La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

LOS EXPERTOS RECLAMAN CAMBIOS LEGISLATIVOS

¿Extrema necesidad? Frenar los desahucios depende de nuevo de la voluntad de la banca

Falta la letra pequeña. La respuesta que buscan cientos de familias a punto de perder su vivienda. ¿Es mi caso de extrema necesidad?Ayer, la Asociación Española
Foto: ¿Extrema necesidad? Frenar los desahucios depende de nuevo de la voluntad de la banca
¿Extrema necesidad? Frenar los desahucios depende de nuevo de la voluntad de la banca
Autor
Tags
    Tiempo de lectura5 min

    Falta la letra pequeña. La respuesta que buscan cientos de familias a punto de perder su vivienda. ¿Es mi caso de extrema necesidad?

    Ayer, la Asociación Española de la Banca (AEB) y la Confederación de las Cajas de Ahorro (CECA), y hace unos días el Gobierno, se comprometieron a lanzar un salvavidas a quienes están al borde de un desahucio. Un salvavidas que tiene como destinatarios únicos a quienes se encuentran en situaciones de "extrema necesidad" o "de especial vulnerabilidad". El propio ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguraba este lunes en una comparecencia ante la Eurocámara que ninguna familia de "buena fe" se quedaría sin vivienda. Unos términos demasiado ambiguos y subjetivos, según los expertos, que plantean más dudas que respuestas.

    ¿Quién y cómo se determinará que una familia se encuentra al borde del precipicio o bajo el riesgo de la exclusión social? Los abogados consultados temen que, tal y como ha sucedido con el Código de Buenas Prácticas, esta decisión y a quién afectará volverá a depender de la buena voluntad de las entidades financieras.

    En un escueto comunicado, la AEB afirmaba que la banca paralizará durante dos años los desahucios en marcha "por razones humanitarias y en el marco de su política de responsabilidad social”. Dicha nota no recogía, sin embargo, los criterios por los que la situación de una familia o un particular puede ser de "extrema necesidad".

    El Gobierno todavía no se ha pronunciado, aunque ha dado ya algunas pistas. Lo hizo en el Código de Buenas Prácticas sugerido a la banca hace ocho meses y que se ha revelado totalmente insuficiente, tal y como ha reconocido el propio Mariano Rajoy. Entonces se establecían algunas pautas muy restrictivas de las que se han beneficiado, según las fuentes consultadas por El Confidencial, poco más de un centenar de familias.

    Este código recoge, por ejemplo, que la vivienda debe ser la residencia habitual y única de la familia, que todos sus miembros deben estar en paro o sin ningún tipo de renta por actividad económica o que la cuota hipotecaria deberá ser superior al 80% de los ingresos netos del conjunto de la familia. También impone limitaciones en cuanto al valor de la vivienda afectada, entre 120.000 y 200.000 euros, según el tamaño del municipio.

    Del mismo modo, la semana pasada la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, se referían a las "situaciones de especial vulnerabilidad", las de aquellas familias con niños o mayores a su cargo pero sin que ninguna de ellas concretara más estos términos.

    "Sólo se retrasa un desahucio que finalmente acabará en liquidación"

    Los abogados consultados por El Confidencial desconfían de los anuncios realizados. "Se trata de medidas paliativas pero de ninguna manera solucionan el problema de fondo. No permiten al afectado poner el contador a cero salvo que ocurra un milagro. Ni se contempla una condonación de la deuda, ni quitas, ni un arreglo desde el punto de vista financiero", apunta Javier Sevillano, experto en derecho bancario y de consumo del bufete de abogados Legal & Media. "La deuda no solo permanece, sino que se incrementa. ¿Qué va a pasar el día uno del año tres?", se pregunta.

    "Lo más llamativo es que las familias seguirán dependiendo de la voluntad del banco, sin tener armas jurídicas para defenderse", señala Carlos Guerrero, abogado y socio fundador de MAB Legal & Corporate. "Lo verdaderamente importante es lo que apruebe el Gobierno en los próximos días. Entonces veremos si es un parche o un cambio legislativo de mayor calado ya que la primera gran duda que despierta el comunicado de la banca es qué se entiende por extrema necesidad".

    Al igual que Sevillano, considera que "con esta medida, el banco sólo retrasa un desahucio ya que si esa familia está en una situación de extrema necesidad, en dos años igualmente acabará en liquidación. Y lo que importa es que pueda comenzar de cero sin deudas, y no alargar un desahucio que acabará igualmente en una subasta por la que la familia se quedará sin piso, pero con deuda".

    Para Santiago Viciano, socio del despacho de abogados V Abogados, es necesario ir más allá, especialmente desde el punto normativo. "Culturalmente somos muy reacios a tocar toda la regulación relativa a los inmuebles y me temo que nos vamos a quedar a mitad de camino. Es necesaria una reforma legislativa eficiente. De lo contrario, dentro de dos años estaremos igual o peor que ahora".

    Sin olvidar, como apunta Luis Javaloyes, consejero delegado de Agencia Negociadora, "el agravio comparativo que esta medida produce respecto al que paga, al que hace el esfuerzo por estar al día con sus deudas. No podemos dar a entender que esto es una fiesta y que no pasa nada si no se paga porque al final se restringirá aún más el crédito".

    Por su parte, Alejandro Zornoza, director del servicio jurídico de la asociación de consumidores Asgeco, asegura que “este comunicado de prensa carece de un compromiso real. Asumir que se va a conceder una moratoria a aquellas familias que constituyan un caso de extrema necesidad, pero sin definir qué debe entenderse por extrema necesidad, convierte lo que debería ser una actuación pragmática en una práctica discrecional”.

    #23
    ¿Alguien ha firmado una hipoteca bajo tortura?
    Ampliar comentario
    #22
    21 Perfecto, pero como persona que no alquila desde hace anhos exijo que a mi me entreguen esa parte de la ayuda en reducciones de impuesto. No veo yo porque tengo que pagarle a nadie un piso que no se puede permitir cuando yo estoy de alquiler.
    Ampliar comentario
    #21
    ¿De verdad Udes se creen que nuestros politicos ván a legislar en contra de los intereses de la banca?, pero si nos están &034;robando&034; a base de impuestos para darles a ellos el dinero por la &034;cara&034;, sin ningún tipo de ética social.
    Un pariente que trabaja en Justicia, me ha comentado que todo seguirá igual y ella tendrá que seguir dictando sentencias de desaucio a voluntad de los bancos y las suspensiones temporales y las prorrogas son un truco para arruinar aún más a la gente. ¡¡Valiente pandilla!!
    Ampliar comentario
    #20
    La burbuja inmobiliaria que vivimos hasta hace poco es responsabilidad de la sociedad completa, no solo de una parte de esa sociedad.
    Muchos derrocharon el dinero, pero muchos más cometieron un solo pecado: comprar una casa donde vivir en función de las condiciones del mercado.

    Las versiones maniqueas no ayudan a resolver el problema, que no es solo del presente, también es del futuro, puesto que cuando suban los intereses, empezarán a tener problemas muchos que ahora no lo tienen.

    Es un problema social para todos y habrá que darle solución, y no a corto lazo y de modo parcial, sino más bien a largo plazo y de manera definitiva.

    ¿Por qué no se va a dar solución a este problema cuando se están dedicando grandes cantidades de dinero a sanear bancos, a gente que necesita dependencia, a emprededores, e incluso se dan ayudas a parados cuando ya se ha acabado la prestación o a otro tipo de grupos, como los que cobran el per, por ejemplo?

    Tenemos que ser reponsables, pero por el bien de toda la sociedad y de su evolución y desarrollo positivo, también hay que solucionar otro tipo de problemas, como este. Redundará en beneficio de todos.

    Saludos cordiales.
    Ampliar comentario
    #19
    14 Ella y su marido ingresaban 4.500 mensuales.

    Por cierto, desahuciados son los arrendatarios, cuando hay ejecución hipotecaria se llaman desalojados.

    Lo digo porque parece que todo el mundo se olvida de los inquilinos que no pueden pagar el alquiler, cuando en general debérían estar más protegidos ya que esos sí que carecen de cualquier ingreso y además no son responsables de una inversión insensata, como ocurre muchas veces con los hipotecados.

    Ampliar comentario
    #18
    Completamente de acuerdo con el comentario 11 y 12.No es políticamente correcto decirlo pero es la verdad.
    Para todos los que reclaman la dación en pago como ocurre en EEUU me gustaría que leyerais exactamente como funcionan allí las hipotecas.La propia dación en pago hace que el pago de hipoteca sea mucho mas cara que aquí y solo &034;beneficia&034; a quien no puede pagar.

    http://www.idealista.com/news/archivo/2011/03/25/0309046-estas-seguro-que-quieres-una-hipoteca-a-la-americana
    Ampliar comentario
    #17
    8 Ycual es el motivo, por el que nome paga a mi la hipoteca el estado?, hombre creo que es un racionamiento, correcto políticamente el suyo, pero no me sirve, la banca arriesga, pero el que compra también .
    Ampliar comentario
    #16
    Este comentario ha sido eliminado por el moderador.
    Ampliar comentario
    #15
    Todo aquello que no sea un cambio profundo en la Ley Hipotecaria, que evite el &034;derecho de pernada&034; del que presta al prestado, será un parche momentáneo, sin prácticamente ninguna solución real.

    El que hoy no tenga para pagar la deuda contraída, lo normal, es que tampoco lo tenga dentro de dos años, en los cuales se irán sumando los intereses del principal.

    La dación, no supone la condonación de la deuda, ---salvo clausula que lo indique en el contrato de la hipoteca--- por lo que esta persiste hasta la extinción total de la misma.

    Al rebufo del intento por paliar las consecuencias de una mala ley --permitida, consentida y que se han negado a modificar TODOS los partidos políticos -y en varias ocasiones denunciadas ante el Congreso---
    se aprovecharan unos pocos listos, y no se beneficiara a prácticamente nadie, solamente se aliviará la agonía.






    Ampliar comentario
    #14
    7 Está bien lo que escribes, pero te falta una tercera hipótesis:

    -Si el beneficiario de ese contrato de alquiler social NO PAGA, ¿ qué hacemos? ¿ Le regalamos el piso? ¿ Le damos otra subvención para que pague? o..... ¿Lo desahuciamos? y entonces..., estamos en la misma

    Con respecto a la &034;dación en pago&034; yo pienso que habría que hilar muy fino.
    Pongo un ejemplo:
    -Yo te presto 20 euros que tu te comprometes a devolvérmelos a final de mes. Con esos 20 euros te compras un paraguas y, a final de mes, pretendes devolverme, no los 20 euros que te presté, si no el paraguas que tu te has comprado. ¿ Sería justo?.

    Lo de la crisis, que incluye también la vivienda, es un problema muy serio que no creo pueda resolverse con demagogias baratas y zapateriles.

    La crisis mal gestionada se llevó por delante muchas cosas: El empleo fijo, que jamás volverá. La política de bienestar, que tampoco volverá. El pundonor personal, que costará recuperar. El respeto a las leyes.

    Incluso a una ley no escrita, pero siempre respetada,: No informar sobre los suicidios.Unos cuantos desalmados, [ y falsos periodistas] se regodean en el suicidio de las personas.
    Ampliar comentario
    #13

    Esto es pura DEMAGOGIA de los partidos políticos y demás tropa. Amaya Egaña, la mujer que se suicidó en Baracaldo, está provocando todos los cambios legislativos que se avecinan. Es triste que alguien se suicide, pero eso no puede ser la excusa para LEGISLAR A GOLPE DE TELEDIARIO; tampoco puede servir de excusa para arma el follón que están armando.

    Observen que Amaya y su esposo sí tenían trabajo. El problema es que había utilizado su piso para avalar a un hermano en una inversión& que salió mal. Y las inversiones a veces salen bien y a veces mal.
    Ampliar comentario
    #12
    Lo que siempre se ha necesitado es un ley que regule el sobreendeudamiento familiar con todas las consecuencias tanto para prestamistas como para prestatarios.

    Aunque parezca increíble la banca, sobre sus activos, sigue concediendo hipotecas a personas escasamente solventes llegando incluso a reunificar deudas en tales operaciones.
    Ampliar comentario
    #11
    Eráse una vez dos hermanos, Pablo y Jorge. Pablo en el año 2003 abandonó el bachillerato y se puso a trabajar de albañil. Jorge continuó estudiando un módulo de FP de contabilidad y en 2006 entró a trabajar en una pequeña empresa. En esos años, Pablo con el dinero que ganaba se compró una casa en Sanchinarro, un BMW y se fue con su entonces novia, con la que tuvo un niño, a Cancún 1 semana. Jorge se compró un coche de segunda mano y se fue con su novia de alquiler a un pisito en Torrejón de Ardoz, mientras iba ahorrando parte de sus ingresos para en su día comprarse una casa.
    En esto llegó la crisis y los dos se fueron al paro. Cuando se les acabó la prestación por desempleo, Pablo no pudo seguir pagando la hipoteca por lo que el banco inició el procedimiento de ejecución de la hipoteca. El día que fueron a desahuciarle, una multitud lo impidió a la puerta, mientras el lloraba de alegría y mostraba a su hijo en brazos. El Gobierno prohibió que le deshauciaran y obligó al banco a darle la casa en alquiler, que pagaría cuando pudiera.
    Jorge dejó de pagar el alquiler al acabarse sus ahorros y le desahuciaron en soledad. Moraleja, hazte cigarra.
    Ampliar comentario
    #10
    8 Sus dos soluciones olvidan que el problema no está en el régimen de la hipoteca, sino en que estamos en una situación de crisis que hace que haya aumentado el número de personas que no pueden pagar sus deudas durante un tiempo prolongado.
    Así:
    1. Respecto a la dación en pago, no enerva el desahucio y no está prohibida en nuestro ordenamiento. Lo que ocurre es que si imponemos la dación en pago, sólo los hijos de pudientes o los pensionistas podrán comprarse una casa porque, al disminuir la garantía, disminuye el montante de crédito que está dispuesto a ofrecer el banco. Luego, por ayudar a quienes se endeudaron en el pasado, vamos a impedir el acceso a una vivienda en propiedad en el futuro, y ello acaba repercutiendo también en el alquiler, que también se encarecerá, por un elemental principio de falta de competencia.
    2. Respecto a lo de pagar las deudas de particulares por el Estado, ofeciendo un alquiler social, generará una evidente discriminación entre quien fue precavido y decidió alquilar en vez de comprar [o sencillamente ni pudo comprar]. Es decir, nosotros transformaremos el cuento de la cigarra y la hormiga y haremos que ésta pague la casa en invierno a aquélla.
    Ampliar comentario
    #9
    No estoy de acuerdo con un cheque en blanco al calor de la emoción social que arrebata ahora a todos:

    - las medidas &034;antidesahucios&034; se deben restringir a los españoles de origen; los inmigrantes sin trabajo deben retornar [pues su razón de estar debe ser el empleo] y además tienen de hecho la dación en pago a su alcance [nadie va a ir a Ucrania o Perú a reclamarles la deuda].

    - las medidas debe estar encaminadas sólo a asegurar el disfrute de la vivienda habitual; no se debe privilegiar a los hipotecados frente a los arrendatarios y, encima, regalarles la propiedad sin pagarla.
    Ampliar comentario