

 

En fin, a ver si se enteran los parásitos que infestan los colegios profesionales (médicos, arquitectos y abogados a la cabeza, pero todos los demás) de que los gremios se acabaron con el fin del antiguo régimen

 

menos "autoregulación", menos supervisión y menos pamplinas.. si tan útiles y buenos son para los profesionales, que se elimine de una vez la afiliación obligatoria. mientras la afiliación no sea voluntaria, no dejarán de ser lo que son: un impuesto revolucionario para exprimir a los profesionales y hacer que cuatro espabilados vivan sin dar un palo al agua.

 

 

Ampliar comentario
#12

Y en Alemania hubiesen dado la voz de alarma los Colegios ante el boom inmobiliario y la formacion de una burbuja??? porque aqui se limitaron a decir...."que siga la fiesta!!!"

El problema es que la sociedad, o gran parte de ella, ha perdido los valores y esto aplicado a los profesionales ha implicado que se han creado castas y poltronas cuya unica finalidad ha sido enriquecerse asi mismos, amigos y parientes, y punto. Ahora que poco a poco esto se va desmoronando comienzan a rasgarse la vestiduras :-)

 

A ver si algun dia algun miembro de alguna casta patria mira a Alemania para decir que ademas de mirar mas por la calidad, sueldos etc.. tienen algo que por los lares de las castas escasea: Verguenza y responsabilidad

 

 

Ampliar comentario
#11

¡Venga ya! Aquí se lo damos al amiguete, como todo.

 

El político nacional, taifeño o municipal, sea PP, PSOE, CiU o PNV, convoca un concurso amañado y otorga la obra a su cuerda, que le deberá favores que deberán ser devueltos. Todo entre amigos

 

¿O es que Urquijo, el que hizo la obra del PP de Génova y se levantó 900 000 euros en negro, era el más barato?

 

Ampliar comentario