la ciudad de las máscaras carnavalescas

Venecia en cuatro días: canales, góndolas, puente de Rialto y más

Un guía experto le ilustrará sobre las curiosidades más llamativas de la ciudad y su plaza de San Marco, inundada por la fuerza de las mareas sobre el agua

Foto: Panorámica de uno de los canales de Venecia. (iStock)
Panorámica de uno de los canales de Venecia. (iStock)

La ciudad de los canales, el destino de los enamorados, la reina del Adriático... Da igual qué nombre se elija para designar a Venecia, la urbe italiana donde las góndolas son una constante y donde los suspiros son tan 'frecuentes' que incluso dan nombre a uno de sus afamados puentes. Si aún no conoce las 120 islas que componen el mapa veneciano, ha llegado el momento de que ponga rumbo a una de las ciudades que estructuran el territorio con forma de bota más famoso del mundo.

Para conocer todos los secretos de Venecia, le será de mucha ayuda la visita panorámica guiada que se realiza por su callejero. Un guía experto le ilustrará sobre la curiosa 'marea' que inunda la plaza de San Marco cada vez que la Luna ejerce su fuerza de atracción sobre las aguas que rodean la ciudad —tan potente que incluso vestir katiuskas no evita terminar con la ropa empapada—, así como sobre otros monumentos venecianos de especial relevancia.

Plaza de San Marcos, en Venecia. (iStock)
Plaza de San Marcos, en Venecia. (iStock)

Entre ellos, no puede faltar el Palacio Ducal, uno de los edificios más fotografiados de Venecia, al estar anexado al archiconocido Puente de los Suspiros. Tan melancólico nombre se debe a la narración popular que cuenta que, al recorrer ese pequeño trayecto que unía el Palacio con la antigua prisión de la Inquisición, los presos exhalaban aire por última vez antes de perecer.

Aunque Venecia es —como París— conocida como la ciudad del amor, en este caso Cupido nada tiene que ver en la forma de designar a este puente de 11 metros de longitud. Tampoco puede faltar en su recorrido por la ciudad de los canales una parada en Santa María Formosa, una iglesia renacentista de paredes blancas levantada el mismo año del descubrimiento de América —1492— siguiendo los planos del arquitecto Mauro Coussi. La Casa de Marco Polo y otros lugares de especial interés también forman parte de esta completa ruta por los lugares más emblemáticos y conocidos de Venecia, como la conexión vital entre Rialto y San Marco, nombrada como la zona de la Mercerie.

Góndola y puente de Rialto

Viajar hasta Venecia y no montar en góndola podría considerarse —exageración mediante— delito imperdonable. Para no ser condenado como los presos de los 'suspiros', el precio de la ruta incluye un paseo en estos míticos medios de transporte venecianos impulsados por los 'gondolieri'. Durante 30 minutos, disfrutará de un recorrido sobre el agua de los canales menos transitados mientras se recrea con las vistas de la ciudad y toma fotos a bordo de estas clásicas barcas alargadas que suponen uno de los atractivos más románticos de los canales.

Góndolas en el Gran Canal de Venecia. (iStock)
Góndolas en el Gran Canal de Venecia. (iStock)

Tanto si el viaje lo realiza en pareja como si no, terminará perdidamente enamorado de la belleza de Rialto, el más antiguo de los cuatro puentes que cruzan el Gran Canal. Levantada en 1181, esta construcción se elaboró originariamente en madera y se quemó parcialmente dos siglos después de su finalización. Para evitar riesgos como este, la remodelación en piedra se propuso en el siglo XVI, consiguiendo la aceptación necesaria para llevarse a cabo. Su diseño, algo más bajo que los clásicos arcos romanos, lo convierte en uno de los más fotografiados de Venecia.

Uno de los encantadores rincones de Venecia. (iStock)
Uno de los encantadores rincones de Venecia. (iStock)

En los alrededores de Rialto se pueden encontrar múltiples restaurantes donde degustar recetas italianas tan típicas como la pasta o la pizza. Recuerde preguntar siempre el precio del cubierto antes de sentarse a la mesa: es frecuente encontrar establecimientos donde el coste de los platos resulte económico, pero luego se llevará la desagradable sorpresa de que le han sumado en el tique el 'extra' del precio del cubierto. No olvide pedir un capuchino a cualquier hora del día y saborear el mítico Spritz veneciano: un cóctel elaborado con vino blanco, agua con gas y una bebida de intenso color naranja llamada Aperol.

Recomendaciones: 'vaporetto', Murano y Burano

Si ha sabido aprovechar sus días en Venecia y tiene tiempo para seguir exprimiendo la ciudad, no dude en coger alguno de los 'vaporetti' que sirven como autobuses acuáticos entre distintos puntos. Puede elegir el que le lleve a la colorida isla de Burano, un lugar perfecto para inmortalizar el arcoíris en sus llamativas fachadas pintadas de alegría. No hay que confundir esta ciudad con Murano, pues este enclave es conocido por sus fábricas de vidrio soplado, donde se elaboran diseños de lo más increíble teniendo en cuenta el frágil material con el que trabajan.

Algunos de los colores de Burano. (iStock)
Algunos de los colores de Burano. (iStock)

También puede poner rumbo hacia el cementerio de Venecia, un lugar muy curioso teniendo en cuenta que los enterramientos se realizan en una isla completamente diferente a la que desarrolla la vida diaria. San Michele también es conocida como la 'isla de los muertos', y a día de hoy aún continúa utilizándose como camposanto.

La actividad prosigue por la noche, pues los 'vaporetti' le proporcionarán unas vistas únicas de los palacios que iluminan su bella arquitectura. Recuerde que Venecia es una ciudad para perderse y, quién sabe, quizás a su regreso a casa pueda contar que se topó cara a cara con un azogado Casanova, protagonista de cualquier cuita amorosa.

Viajes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios