Ginebra, 10 may (EFE).- El alemán Hans-Joachim Eckert y el suizo Cornel Borbély, que aún investigan casos de presuntos sobornos y corrupción en el marco del escándalo "FIFAgate" destapado por EEUU, no continuarán al frente del Comité Ético independiente de la FIFA.

El Consejo de la FIFA, reunido el martes en Manama (Baréin), decidió no renovar el mandato del juez alemán, presidente de la cámara de resolución, y del fiscal suizo, responsable de la de investigación. En su lugar, el 67 Congreso de la Federación Internacional ratificará mañana el nombramiento de la colombiana María Claudia Rojas y del griego Vassilios Skouris.

La magistrada colombiana, expresidenta del Consejo de Estado de su país, presidirá la cámara de Investigación y Skouris, que fue presidente del Tribunal Europeo de Justicia en Luxemburgo durante 12 años hasta 2015, la de Resolución.

Los dos afectados han calificado en un comunicado conjunto al decisión de "políticamente motivada" y advirtieron que supone "de facto el fin de los esfuerzos de reforma" de la FIFA anunciados a raíz del escándalo para fomentar la transparencia, investigar los casos y recuperar la confianza en la entidad con sede en Zúrich.

El "FIFAgate" salpicó incluso al expresidente de la FIFA Joseph Blatter, al ex secretario general Jérôme Valckey, y al expresidente de la UEFA Michel Platini, y ha llevado a múltiples suspensiones de funcionarios del mundo del fútbol y de la FIFA.

"Esto llevará inevitablemente a una renovada pérdida de confianza y dañará más la ya de por sí perjudicada imagen de la FIFA", señalaron Eckert y Borbély, según recogen hoy los medios suizos.

"En consecuencia, la no renovación de los mandatos tendrá un impacto negativo en la FIFA a medio y largo plazo", recalcaron, y destacaron que sus sucesores tendrán que familiarizarse ahora con los casos y el proceso, lo que provocará "largos retrasos en investigaciones y procedimientos en marcha y complicará el procesamiento de violaciones del código ético".

"Parece que los responsables de la FIFA han dado concedido mayor peso a sus intereses propios y políticos que a los intereses de largo plazo de la FIFA", lamentaron Eckert y Borbély, por lo que Infantino y el consejo han "aceptado poner en riesgo la integridad y, por ende, el futuro" del fútbol, denunciaron además.

Los casos más emblemáticos de Eckert, que forma parte de la cámara de resolución del Comité Ético independiente desde 2012, incluyen la suspensión de Blatter y Platini, y también jugó un rol en la investigación contra Infantino el año pasado por haber aceptado ofertas para vuelos privados de Moscú y Catar.

Finalmente Infantino fue absuelto tras considerar la investigación que no había violado ninguna norma.

Borbély fue vicepresidente de la cámara de investigación entre 2013 y 2014, cuando fue nombrado presidente.

Dirigía la investigación contra el expresidente de la Federación Alemana de Fútbol (DFB) Wolfgang Niersbach y el exvicepresidente y leyenda futbolística alemana Franz Beckenbauer por la adjudicación del Mundial de 2006. EFE