nada que ver con un spa para adultos

Spa para bebés en Madrid: relax y bienestar para recién nacidos

Si su máxima prioridad es el bienestar de su familia, esta propuesta colaborará con su objetivo favoreciendo el desarrollo motriz y psicológico de su hijo

Foto: Instalaciones del spa para bebés
Instalaciones del spa para bebés

La experiencia de tener un hijo convierte la vida del recién nacido en la máxima prioridad para los padres. Su educación, su alimentación, sus cuidados y su bienestar pasan a encabezar la lista de objetivos de papás y mamás. Para ayudar a los que acaban de ampliar su familia a fomentar el desarrollo –tanto físico como mental– de su pequeño, existen planes que permiten al bebé disfrutar de los beneficios del agua en un spa especialmente diseñado para aquellos cuyas edades están comprendidas entre los cero y seis meses.

Destierre de su mente la comparación entre este servicio disponible en Madrid y los clásicos spas para adultos donde se pueden encontrar jacuzzis de burbujas, cuellos de cisne proyectando agua a presión o baños turcos. Las instalaciones donde se proporcionan estas experiencias están ideadas pensando especialmente en las familias, su comodidad y sus necesidades, y es por eso que incluso disponen de una sala de lactancia donde las madres pueden amamantar a sus bebés disfrutando de un espacio íntimo y tranquilo.

Los bebés flotan gracias a este flotador patentado por la UE
Los bebés flotan gracias a este flotador patentado por la UE

En este spa para recién nacidos hay piscinas de flotación para que los niños pierdan el miedo al agua y sean beneficiarios de todas las propiedades terapéuticas del líquido elemento. Durante un tiempo estimado entre 10 y 15 minutos, los bebés se divertirán nadando por ellos mismos aunque no sepan mover los brazos para mantenerse a flote: gracias a un flotador patentado por la Unión Europea se sentirán como pequeños pececillos mientras los padres disfrutan viéndoles sonreír y ejercitar sus habilidades motoras.

Se recomienda que, antes de acceder a las instalaciones del spa, el bebé haya descansado bien y haya sido convenientemente alimentado. De esta manera, se sentirá cómodo y relajado y no habrá nada que le impida disfrutar de ese primer contacto acuático. Los papás solo tendrán que acordarse de llevar los pañales que utilicen habitualmente y, en el caso de que al bebé no se le dé el pecho, la toma de biberón que por horario le correspondería.

Masaje terapéutico y picnic para los papás

Tras el baño en agua postnatal, los bebés recibirán un masaje –bien dado por especialistas, bien dado por alguno de sus padres– para que el tacto se convierta en un sistema de comunicación. Según los expertos, este tipo de prácticas ayudan a reducir las molestias a causa del estreñimiento y cólicos que suelen sufrir los recién nacidos, además de contribuir en la lactancia, realizar un seguimiento de los estados emocionales del pequeño e incluso colaborar a la recuperación de las madres en los casos de posible depresión postnatal.

Puesto que la experiencia en el spa se realiza en horario de mañana (de lunes a sábados, y cerrado todo el mes en agosto), se ofrece un servicio opcional para que los padres también se den un capricho. Un picnic compuesto de dos bocatas de jamón, dos refrescos o zumos, patatas fritas y bombones será el piscolabis perfecto para disfrutar de un día inolvidable en familia.

Viajes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios