La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

ASÍ LO DEMUESTRAN LOS PROCESOS

La banca miente: sí hace negocio al desahuciar y quedarse con los pisos

La banca se ha convertido en el blanco de la ira ciudadana por dejar en la calle a cientos de familias. Familias que, en la mayoría de
Foto: La banca miente: sí hace negocio al desahuciar y quedarse con los pisos
La banca miente: sí hace negocio al desahuciar y quedarse con los pisos

La banca se ha convertido en el blanco de la ira ciudadana por dejar en la calle a cientos de familias. Familias que, en la mayoría de los casos, además de perder su vivienda siguen manteniendo una deuda con la entidad de turno.

Ellos se defienden. No quieren ser los malos de la película. Han intentado calmar los ánimos al anunciar la paralización durante dos años de los desahucios en aquellos casos que sean de extrema necesidad, lo que despierta muchas dudas. Insisten, además, en que "los casos en los que se aprueba un desahucio son una excepción”, “el desalojo es la última opción”, “nuestra política es 'no al lanzamiento forzoso’, sí a la recuperación de la deuda” o "nosotros no hemos realizado ningún desahucio".

Unas afirmaciones que, aparentemente, contradicen la realidad. Desde que estalló la crisis hace ya cinco años se han producido más de 350.000 ejecuciones hipotecarias -la cifra incluye desde la vivienda habitual, segunda residencia, locales comerciales, garajes, naves industriales… - y casi a diario asistimos a algún desalojo.

Esta contradicción se explica, según los expertos, en que a la banca sí que le interesan los desahucios. “Lo que no le interesa al banco es que no le paguen. Cuando esto sucede, su principal objetivo es quedarse con el máximo posible. Y lo persiguen en los procesos de recuperación de la deuda”, comenta Mikel Echavarren, consejero delegado de Irea. “Entre los activos inmobiliarios, lo que menos les interesa es el suelo, porque no es líquido. La vivienda, sin embargo, sí porque es vendible”.

La entidad debe provisionar los inmuebles adjudicados y esa provisión va contra la cuenta de resultados. Sin embargo, teniendo en cuenta el precio al que se adjudica el inmueble y su control sobre el acceso a la financiación, el banco cuenta con margen para poner el inmueble en el mercado a precios competitivos y obtener un beneficio adicional en la operación. Sin olvidar que en la mayoría de los casos, además de perder su vivienda, el cliente moroso sigue debiendo dinero al banco.

De hecho, los expertos señalan que cuando la entidad se adjudica el inmueble de un particular, consigue un doble beneficio: la deuda de su cliente crece –intereses de demora, costas judiciales y gastos- mientras que el valor de la vivienda baja –si es la vivienda habitual, el banco se la adjudica por el 60%-.

"Se están dando muchos casos en los que la deuda que el cliente todavía mantiene con el banco tras perder su vivienda supera en importe al precio al que la entidad se ha adjudicado el inmueble", apunta Echavarren.

Para evitar este tipo de situaciones y que una vez que el afectado ha perdido su vivienda su deuda con el banco tienda a cero o sea relativamente asumible, los expertos consultados por El Confidencial sugieren una serie de pautas a seguir:  

Que las adjudicaciones no se puedan realizar por debajo del 85%

El abogado Carlos Guerrero, pone un ejemplo bastante clarificador. Un inmueble cuya tasación a efectos de subasta es de 300.000 euros y el capital pendiente de la hipoteca a la presentación de demanda de ejecución es de 220.000 euros:

El banco se adjudica la vivienda al 60%, por 180.000 euros. La deuda pendiente después de la subasta y la ejecución hipotecaria asciende a 40.000 euros de principal, cifra a la que hay que sumar unos 60.000 euros de intereses ordinarios, intereses demora y costas procesales. En total, el cliente mantiene una deuda con la entidad de unos 100.000 euros.

En lugar de tener una casa de 300.000 euros y una deuda de 40.000, el banco acaba adjudicándose el inmueble por 180.000, mientras que la deuda asciende a 100.000. El importe de la deuda supera el valor de la vivienda.

¿Qué ocurriría si el porcentaje mínimo de la adjudicación en la subasta pasase del 60% al 90%? El afectado pasaría de deber a la entidad de 100.000 a 10.000 euros. El banco se adjudicaría el inmueble por 270.000 euros. Si a los 60.000 euros de intereses y costas le restamos 50.000 euros -diferencia entre 270.000 y 220.000- quedaría una deuda de 10.000 euros, “totalmente asumible y aceptable”, apunta Carlos Guerrero.

 

“Jugando con esos porcentajes no se evitarían muchos desahucios pero se tendería a que la deuda fuese 0. Así se permitiría a los particulares que, aun habiéndose equivocado a la hora de firmar una hipoteca, pudieran levantarse. La ley de la segunda oportunidad. El fresh start en lenguaje anglosajón”, añade Mikel.

“De la misma manera que hay una escala o una tabla de embargos respecto a los salarios, podría hacerse de la misma manera pero con los inmuebles”, sugiere Santiago Viciano, socio del despacho de abogados V Abogados.  

Que los intereses de demora no superen en un 50% el tipo legal del dinero

“Los intereses de demora, las costas judiciales y los gastos acaban incrementando la deuda entre un 30% y un 40%”, comenta Viciano. “Cuando alguien no puede pagar de ninguna manera, no tiene sentido que se le estén aplicando intereses de demora del 20%”. Sin olvidar los costes derivados del proceso judicial y la ejecución hipotecaria que el banco acaba repercutiendo sobre el moroso.

Que la responsabilidad hipotecaria no sea superior al 15% de la deuda

La responsabilidad hipotecaria es la cantidad máxima de la que responde el bien inmueble en caso de ejecución de la hipoteca por impago del préstamo que garantiza. El importe viene establecido en la propia escritura pública donde se documenta el préstamo hipotecario, y su importe incluye el principal del préstamo, los intereses ordinarios y de demora y las costas y gastos de ejecución.

Normalmente, la responsabilidad hipotecaria se calcula añadiendo al importe del préstamo hipotecario un porcentaje que cada entidad establece libremente, si bien, por regla general, suele oscilar entre el 30%–50% del principal del préstamo.  

#68
Compartir
71 Sí, y cuánto sinvergüenza de razonamiento simple y facilón, siempre que le beneficie, hay por aquí. Verá usted, lo de pagar las deudas LEGALES no tiene ninguna duda, pero lo que ya es muy dudoso es que esa legalidad ampare las estafas o las deudas mafiosas.
Los únicos estamentos que pueden influir en el mercado inmobiliario, al alza o a la baja, son el Gobierno a través de sus leyes, y LA BANCA facilitando o nó la compra, dando o nó créditos. Más créditos = más facilidad = precios suben. Y la viceversa. La maniobra de LA BANCA está clara; no hay más que leer otras opiniones. Se va a quedar con cientos de miles de propiedades inmuebles, además de tener trabajando para ellos, como esclavos sin apenas derechos civiles, a los cientos de miles de anteriores propietarios, y sus familias. Y todo porque han jugado a la baja y no se puede vender, al no haber créditos para los compradores, lo que se compró en 100, y que ahora, dicen, no vale más de 60. Eso sí, todo muy legal. ¿¿Seguro??.
Ampliar comentario
#67
Compartir
Cuanta demagogia, falsedad, ignorancia y mentira hay en esta noticia y en el foro. Para empezar el consejero de Irea y otros abogados-picapleitos deberían callarse sinvergüenzas desagradecidos q viven de este injusto sistema y filosofía de vida de echarle la culpa a los demás. Siga rebuznando toda la tropa, sigan destruyendo el bienestar futuro de las personas y beneficiando, con excepciones, a todos los qles aprovechan: consultores y abogados defensores de los q no pagan, políticos q apoyan al q no paga,etc.etc. Porque el correcto funcionamiento del sistema financiero es en beneficio de todos, q parece a nadie entiende de q va todo esto. Hay partes de la legislación hipotecaria q necesitan reformas para adecuarlas a la realidad actual, pero lo q no se puede hacer es cambiar las reglas del juego y beneficiar al caradura o al q no cumple y no recompensar al que cumple con sus obligaciones
Ampliar comentario
#66
Compartir
Cuanta demagogia, falsedad, ignorancia y mentira hay en esta noticia y en el foro. Para empezar el consejero de Irea y otros abogados-picapleitos deberían callarse sinvergüenzas desagradecidos q viven de este injusto sistema y filosofía de vida de echarle la culpa a los demás. Siga rebuznando toda la tropa, sigan destruyendo el bienestar futuro de las personas y beneficiando, con excepciones, a todos los qles aprovechan: consultores y abogados defensores de los q no pagan, políticos q apoyan al q no paga,etc.etc. Porque el correcto funcionamiento del sistema financiero es en beneficio de todos, q parece a nadie entiende de q va todo esto. Hay partes de la legislación hipotecaria q necesitan reformas para adecuarlas a la realidad actual, pero lo q no se puede hacer es cambiar las reglas del juego y beneficiar al caradura o al q no cumple y no recompensar al que cumple con sus obligaciones
Ampliar comentario
#65
Compartir
61 TE HUELE EL ALIENTO A MIERDA.. se nota que eres uno de esos bancarios, engañador de viejecitas....y clientes confiados.
Espero que ponto pases al desempleo...
Que poca verguenza tienes.
Ampliar comentario
#64
Compartir
1º- Son pocos los casos en los que los bancos logran cobrar la deuda que pueda quedar pendiente después de que se hayan adjudicado la vivienda. Por eso se aceptan tantas daciones en pago [siempre, eso sí, tras asegurarse de que no hay más cera que rascar]. Desde este punto de vista, no es tan importante para los bancos que en los casos de subasta sin postores tengan que adjudicarse la casa por el 60% de la tasación inicial, o por una cifra superior; porque quede lo que quede, no se suele poder cobrar. El banco solo se perjudicaría si el porcentaje fuera tan alto que situara el valor de la vivienda artificialmente por encima de la deuda.

2º- Pero si se quiere que los precios de adjudicación en las subastas judiciales suban, y no se queden por debajo de los de mercado, lo que hay que hacer es que las subastas sean más transparentes [que se pueda inspeccionar adecuadamente el inmueble antes de la puja, que el depósito previo sea reducido, QUE LOS LANZAMIENTOS SEAN RÁPIDOS...]. En este sentido, la medida que acaba de acordar el gobierno suspendiendo los desahucios durante dos años [y luego, a saber] es una garantía para que nadie acuda a las subastas.
Ampliar comentario
#63
Compartir
No hay que olvidar, que el banco, ha ganado y reinvertido mas de 10 veces el dinero que el comprador de la hipoteca, le ha ido cancelando mes a mes.
Pero hay una cosa que yo digo y seguiré diciendo: Ahora con el dinero de todos, hay que financiar a los aprendices de especuladores. ¿ Si estos hubieran ganado 100 Mil euros en la venta de ese inmueble, lo hubieran repartido ?.
Señores, son las reglas del juego y hay que atenerse a ellas.
Ampliar comentario
#62
Compartir
63 Un prestamo con garantía restringida al piso supone que te dará únicamente un 40 o 50% de su valor; los intereses mas elevados, y a mas corto plazo.
Ampliar comentario
#61
Compartir
No estoy de acuerdo con el artículo. La mayoría de las ejecuciones, y dado el mercado inmobiliario hoy, las viviendas que se adjudican los bancos son prácticamente invendibles.
No querría una de esas viviendas ni regalada. A partir de la adjudicación tanto IBI como gastos de comunidad van de cuenta del banco. Muchas comunidades están esperando que ejecuten los bancos para poder cobrar las deudas dejadas por el anterior propietario que, en algunos casos, están ya fuera de España.
Del porcentaje de ejecuciones hipotecarias el que corresponde a vivienda habitual y de gente necesitada es un porcentaje pequeño. Esto no significa que se necesitaba dar solución urgente a estas familias.
Ampliar comentario
#60
Compartir

No entiendo, bueno, sí, porqué la prensa cuando hay víctimas en cualquier percance indican que fulanito, presunto autor bla, bla, bla,& Y cuando se trata de una entidad financiera se silencian los nombres de los responsables de quienes dictan las directrices de actuación. Parece que son rostros con careta, pero tienen su nombre y correspondiente DNI.
Los periodistas no les preguntan, parece que no existen aunque todos sepan que Botín, Fainé, Francisco González, etc, son sus responsables
Me gustaría que, como a los famosillos, al menos se les pregunte. Su calculado silencio es su técnica para dar a entender que ellos no tienen nada que ver con los desahucios. Que eso es cosa de ¡vaya usted a saber!
Ampliar comentario
#59
Compartir
56 lo siento pero no sabe lo que dice. El valor del piso era, efectivamente ERA. Los préstamos son siempre personales, y los hipotecarios tienen una garantia preferencial sobre un bien, pero se responde con todos los bienes presentes y futuros, eso al menos es lo que dice la ley, otra cosa es que esa ley sea injusta, pero no se deberia cambiar las normas en mitad del partido. Pero creo que a nadie se le obliga a firmar un préstamo, vamos creo. Existe una entidad que tiene hipotecario del que solo responde la vivienda, y no hace ni uno porque la gente no los quiero. lógicamente son mas caros.
Ampliar comentario
#58
Compartir
LA BANCA NOS APRIETA,
SOLUCION SAQUEMOS NUESTROS PEQUEÑOS AHORROS DE LOS BANCOS,
ES LO UNICO CON LO QUE PODEMOS LUCHAR CONTRA ELLOS

SACA TU DINERO
Ampliar comentario
#57
Compartir
59 60

¿La Banca solo? No hombre, no. Las empresas de luz, de gas y de agua tambien son esclavistas, usureras y explotadoras. Las de telecomunicaciones tambien. Y los supermercados y las distribuidoras tambien. El comercio, la hostelería, los servicios y el turismo. Toda empresa es mala, y el dinero y caulquier sociedad mercantil. Volvamos a la Edad de Piedra, al trueque y a las monedas de oro. Da asco y da pena tanta demagogia, tanta estupidez, tanto maniqueismo, tanto analfabeto, tanto izquierdismo ramplón e ignorante y tanta histeria ridícula contra el capitalismo y la empresa, del que la banca es solo una parte.
Ampliar comentario
#56
Compartir
55 La BANCA juega con dos barajas: una para ganar y la otra para no perder. Mi tesis es que los contratos de hipoteca están viciados de origen, por cuanto sólo obligan a una de las partes: el jodido cliente. Lea las manifestaciones que están haciendo estos días profesionales del derecho, también los jueces, para comprender lo bien tejida que tienen la tela de araña.
Ampliar comentario
#55
Compartir
Si, de verdad, el negocio fuera no quedarse con el inmueble, el banco lo haría así. No quieren ser los malos de la película, pero en realidad lo son. Ni los usureros de la edad media eran tan usureros como los bancos. Ud. compra un piso por 300.000 euros, ha pagado 200000 y se queda en paro o enfermo, así que no puede pagar. El banco se queda con su piso, con lo que pagó y seguro que todavía ud tiene que seguirle pagando por todas esas cosas que nos explica el artículo. Y todavía quieren que los creamos &034;buena gente&034;. No se transa con ud, a ver cuanto puede, con ayuda de familiares, ir pagando al mes de esos 100000 que le quedan, vamos a concederles a un interés un poco mayor, un poco¿eh? y cuando ud termine de pagar esos 100000, el piso es suyo. Esto sería de justicia, no de bondad, y habrían hecho negocio pues han cobrado más intereses.Lo que pasa es que todos, partidos, sindicatos, medios de comunicación, ciudadanos, les debemos a los bancos y nos cuidamos de meternos con ellos. Pero de buenos, nada, ni siquiera de justos. De esclavistas sí se les podría tratar
Ampliar comentario
#54
Compartir
24 Las ejecuciones de pisos buenos claro que se las quedan los allegados al banco, pero ésos son la excepción; la inmensa mayorìa de las ejecuciones de pisos lo son de baja calidad o en zonas saturadas de oferta, por lo que tienen muy mala reventa, de ahí que su provisión al 60% se queda corta y es la Sociedad de Gestión de Activos Inmobiliarios la que tendrá que intentar darles salida.

Ampliar comentario