Madrid, 2 feb (EFE).- El periodista y escritor César de la Lama tiene muy claro qué hace falta para ejercer su profesión: tener predilección por la investigación y ser una persona "inquieta y con ambiciones", explica en entrevista con EFE con motivo de la salida de su libro "Otros personajes que hacen época II".

Con este volumen cierra su serie de encuentros con personajes y "héroes anónimos", que comenzó con "Mis encuentros con famosos del S.XX", y que, en cierta medida, compartieron ese "grito desgarrado por la libertad del individuo" que, según De la Lama, marcó el siglo pasado.

Más de 70 conflictos armados, dos guerras mundiales, hambrunas y "grandes descubrimientos", como los antibióticos, marcaron esta época que el periodista califica como "definitoria", pues se dio un paso en las "libertades sociales y religiosas" que favorecieron la mejora de la vida del individuo.

Es en este contexto en el que De la Lama se encuentra con grandes políticos y personajes públicos que narran en primera persona acontecimientos trascendentales "irrepetibles" e historias íntimas que los convierten en entrevistados "cercanos y humanos".

De todos los encuentros que De la Lama rememora y actualiza en este libro, recuerda con especial cariño el día que compartió con Juan Antonio Agüero, esposo de la bailaora y cantante Carmen Amaya, "la artista más famosa del baile flamenco del siglo XX".

En la entrevista "Juan entrega su alma a la bailaora Carmen Amaya", de la Lama halla a un hombre, que tras la muerte de su mujer se desplaza hasta Bagur (Gerona) para rememorar en solitario a su esposa, un encuentro que él asegura fue "muy triste, pero que había que contar".

La entrevista más dura del que fuera redactor jefe y director de la Agencia EFE, fue la que le hizo a Valentina Tereshkova, la primera cosmonauta rusa, a la que esperó durante más de ocho horas en el aeropuerto de Milán.

Pero la espera mereció la pena, porque acabó atendiéndole: "la Tierra desde arriba es como una novia vestida de blanco", le describió Tereshkova mientras seis guardias los vigilaban.

En "Otros personajes que hacen época", también se hacen hueco "héroes anónimos" como Francisco Simó, que halló la bomba de Palomares (Almería), o Simón Gutiérrez, que descubrió "por casualidad" la Cueva de Estalactitas de Altamira (Santander),

De la Lama recuerda "perfectamente" el incidente de Palomares (Almería), cuando un B-52, "cargado de bombas" de plutonio y uranio, se estrelló contra un avión cisterna de la base de Morón (Cádiz) y cayó en la costa perdiendo el armamento.

Eran las cinco de la mañana cuando le avisaron de lo ocurrido y, "sin pensarlo", se dirigió en coche hasta Almería donde conocería "cuán poderosa era EE.UU, que no informaba de lo ocurrido ni a su embajador en Madrid".

Consiguió hablar con Francisco Simó Orts, el pescador de Águilas (Murcia) que localizó la bomba en el mar y que, a partir de entonces fue conocido como "Paco el de la Bomba".

En esta recopilación también revive sus entrevistas con el torero Nicanor Villalta, el boxeador Paulino Uzcundun, el psiquiatra Kulcsar, que analizó la mente del nazi Adolf Eichmann, la filósofa María Zambrano y el escultor Julio Beobide, entre otros.

Con "Otros personajes que hacen época", que se presenta mañana en la Casa del Libro de Fuencarral, de la Lama abandona la recopilación de sus trabajos para volver al ensayo, trabajo, sobre las "tareas que el ser humano desarrolla durante su vida", en el que está inmerso y que espera tener listo para primavera. EFE