Madrid, 19 jun (EFECOM).- China se consolida como uno de los destinos clave para el sector agroalimentario, gracias a una emergente clase media interesada en productos occidentales "seguros", tendencia que puede ir a más de la mano de la gastronomía y la restauración españolas y de las nuevas conexiones logísticas.

La pujanza de las plataformas en Internet (Alibaba, JD o DHGate, por ejemplo) ofrecen nuevas oportunidades -China posee el mayor mercado de comercio electrónico "B2C" del mundo- y se abren expectativas comerciales con la línea férrea Madrid-Yiwu, que acorta a 13 días las expediciones en comparación con los fletes por barco.

Según el director general de Tradeco (firma que ha asesorado a compañías como Aceites del Sur, Joselito, Carmencita, Helios, Ibercacao o Inés Rosales para este país asiático), Carlos Barón, ahora "pegan fuerte" allí productos españoles como los cítricos, ciertas frutas con hueso, la leche, la carne de cerdo o la cerveza.

La directora de proyectos de la firma Henkuai -especialista en servicios de comunicación y marketing dirigidos a ese mercado-, Zihan Qi, ha explicado que los chinos no saben demasiado de la cocina española pero "cuando la prueban, les encanta" porque hay sabores similares.

España se confirma como tercer mayor exportador mundial de carne de cerdo a China, por detrás de Alemania y de EEUU.

La responsable de desarrollo de exportación de Carnes Selectas 2000 (grupo Campofrio Food), Linda Chen, ha indicado a Efeagro que el vino es uno de los productos españoles más conocidos y, aunque el porcino está muy extendido, pocos conocen su procedencia porque "se vende sin marca" (es importado, refrigerado o congelado).

El director de Interporc, Alberto Herranz, ha detallado que el comercio de porcino de capa blanca a China alcanzó la cifra récord de 400 millones de euros en 2016 y ahora el objetivo es ampliar el número de empresas homologadas para exportar -actualmente 29- y aumentar la variedad de productos para que no sólo reciban orejas, rabos o "manitas", muy apreciadas, sino también jamón curado.

Las exportaciones agroalimentarias a China sumaron 1.169,5 millones en 2016, tras dispararse un 48 % má, si bien hay posibilidades de crecimiento para pescados congelados, quinta gama, cereales de desayuno, snaks o bebidas, concluyen los expertos. EFECOM