Londres, 24 oct (EFE).- La firma de moda española Mango aseguró hoy que no autorizó los servicios de la lavandería turca Goreteks Tekstill, que, según un reportaje de la BBC británica, empleaba a refugiados sirios en situación irregular.

"Encubiertos: los refugiados que fabrican nuestra ropa", que se emitirá hoy a las 19.30 GMT en BBC One, revela que varias empresas de moda británicas como Marks & Spencer o Asos y españolas, como Mango y Zara, cuentan en Turquía con proveedores que emplean a refugiados sirios, en algunos casos menores, sin los permisos laborales pertinentes.

En el caso de Zara y Mango, los reporteros del equipo investigador del espacio "Panorama" hallaron que la lavandería Goreteks, donde se teñían vaqueros de ambas marcas, empleaba a refugiados sirios con turnos de 12 horas y sin la protección personal adecuada.

En un comunicado, Mango aseguró hoy que esta lavandería "no ha recibido ningún encargo en el mes de agosto de 2016 (cuando la BBC fue a grabar), no es un proveedor de Mango e incluso no consta como proveedor de ninguna compañía proveedora de Mango".

"Los productos de Mango encontrados en las instalaciones especificadas son una excepción", sostiene la empresa en su nota, donde mantiene que "la subcontratación a favor de Goreteks Tekstill no estaba autorizada por Mango ni este tenía conocimiento de ella".

"Mango tomará las medidas apropiadas cuando pueda esclarecer de manera definitiva la incidencia", añade el comunicado.

La empresa explica además que, tras recibir la notificación de la BBC, encargó una auditoría urgente y sin previo aviso a la instalación para verificar los hechos.

"Los inspectores comprobaron que se trata de una fábrica de lavado y acabado de vaqueros que cumplía los requisitos, excepto algunas salvedades en el equipamiento de protección del personal", pero "en ningún caso se detectó mano de obra infantil ni trabajadores de nacionalidad siria", afirma.

"Mango está totalmente comprometida con el más estricto de los cumplimientos de la legislación social y es por ello que tiene un gran equipo dedicado en exclusiva a este propósito desde el año 2002, que monitoriza a sus proveedores para evitar cualquier incumplimiento de su código de conducta social, laboral y ambiental", añade la compañía.

Para velar por el cumplimento de estos requisitos, l firma española estableció un sistema periódico y sin previo aviso de auditorías a cargo de auditores externos independientes, que están destinadas a "asegurar que los derechos de los trabajadores de los proveedores directamente contratados por Mango son respetados, y que las condiciones de trabajo son las adecuadas tanto en sus instalaciones como en las de sus proveedores".

A los proveedores que no consiguen alcanzar los estándares fijados por dichas auditorías se les da la posibilidad de corregir sus deficiencias y, en caso de comprobarse que no las corrigen, "se les retira de la cadena de producción de Mango", explica la empresa.

Turquía es un país estratégico para la compañía, dado que se encuentra entre los cinco mercados más importantes.

Mango emplea directamente a más de 1.500 personas en las tiendas y oficinas centrales de Turquía.

En 2015, la firma llevó a cabo un total de 396 auditorías, 125 de las cuales corresponden a instalaciones turcas.

Por otra parte, Inditex, matriz de Zara, ha señalado hoy que ya en junio, antes de que se grabara el programa de la BBC, detectó a refugiados sirios en situación irregular empleados por Goreteks y que ha dado a la compañía hasta diciembre para resolver la situación.

Además, trabaja conjuntamente con la ONG 'Refugee Support Centre' para intentar regularizar la situación de estos refugiados. EFE