Bruselas, 23 feb (EFE).- Las españolas Asociación de Usuarios de Internet (AUI) y Asociación de Internautas (AI), denunciaron hoy ante las autoridades de Competencia de la UE la conocida como "tasa Google", después de que el Centro Español de Derechos Reprográficos (Cedro) haya iniciado contactos para cobrarla.

"Nos parece que en los 'cánones' se actúa permanentemente de forma contraria al derecho europeo. Europa tiene que reaccionar ante esta tropelía ", afirmó en un comunicado el presidente de la AUI, Miguel Pérez Subías.

Las asociaciones indicaron que han presentado una denuncia ante la Dirección General de Competencia de la Comisión Europea después de que Cedro anunciase el establecimiento de tarifas "de forma unilateral" y que iba a exigir el pago de la llamada "tasa Google", que prevé una compensación a los editores por parte de los agregadores de noticias en línea.

Cedro informó hace dos semanas de que ha iniciado una "ronda de conversaciones" con algunos agregadores de noticias con el fin de empezar a cobrarles la "tasa", algo que no ha hecho hasta ahora pese a haber establecido la tarifa para la compensación en julio (5 céntimos por usuario activo y día).

En el documento presentado ante la CE, las asociaciones denuncian que la norma española "está imponiendo a todos los editores en España la ejecución de un acuerdo horizontal" que tiene por objetivo "la cesión de un derecho accesorio" a una entidad de gestión determinada (Cedro), que percibirá el canon.

Asimismo, destacan que la medida busca "el alineamiento de la conducta de todos los editores con respecto al canon" y, en última instancia, hace que se restrinja la competencia.

"Pretende evitar que cada editor decida su propia política comercial en este sentido y asegurar, así, la obtención de rentas de niveles supra competitivos, por un lado, y limitar la competencia de los editores de menor tamaño o popularidad, por el otro", argumentan las asociaciones.

El presidente de la Asociación de Internautas, Víctor Domingo, consideró que "el canon a la cita en internet es un ataque directo a su funcionamiento", y defendió un internet "libre y participativo".

La reforma de la Ley de Propiedad intelectual, en vigor desde el 1 de enero de 2015, prevé que los editores de información reciban una compensación económica irrenunciable por parte de agregadores y buscadores de internet cuando se usen fragmentos de sus contenidos.

La medida, a la que se opusieron compañías tecnológicas y parte de los medios españoles nativos de internet, pero que contó con el apoyo de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), motivó en su momento el cierre del agregador de noticias Google News en España. EFE

lpc/rja/agf

(Más información sobre la Unión Europea en euroefe.euractiv.es)