Cuenca, 21 abr (EFE).- El Liberbank Ciudad Encantada, tras reencontrarse con la victoria la pasada jornada en Santander ante el Auto Gomas Sinfin, tiene este sábado otra prueba de fuego al recibir al Abanca León Ademar, segundo clasificado y único equipo que ha plantado cara al campeón Barcelona Lassa.

Para el cuadro conquense este es el encuentro más difícil que le resta hasta el final de Liga en su lucha por la quinta posición, que ahora ocupa el Anaitasuna, con un punto de ventaja y, a la espera del choque con el equipo navarro, el Liberbank necesita un punto como mínimo para arrebatarle ese puesto.

El equipo conquense es consciente de la dificultad que entraña este partido, teniendo en cuenta la calidad de su rival, y el técnico, Lidio Jiménez, ha destacado que el objetivo de su equipo ante el Ademar será "competir, competir y competir".

"Si lo hacemos bien, a lo mejor llegamos al final del encuentro con opciones de ganar. Debemos hacerlo todo muy bien para tener opciones de victoria porque nos enfrentamos al equipo más en forma del campeonato junto al Barcelona", ha advertido.

Jiménez no ha regateado elogios al cuadro leonés: "Viene de perder por uno ante el Barcelona y con opciones de empatar, lo que indica su calidad".

Para este encuentro, la única novedad es la baja del central Rafa López a causa de un golpe que recibió hace dos jornadas en la pierna izquierda, a los cinco minutos de reaparecer tras diez meses lesionado, y tampoco podrá jugar Nacor Medina. EFE.

1010060