Barcelona, 21 abr (EFECOM).- La patronal del sector del juego online en España, que mueve 10.900 millones de euros y crece cerca del 30 % anual, reivindica su aportación a la economía y el marco legal en el que desarrolla su actividad, caracterizado por "la seguridad y la transparencia".

El sector se encuentra en plena expansión en España, impulsado por el éxito de las apuestas deportivas, que representan el 55 % del total facturado, aunque las modalidades presenciales siguen dominando al representar el 73,52 % de las ventas totales del juego.

Así, la contribución del juego online al margen de los ingresos de las empresas de juego (CGR) es, en proporción, pequeña, ya que supone un 5 % respecto a las formas presenciales, según los datos facilitados hoy por la asociación española de Juego Digital, Jdigital.

El presidente de Jdigital, Sacha Michaud, ha destacado, en un encuentro con periodistas, que el sector, aunque en pleno crecimiento, todavía está lejos de considerarse rentable ya que no llega al 20 % las empresas que operan en España con beneficios.

"Es un sector emergente todavía. La rentabilidad tardará en llegar", ha asegurado Michaud, que atribuye en parte esta situación a la fiscalidad que soporta el sector y que está en el 25 %, presión fiscal que asegura está actuando como freno para el crecimiento.

En esta línea, ha subrayado que de los 10.900 millones de euros que se jugaron en 2016 en España en las modalidades online, la facturación final acabó reducida a 429 millones (un 34 % más que en 2015), una vez entregados los premios, cifra de la que debe deducirse después el 25 % de tributación.

"Además nuestros gastos de publicidad y promoción son altos, por lo que la rentabilidad es difícil a corto plazo", ha dicho, tras apuntar que la industria invirtió 113,8 millones en publicidad y 243 millones en bonos, afiliados y patrocinio el año pasado.

La JDigital reclama una reforma fiscal más acorde con la de otros países europeos, lo que contribuiría, a su juicio, a atraer más inversión y revertiría en una mayor recaudación impositiva.

Esta asociación sin ánimo de lucro, que vela por los intereses de la industria del juego online en España, ha querido también distanciarse de escándalos como el del amaño de partidos de fútbol para ganar apuestas, que Michaud considera "una anécdota" y que no retrata al sector.

En esta línea, ha defendido que la regulación española, que data de 2011, ha creado un marco legal garantista basado en la seguridad y la transparencia.

Fuentes del sector han recordado además que el marco legal en España obliga a cualquier persona que quiera apostar a proporcionar su nombre y apellidos y su número de DNI, datos que son contrastados para comprobar que se trate de un mayor de edad y que no aparezca en la lista de ludópatas.

Además, la industria tiene acuerdos con la Liga de Fútbol Profesional para identificar las malas prácticas como el amaño de partidos.

Por detrás de las apuestas deportivas, el póquer online es la segunda modalidad más escogida por los españoles, pese a padecer un descenso progresivo de la facturación, muy seguido ya por las máquinas de azar y la ruleta, mientras que el "blackjack", el bingo y los concursos cierran el ránking, por este orden. EFECOM