Barcelona, 18 jul (EFE).- Un total de 4.200 municipios españoles están afectados por problemas graves de despoblación, según un estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) que también alerta de que 1.840 de ellos han sido identificados como espacios rurales en riesgo de despoblación irreversible.

El estudio "La sostenibilidad demográfica de la España vacía", que publica hoy el Centro de Estudios Demográficos de la UAB, se ha basado en el estudio de los 4.955 municipios españoles que cuentan con menos de 1.000 habitantes.

En España hay un total de 8.125 municipios, de los que los 4.955 analizados conforman el 60 %, ocupan el 40 % de la superficie del país pero apenas concentran el 3 % de población, ha explicado a Efe el profesor del Departamento de Geografía de la UAB y autor del estudio, Joaquín Recaño.

El estudio sitúa los municipios con peor futuro en Castilla y León, Castilla-La Mancha, Teruel y La Rioja, y los de mayor resiliencia demográfica en el Valle del Ebro, al sur de la línea que une Cáceres con Toledo, en la montaña pirenaica y en las regiones mediterráneas.

Por contra, el estudio señala municipios situados en el sur de España y los contiguos a la costa mediterránea y en la atlántica como los que gozan de estabilidad demográfica.

Al analizar los 4.955 municipios, el autor del estudio ha aclarado que 30 de ellos están situados en Asturias y Galicia y no han podido ser estudiados porque los datos agregados municipales no permiten constatar la verdadera dimensión de los problemas demográficos de sus zonas rurales, caracterizadas por un poblamiento disperso.

Para el restos de municipios se han establecido tres grupos. En el primero se sitúan los espacios rurales de resiliencia demográfica, que conforman 1.463 municipios y se localizan en la periferia de la Meseta, de mayor tamaño, mayores densidades y menor impacto de la emigración y con una cierta estabilidad demográfica.

Otra tipología son los llamados espacios rurales de emigración, que incluyen 1.622 municipios, se sitúan en una altitud elevada, tienen una media de 175 habitantes, sufren pérdida de población, cuentan con un número importante de residentes masculinos, relativo envejecimiento y alto impacto de la emigración.

La última tipología se corresponde con los espacios rurales en riesgo de despoblación irreversible, donde se encuentran 1.840 municipios que pueden llegar incluso a la extinción demográfica, cuya media de población es de 110 habitantes, están situados a máxima altitud, sufren envejecimiento severo y emigración femenina muy elevada.

El estudio concluye que la despoblación rural plantea un reto demográfico de primer orden, que requiere adoptar medidas rápidas y precisas para favorecer su subsistencia demográfica y económica.

El profesor ha detallado que la emigración "ha perdido empuje y han cobrado más importancia las pérdidas de población por una natalidad muy baja y una mayor mortalidad por envejecimiento, por lo que el escenario se ha agravado y presenta ya un serio problema de sostenibilidad demográfica".

"Una vez que los efectos de la crisis económica han diluido la ilusión de la inmigración como panacea para resolverlo, la cruda realidad nos ofrece un espacio que se debate entre la necesidad de una transformación radical y el riesgo de extinción" añade el profesor.

El estudio señala que los dos últimos grupos estudiados conforman la "España vacía", cuya "supervivencia está en juego" y señala que los que están en riesgo de despoblación irreversible son los que tienen las tasas de natalidad más bajas, las más altas de mortalidad, una mayor emigración neta y la menor atracción de la inmigración exterior".

Los municipios con peores perspectivas de futuro se localizan en las áreas circundantes de Madrid, especialmente Castilla y León, con todas sus provincias implicadas en mayor o menor grado y Castilla - La Mancha, con una situación de insostenibilidad demográfica en los municipios más pequeños de Guadalajara y Cuenca.

También destacan Aragón, con especial protagonismo de Teruel y, finalmente, La Rioja.

Por el contrario, los que presentan una mayor resiliencia demográfica se encuentran en las provincias del Valle del Ebro, el espacio en el sur que une Cáceres y Toledo, la montaña pirenaica y las regiones mediterráneas.

El estudio afirma que las perspectivas de futuro de los municipios estudiados varían y en algunas zonas su capacidad para adaptarse y superar las dificultades va ligada a actividades económicas relacionadas con el turismo rural, segundas residencias o recursos ligados al territorio y, en menor medida, el mantenimiento de unos mínimos de población.

El artículo señala el problema que supone que la mayor parte de estos municipios no puedan retener a los habitantes más jóvenes, especialmente las mujeres, y no son especialmente atractivos para los potenciales inmigrantes. EFE