Madrid, 25 may (EFE).- La asociación Música en Vena ha presentado hoy el proyecto Músicos Internos Residentes (MIR), que pretende demostrar científicamente el impacto positivo de la música en directo en un determinado tipo de pacientes y que podría utilizarse como "un medicamento que cura".

Esta investigación, aprobada por el Comité Ético de Investigación Científica (CEIC) del Hospital 12 de Octubre, ya está iniciada en los servicios de Medicina Intensiva, Neonatología y Rehabilitación de este centro hospitalario, y se pretende ampliar a Neurología, Hematología y Cardiología.

En rueda de prensa, el director de Música en Vena, Juan Alberto García, ha señalado la importancia de "humanizar la sanidad" mediante música, como hace su asociación desde hace cinco años en diversos hospitales de Madrid, con más de 1.600 conciertos y 32.000 pacientes beneficiados.

Y es que "la música cura", ha asegurado, cuando, por ejemplo, las pulsaciones de un paciente en cuidados intensivos se estabilizan al escuchar "una partita de Bach" de un músico que toca en directo.

O cuando un bebé neonato se agarra al pecho de su madre por primera vez y empieza a alimentarse al escuchar una nana flamenca susurrada al oído.

"La música tiene sentido en los protocolos sanitarios, pues mejora la recuperación de todo tipo de pacientes", ha indicado García.

Uno de los impulsores del proyecto, el neurólogo y compositor Yerko Ivánovic, ha explicado que el objetivo del mismo es demostrar mediante la "evidencia científica" que la música puede ser "un medicamento más" para aplicar en los tratamientos de los pacientes.

Según él, la música ha demostrado que puede cambiar la estructura cerebral en niños, al aumentar el tamaño del cuerpo calloso o el cerebelo y, si producen cambios en personas sanas, también pueden hacerlo en enfermos.

"El cerebro puede ser modulado y moldeado de una manera positiva para conseguir, por ejemplo, que un paciente después de un ictus pueda caminar y tener un desempeño dentro de la normalidad", ha aseverado Ivánovic.

Además, el proyecto MIR no solo sirve para mejorar la salud de los pacientes, sino que también pretende dar empleo a más de cien músicos jóvenes en situación de desempleo, un colectivo con un alto paro con solo el 8 % de los artistas viviendo de su profesión en España. EFE