Pepi Cardenete.

Madrid, 6 jul (EFE).- En España, bajo la "coartada" de las fiestas patronales, se "tortura" cada año a 60.000 animales. Así se presenta el documental "Santa Fiesta", una pieza hecha sin narración, solo con imágenes tomadas "clandestinamente" en quince de esas celebraciones, y que se estrena mañana en internet.

Su director, Miguel Ángel Rolland, cree que, a pesar de no tener narración, en el documental queda en evidencia que al menos 16.000 eventos públicos de carácter católico, en los que se reúnen más de 25 millones de personas al año, "muestran" en España la "relación" de la violencia animal con las fiestas patronales.

El director de "Santa Fiesta", que se exhibió en la pasada edición de DocumentaMadrid y que mañana se estrenará en internet en la plataforma de vídeo bajo demanda (VOD) Feelmakers, considera que hay una "vinculación clara, y muy equivocada", entre la Iglesia y la "crueldad animal" que se exhibe las celebraciones patronales.

"Equivocada -argumenta- porque esto se sigue viendo con nostalgia y apego hacia el pueblo, y porque el recuerdo y el apego estaría muy bien si no se utilizara a los animales para torturarlos y matarlos en algunas de estas fiestas", subraya el realizador que, al frente de nueve producciones a lo largo de su carrera, fue candidato en 2004 al Goya a mejor cortometraje documental por "Aerosol".

El corto se titula "Santa Fiesta" porque el propósito de Rolland es denunciar la relación "clarísima" entre la Iglesia y la violencia en estos eventos: "De alguna forma siempre hay algún santo o virgen que da nombre" a las celebraciones, subraya.

Financiado mediante crowdfunding en el portal Indiegogo -una campaña que consiguió 23.976 dólares de más de 500 mecenas de treinta países-, el objetivo del largometraje es "mandar un mensaje de responsabilidad" a las personas creyentes para que "pidan" a los "representantes" de su fe que se "desvinculen de esa violencia".

"Santa Fiesta" muestra, sin narrador ni declaraciones de defensores o detractores de los festejos, las imágenes de doce fiestas populares -Rolland y su equipo rodaron en quince localizaciones pero en el montaje el filme se redujo a la docena- con el único apoyo del sonido ambiente, "del ruido y la adrenalina".

"Santa Fiesta" se rodó en 2015 con "mucho secretismo" para mostrar desde dentro -el equipo se acercó lo máximo posible a la gente y los animales- celebraciones como el Toro de la Vega, los Bous a la Mar (Denia, Alicante), la suelta de patos de Sagunto (Valencia) o el paseo en el burro de Peropalo en los Carnavales de Villanueva de la Vera (Cáceres).

Otros sucesos como Las Luminarias de San Bartolomé de Pinares en Ávila -una fiesta en la que equinos pasan a través de humo y fuego para ser "purificados"-, completan este documental con fiestas patronales "más mediáticas" y otras "menos conocidas".

"Fuera de España se conoce más la parte de corridas de toros y no se sabe que hay este tipo de fiestas en las que pasan estas barbaridades", argumenta Rolland.

El cineasta, que espera que la cinta pueda "servir de inspiración" al espectador para "posicionarse" sobre estos festejos, concluye que, a su juicio, estas fiestas son "completamente renunciables (...): en el mundo en el que vivimos y en la España de hoy en día de 2016 no creo que tengan cabida estas fiestas".

El documental, según explica a EFE Marta Esteban, presidenta de La Tortura No Es Cultura y directora administrativa de Animal Guardian, plataformas colaboradoras de "Santa Fiesta", "solo pretende ser los ojos del espectador y que sea el espectador el que juzgue por sí mismo para sacar una conclusión".

La activista, que recalca que la Iglesia "debe reflexionar sobre este tema y darse cuenta de que no puede hacer algo tan increíble contra la creación de Dios en nombre de los Santos", ha adelantado que promoverán en Change.org una petición para que el papa Francisco se manifieste al respecto de estos festejos.EFE