'hammam' y menú para dos

Baños árabes, masaje relajante y cena en Madrid

La capital de España se convierte en un lugar perfecto para disfrutar de la milenaria cultura que supo ver en el agua un descanso para el día a día

Foto: Baños árabes en Madrid.
Baños árabes en Madrid.

Cuesta creer que en pleno centro de Madrid, a tan solo cinco minutos andando desde la Puerta del Sol, se encuentre un oasis de paz en tan bulliciosa urbe. Para alejarse del estrés y decir adiós a la rutina sin salir de la zona más concurrida de la capital, se puede disfrutar de un relajante masaje en los baños Hammam Al Ándalus. Existen paquetes de experiencias que permiten contratar este servicio de masaje y baño incluido en sus diferentes 'piscinas' de agua a temperatura fría, templada y caliente.

Disfrute del relax más absoluto para dejar atrás los nervios y dejarse llevar por el silencio. Hablar en voz baja o, incluso, permanecer callado durante la visita es una condición indispensable para conseguir que la paz se cuele a través de todos los poros de la piel. El baño en sus termas, los aromas embriagadores de diferentes esencias y la tenue iluminación serán la combinación perfecta para hacer de su visita un auténtico lujo para el bienestar.

Déjese llevar por los aromas del pasado y olvide el estrés.
Déjese llevar por los aromas del pasado y olvide el estrés.

El masaje en el 'hammam' —nombre con el que se conoce a este tipo de baños— se realiza aplicando suaves presiones sobre puntos de gran congestión muscular, como la espalda o las piernas, untando la piel con el aceite esencial que el cliente haya elegido entre todos los disponibles. Una gran cantidad de fragancias se exponen ante su sentido del olfato para que, a través de ellas, consiga llegar al estado de relajación que busca.

Paseo relajante y cena para dos

Tras la experiencia en este 'hammam' madrileño, que transporta a sus visitantes a siglos atrás, nada mejor que un paseo por Madrid para hacer hambre antes de cenar. Con una agradable sensación de serenidad recorriendo su organismo, para hacer tiempo antes de la cena se dejará llevar hasta los jardines del Palacio del Príncipe de Anglona, sito en la calle homónima ubicada a tan solo 10 minutos a pie desde los baños.

Estos jardines son un pequeño pulmón verde datado a mediados del siglo XVIII cuya obra firmó un diseñador de espacios tan conocidos como los jardines de la Moncloa o el palmeral de Elche. Sus reducidas dimensiones permiten a los visitantes olvidarse por un tiempo de los quehaceres diarios y dejarse llevar por la tranquilidad que transmiten los grandes árboles y pequeños parterres 'sembrados' por sus rincones.

Los jardines del Príncipe de Anglona, en Madrid.
Los jardines del Príncipe de Anglona, en Madrid.

Una vez que el apetito se hace notar, el restaurante Libertad 26 le recibirá encantado para ofrecerle un menú nocturno a compartir con una bebida incluida por persona. Aunque estos planes están ideados para realizarse por las tardes, puede modificarse al horario de mañana y acudir al establecimiento para comer en lugar de realizar la última comida del día. Entre los platos que se sirven, se pueden degustar, entre otros, croquetas caseras de jamón, calamares a la andaluza, gambones empanados o 'shots' de salmorejo. ¿Qué mejor plan para una aburrida tarde en Madrid?

Viajes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios