Rabat, 21 jun (EFE).- Un grupo de 250 marroquíes llevan un mes secuestrados por varias milicias en Libia, después de ser detenidos cuando trataban de pasar ilegalmente a Europa, informó hoy el diario Assabah.

Según el rotativo, parte estas personas se encuentran en varios campos de detención donde, según informes internacionales, la tortura es una práctica sistemática, mientras que otro grupo están encerrados "en condiciones inhumanas" en locales utilizados por las mafias de tráfico de personas.

La mayoría de estos inmigrantes proceden de la localidad de Beni Melal y Fkih Bensaleh (centro de Marruecos) y de los pueblos cercanos, y todos pertenecen a familias pobres.

Estas personas llegaron a Libia a través de Túnez y una vez en Libia fueron secuestrados por diferentes milicias que los encerraron en cárceles en Trípoli y en otras ciudades para chantajear a sus familias para liberarlos.

El diario indicó que las redes de tráfico humano aprovecharon esta situación para pedir a los familiares de los inmigrantes importes de dinero de hasta 30.000 dirhams (3.000 euros) para ayudar a sus hijos a tramitar su vuelta a su país.

La misma fuente añadió que la Policía marroquí desmanteló el pasado lunes una red especializada en la inmigración clandestina hacia Libia y fueron acusados de "constitución de una banda criminal y de fraude", entre otros cargos.

Tras haber estrechado el cerco sobre el movimiento de la inmigración clandestina desde las costas del norte de Marruecos, o Ceuta y Melilla, muchos inmigrantes de diferentes nacionalidades prefieren la vía marítima a través de Libia ante la falta de control y seguridad en este país. EFE