Madrid, 19 mar (EFE).- Los hombres pueden sufrir trastornos hormonales durante el primer trimestre del embarazo de su pareja y padecer síntomas del llamado síndrome de Couvade, como náuseas, repulsión a algunos olores, antojos, dolores de espalda, aumento o pérdida de peso, ansiedad, cambios de humor y cansancio.

En el Día del Padre, Gabriela Gómez, psicóloga de Sanitas, explica por qué los hombres que van a ejercer como tales próximamente también pueden experimentar una disminución de la producción de testosterona o un aumento en la producción de estrógenos y prolactina, unas hormonas estas últimas, que se encuentran comúnmente en las mujeres.

Entre el 10 y el 65 % de los hombres que van a ser padres presentan muchos de estos síntomas y existe controversia entre las explicaciones. Lo que más peso parece tener, según la experta, es "el fuerte estrés que se experimenta y el grado de implicación del hombre con su pareja".

El estrés intenso y sostenido en el tiempo da lugar a cambios bioquímicos en el cuerpo que pueden ser los responsables de muchos de los cambios hormonales y también psicológicos, según puntualiza la experta de Sanitas.

Eso puede hacer que en los tres primeros meses de embarazo puedan sentir todos esos síntomas y que durante la espera ganen algunos kilos de más al "acompañar a la pareja en algún antojo, por el estrés o la ansiedad producidos por la paternidad, así como por la disminución de la práctica de ejercicio físico".

Por eso, y ya con la buena nueva y cuando llega la hora de cambiar pañales, dormir poco y ajustar los horarios a los del hijo, la experta recomienda "conservar alguna actividad agradable propia, seguir teniendo algo de tiempo para invertir en uno mismo y no abandonar los momentos en que la pareja pueda estar sin los hijos".

También recomienda realizar actividades en familia de forma rutinaria, como practicar deporte, y seguir cuidando de igual manera o más la salud que antes de tener hijos, porque "nuestra alimentación condiciona la de nuestros hijos". EFE