Vitoria, 21 abr (EFE).- Un juzgado de Bilbao ha declarado "disconforme a derecho" el acto de recibimiento que el Ayuntamiento vizcaíno de Lekeitio dio al expreso de ETA Andoni Gabiola el pasado 16 de septiembre al estimar que el consistorio no podía ceder ese espacio para homenajear a una persona condenada por terrorismo.

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 5 de la capital vizcaína ha anulado así en una sentencia a la que ha tenido acceso Efe ese acto y ha condenado al consistorio, gobernado por el PNV, a pagar las costas del juicio, tal y como reclamaba la Delegación del Gobierno en el País Vasco.

Gabiola fue recibido a la entrada del consistorio y posteriormente se le tributó un homenaje en el salón de plenos, donde el expreso de ETA se sentó en el sillón que habitualmente ocupa el alcalde.

El Ayuntamiento alegó que no se produjo una cesión del edificio ya que no hubo una resolución administrativa en la que se acordase ceder el salón de plenos. Sin embargo, el Juzgado considera que sí la hubo porque, de hecho, el acto se celebró en el consistorio "sin que la entidad local adoptara ninguna medida para evitarlo".

"No resulta factible que pueda realizarse un acto público de homenaje a una persona, con abundante presencia de ciudadanos y medios de comunicación, en el salón de plenos -lugar principal del edificio- sin que el Ayuntamiento tenga conocimiento de dicho acto", señala el juzgado de Bilbao.

Además recuerda que el acto fue "un homenaje a una persona que fue condenada por delitos de terrorismo" y considera, tal y como mantenía la Abogacía del Estado, que "no concurre ningún motivo que merezca un público reconocimiento, ni ningún interés municipal" para autorizar la cesión de este espacio.

Fuentes de la Abogacía del Estado han explicado a Efe que aunque este fallo no conlleva la imposición de una multa, ya que el objetivo era declarar nulo ese acto por ser contrario a la ley, tiene trascendencia porque crea "un precedente".

Ante este mismo hecho, el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, Covite, presentó una denuncia ante la Audiencia Nacional al considerar que los ediles de EH Bildu que organizaron el recibimiento incurrieron en un delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas y que el alcalde, Koldo Goitia (PNV), fue autor de un delito de prevaricación por ceder el salón de plenos.

El Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional archivó el pasado mes esta denuncia al estimar que no quedó "debidamente justificada" la comisión del delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas en ese acto, que careció de "la finalidad de alabanza" de la actividad terrorista.

En el auto se señalaba que los gritos proferidos ese día "sólo aludían" al deseo de que los presos de ETA "sean reagrupados" en centros penitenciarios próximos a sus domicilios de origen y por lo tanto "entraría dentro de la lícita expresión de unos meros deseos y pretensiones".

No obstante, fuentes de Covite han informado a Efe de que han recurrido el archivo ante ese mismo juzgado de la Audiencia Nacional, que ya lo ha admitido a trámite.

En su recurso señalan que "centenares de personas se reunieron en la vía pública en Lekeitio para recibir y honrar al terrorista", recién excarcelado, y "que el homenaje continuó en el Ayuntamiento, donde llegó a ocupar el sillón de la Alcaldía".

Covite detalla que se trató de un "largo" homenaje, "perfectamente planificado y organizado, que incluyó el tributo de un aurresku de honor", un baile vasco que, según explica, siempre está ligado "a la rendición de honores". EFE