La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

CONDICIONES MUY RESTRICTIVAS

Los dos últimos suicidios no se habrían evitado con el decreto antidesahucios del Gobierno

Miguel Ángel Domingo tenía 53 años. Era soltero y tenía un pequeño comercio de prensa, revistas y libros, junto a la frutería de su hermano. El
Foto: Los dos últimos suicidios no se habrían evitado con el decreto antidesahucios del Gobierno
Los dos últimos suicidios no se habrían evitado con el decreto antidesahucios del Gobierno
Autor
Tags
    Tiempo de lectura6 min

    Miguel Ángel Domingo tenía 53 años. Era soltero y tenía un pequeño comercio de prensa, revistas y libros, junto a la frutería de su hermano. El 25 de octubre se ahorcó. El mismo día en el que iban a ejecutar el desahucio de su vivienda.

    Amaia Egaña también tenía 53 años. Estaba casada y tenía un hijo de 21 años. Saltó al vacío desde la ventana de su casa el pasado 9 de noviembre. El mismo día que iban a echarla de su vivienda. Trabajaba desde hace cerca de 30 años en la empresa de transporte interurbano vizcaína (Bizkaibus), donde era responsable de recursos humanos. Su marido también tenía trabajo.

    Dos trágicos sucesos en menos de un mes que han reavivado la indignación social en torno al drama de cientos de familias que se encuentran a punto de perder sus viviendas y que han aumentado la presión sobre la clase política a la que urgen a tomar medidas contundentes para poner freno a esta situación.

    Esas medidas urgentes, que ahora deben plasmarse en el BOE, han cobrado forma bajo un Real Decreto-Ley, cuyo contenido dio ayer a conocer el Gobierno. Ni Amaia ni Miguel Ángel hubieran podido frenar el desahucio de su vivienda. Su 'perfil' no encaja dentro "los colectivos de mayor vulnerabilidad".

    Según el Decreto, se entiende por 'familias vulnerables' aquellas cuya renta no supere 3 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), lo que supone unos 1.600 euros al mes y 19.200 euros al año; en las que se haya producido una alteración significativa de las circunstancias económicas, es decir, cuando la carga hipotecaria se haya multiplicado, al menos, por un 1,5% en los últimos cuatro años; en las que la cuota hipotecaria supere el 50% de los ingresos netos y en los que se trate de un crédito garantizado con hipoteca sobre la única vivienda en propiedad.

    Pero además de todo esto, debe tratarse de familias numerosas, o con algún menor de 3 años a su cargo, familias monoparentales con dos hijos a su cargo o con alguna persona en situación de incapacidad para trabajar o discapacidad superior al 33%, personas en paro o que hayan agotado sus prestaciones de desempleo o víctimas de la violencia de género.  

    Un Decreto tan restrictivo como el Código de Buenas Prácticas de la banca

    Una retahíla de condiciones que hace temer a los expertos que vayan a dejar fuera a muchos afectados, tal y como sucedió con el Código de Buenas Prácticas de la banca, cuyo fracaso han reconocido desde el Gobierno y en cuya elaboración se fijaron exclusivamente criterios económicos para considerar si una persona está en riesgo de exclusión social, sin tener en cuenta que ser mayor de 65 años o tener una discapacidad pudiera agravar la situación.

    "El Gobierno ha cedido a la presión de la banca y se está excluyendo a la mayoría de los afectados", aseguraba ayer en RTVE Ada Colau, portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). "Una persona o familia vulnerable es toda aquella que puede perder su vivienda. No por capricho, sino por situación de necesidad sobrevenida y acreditada. ¿Una familia a punto de perder su vivienda con un hijo de 4 años no es vulnerable?", se preguntaba Colau.

    El Gobierno, por su parte, se defiende ante las críticas. El subsecretario de Economía y Competitividad y coordinador del grupo de trabajo sobre desahucios, Miguel Temboury, cifraba hoy entre 4.000 y 15.000 el número desahucios de primera vivienda, cuyo acreedor es el banco, en los últimos cuatro años.

    Las críticas, sin embargo, no se limitan a lo restrictivo del decreto. Los expertos también echan en falta que no se hayan contemplado, al menos por ahora, aspectos como la reforma de la Ley Hipotecaria, la dación en pago o el carácter retroactivo de las medidas o que no se haya aclarado, por ejemplo, qué va a pasar con las deudas de aquellas familias que además de perder su vivienda siguen manteniendo una deuda con el banco.

    No evitará injusticias

    "Se trata de medidas paliativas pero de ninguna manera solucionan el problema de fondo. No permiten al afectado poner el contador a cero salvo que ocurra un milagro. Simplemente se le da un balón de oxígeno durante dos años más ya que ni se contempla una condonación de la deuda, ni quitas, ni un arreglo desde el punto de vista financiero", apunta Javier Sevillano, experto en derecho bancario y de consumo del bufete de abogados Legal & Media. "La deuda no solo permanece, sino que se incrementa. ¿Qué va a pasar el día uno del año tres?".

    "No vale un umbral de renta. Nunca va a funcionar ya que si se marcan normas generales va a ser imposible evitar injusticias. Habrá casos sangrantes que no superen los listones", señala Luis Barriga, trabajador social y miembro de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales.

    "A corto plazo y lo más urgente es enfriar la situación. Y para ello es necesario analizar cada caso. Ver si se trata de deudores de buena fe a quienes les ha sobrevenido esta situación. Hay que determinar que no se trata de una quiebra estratégica y evitar la picaresca de quitarse el muerto de encima y que lo asuma el banco. Y una vez hecho esto, individualizar las soluciones", apunta Barriga. En su opinión, "determinar los umbrales de exclusión es un error de bulto ya que la exclusión es un proceso, una dinámica social negativa que sólo se puede medir a través de indicadores cualitativos y subjetivos".

    En su opinión, debería afrontarse "una reforma legal de mucho calado y compleja que podría llevar un año o un año y medio. Una legislación que ampare al ciudadano en caso de sobreendeudamiento".

    Por lo pronto, y en una segunda fase de actuación, el Ejecutivo sólo ha hablado de revisar los umbrales del código de buenas prácticas de la banca, para poder entrar en procesos de reestructuración de la deuda, de quita o, en su caso, de dación en pago. Así como de mejorar los procesos de subastas judiciales de inmuebles, revisar los intereses de demora y los mecanismos para dar mejor independencia a las tasadoras frente a las entidades bancarias.

    #10
    es todo una pena lo que esta pasando en españa vamos a leer lo que dice la costitucion
    Derecho recogido en la Constitucion Española
    Artículo 47
    Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada.
    Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas
    pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo
    con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las
    plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.


    Artículo 50
    Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente
    actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad. Asimismo,
    y con independencia de las obligaciones familiares, promoverán su bienestar mediante un
    sistema de servicios sociales que atenderán sus problemas específicos de salud, vivienda,
    cultura y ocio.

    ¿esta costitucion existe? ¿donde esta? ¿algien la conoce?
    Ampliar comentario
    #9
    Sin duda es un drama el tema de los deshaucios y lanzamientos que afectan a muchas personas.Pero se deberian poner las cosas en sus justos terminos y efectivamente los mas defavorecidos deberian tener apoyos legales que les permitan superar con dignidad la situacion. Parece que hay demasiada demagogia con el tema al magnificar la cantidad de afectados, que siendo muchos no llegan ni de lejos a los cientos de miles que manejan algunos medios y organizaciones. Pero debe quedar claro que aquellos mas desfavorecidos deben tener proteccion legal que les ayude.Me parece que en este sentido las medidas impulsadas por el gobierno cumplen ese objetivo. Pretender que situaciones diferentes a las contempladas en las medidas del gobierno y rentas mas altas tengan la misma proteccion es, me parece, una exageracion del problema. Corregir clausulas que puedan resultar abusivas en los contratos tambien tendra que ser un objetivo del ejecutivo.Pero que rentas superiores a 4.000 euros mensuales entren en este cuadro no deja de ser demagogia, salvo que lo que se pretenda es que nadie pague sus compromisos. Esto ultimo seria acabar con el &034;estado de derecho&034; y el caos.
    Ampliar comentario
    #8
    Matrimonio entrando en la 3ª edad. Él, recién jubilado, ella, ama de casa. Se comprarón un precioso ático de 200m2 por 60 millones de las antiguas pesetas, vendiendo su antiguo piso. Les queda al menos por delante 8 años de hipoteca.

    No les llega la pensión. Pero no piensan en vender el ático, eso lo último. Él se ha puesto a hacer chapuzas en negro, ella a planchar y cuidar ancianos. Están despotricando cada vez que les veo sobre como les &034;engañó&034; el del banco.

    No hay dinero. Bueno, sí que lo hay, cada día desayunan en el bar. Cada dos por tres él se baja con los amigos a tomar su cubata. Y este verano estuvieron en Peñíscola sus quince días, que hay que descansar.

    Sic transit gloria mundi.
    Ampliar comentario
    #7
    1 Lo siento pero incidentes como los del dia 14 contra la sucursal del santander se multipicaran, la sociedad si sabe quienes son los responsables, LA POLITICA LA BANCA y Algunos ENTRONOS JUDICIALES [Cuya idea de la justicia es bastante pobre].
    Ampliar comentario
    #6
    Un determinado porcentaje de nuestra población es, en distinta medida, proclive a las depresiones de carácter endógeno. Hay momentos de su vida en que su resistencia es, más o menos, normal.
    Sin embargo, si su estado anímico está en declive, basta con tensarles la cuerda por debajo de lo soportable para que la opción dramática del suicidio ocurra.
    Es sabido que los que sufren de episodios de depresión endógena están a nuestro lado, aunque no lo sepamos, y ... también se hipotecan.
    Para legislar en estos asuntos, se ha de saber algo más que de desahucios. Especialmente si se pretende limitar el poder de los dirigentes de la Banca, Botín, Fainé, Francisco González, etc, etc, para apretar la cuerda en los desahucios. Eso es vital.
    A los presidentes de Banca se les ha dado un excesivo poder para que cobren sus deudas, de modo que, a los que se encuentran en situaciones de debilidad económica los masacran en aquello que les queda.
    ¿Cuanto poder ha de permitírseles?. El que los dirigentes de la Banca condonen deudas a los partidos no debe capacitarlos para ser &034;los redactores en la sombra&034; de dichas leyes. Como realmente ocurre.
    Ampliar comentario
    #5
    Un determinado porcentaje de nuestra población es, en distinta medida, proclive a las depresiones de carácter endógeno. Hay momentos de su vida en que su resistencia es, más o menos, normal.
    Sin embargo, si su estado anímico está en declive, basta con tensarles la cuerda por debajo de lo soportable para que la opción dramática del suicidio ocurra.
    Es sabido que los que sufren de episodios de depresión endógena están a nuestro lado, aunque no lo sepamos, y ... también se hipotecan.
    Para legislar en estos asuntos, se ha de saber algo más que de desahucios. Especialmente si se pretende limitar el poder de los dirigentes de la Banca, Botín, Fainé, Francisco González, etc, etc, para apretar la cuerda en los desahucios. Eso es vital.
    A los presidentes de Banca se les ha dado un excesivo poder para que cobren sus deudas, de modo que, a los que se encuentran en situaciones de debilidad económica los masacran en aquello que les queda.
    ¿Cuanto poder ha de permitírseles?. El que los dirigentes de la Banca condonen deudas a los partidos no debe capacitarlos para ser &034;los redactores en la sombra&034; de dichas leyes. Como realmente ocurre.
    Ampliar comentario
    #4
    1 No te esfuerces en explicarle a esta gentuza, me refiero a los periodistillas de baja estofa.lo que es la moralidad y el respeto a la humanidad.

    Había una ley, no escrita pero siempre respetada, de no informar sobre los suicidios por el efecto llamada que eso suponía.

    Dado que la baja profesionalidad y competencia de muchos de los periodistas no les permite acceder a un puesto en el periódico, no tienen inconveniente en airear las miserias humanas para ver,si así, les cae algo. Una pena, pero &034;es lo que hay&034;.
    Ampliar comentario
    #3
    Y si Vd. no hubiera nacido, no habria escrito ese titular tan carroñero.
    Y si Zapatero hubiera... Y si mi abuela... Y si, y si, y si...

    Vd. puede elegir formar parte de los que se regodean con la basura o no. Puede elegir no utilizar el dolor ajeno.
    Ampliar comentario
    #2
    1 Los suicidios son todavía más ya que no se computan los encubiertos bajo accidentes de tráfico.

    Respecto al tendencioso titular de EC, el suicidio espoleta de la mujer vizcaína no encajaría en las medidas aprobadas ayer porque precisamente es un caso singular que no corresponde a un &034;desahuciado&034;: ingresos familiares de más de 4.000 euros.
    Ampliar comentario
    #1
    SOLO se suicidan en España una media de 2.800 personas al año. Sin menospreciar a los tres de las hipotecas, hay muchísimos casos por otros acontecimientos que no interesan al mundo publicitario. Así es España y los españoles.
    Ampliar comentario