Redacción deportes, 17 jul (EFE).- Deliber Rodríguez Ramírez, ganador de la medalla de bronce en la final de los 400 metros, clase T20 de discapacitados intelectuales, en el Mundial de atletismo adaptado de Londres, declaró que no se cree aún su puesto en el podio por el año tan complicado que ha pasado.

Deliber Rodríguez terminó la final en cuarto lugar con un tiempo de 49.48, pero el francés Kouakou fue descalificado y perdió su puesto en el podio. El ganador fue el brasileño Daniel Martins y la plata se la llevó el ecuatoriano Damián Carcelen.

"La medalla tiene un sabor agridulce, aunque estoy contento. Este año he tenido muchas lesiones, venía flojo y no me esperaba un cuarto o un tercer puesto. Esperaba meterme en la final, pero luego he ganado una medalla, así que no me lo creo aún", dijo Deliber.

En la fase de clasificación para la final, su hermano, Dionibel Rodríguez, fue descalificado y no pudo pelear por las medallas.

"Mi hermano vino a pelear por una medalla, pero las cosas son así. Mañana cuando me la cuelguen es como si se la colgaran a él y se la dedico", destacó.

La medalla de bronce de Deliber Rodríguez es la tercera de España en estos Mundiales.

La primera fue para el corredor balear Joan Munar, en los 100 metros clase T12 de discapacitados visuales, y la segunda de la madrileña Sara Andrés, en los 400 metros categoría T44 de discapacitados físicos. EFE

1011041