Rafael Cañas

Pekín, 2 jul (EFE).- El románico español y el antiguo arte budista de la Ruta de la Seda china tienen muchos puntos comunes, una sorprendente relación que abarca desde las raíces históricas de su expansión hasta similitudes formales y de estilo.

La exposición "Cartografía de los Caminos. Dunhuang y el Románico en la Península Ibérica", expone desde esta semana en la sede del Instituto Cervantes en Pekín estas similitudes y se centra en concreto en los frescos de las iglesias románicas del norte de España y en las pinturas murales y esculturas del conjunto monumental de Dunhuang.

En las afueras de esa ciudad al extremo occidental de la provincia de Gansu (noroeste), en las llanuras de la estepa y ya en la frontera con Xinjiang, están las cuevas de Mogao, con cerca de 400 templos y salas excavadas a lo largo de diez siglos que albergan innumerables pinturas murales y esculturas.

El complejo fue construido durante mil años entre los siglos IV y XIV, por lo que su arte y los documentos de su biblioteca han arrojado información muy importante sobre la antigua Ruta de la Seda y la complicada historia china y de los reinos de Asia central de ese período.

Dunhuang, que era inicialmente un puesto fronterizo creado en el siglo II para proteger las caravanas de la Ruta de la Seda, se convirtió en un punto de propagación del budismo, una religión a su vez venida desde India.

Igualmente, el románico llegó a España desde Francia por el Camino de Santiago y se extendió desde el punto natural de entrada, el Pirineo, hasta los templos y monasterios siguiendo la ruta jacobea y en paralelo a la ruta comercial que le siguió.

"El nacimiento de Dunhuang y del románico ibérico es consecuencia de las rutas comerciales y de los centros religiosos", explica Isabel Cervera, directora de la sede madrileña del Instituto Confucio y profesora de Historia del Arte Asiático en la Universidad Autónoma de Madrid.

La exposición muestra fotografías recientes y antiguas, mapas y otros elementos para comparar y conocer ambos fenómenos artísticos.

Los paralelismos, aparte del germen religioso-comercial de ambas fenómenos artísticos, se refieren a la composición, los motivos decorativos, la iconografía o los simbolismos.

Así, se muestra una estatua de Buda rodeado por sus fieles más devotos, tres a cada lado, junto a imágenes de las iglesias románicas de San Clemente de Taull (en el pirineo leridano), con Cristo rodeado de ángeles.

En otro ejemplo, un fresco muestra cómo Cristo vence a las tentaciones del diablo durante su retiro de 40 días en el desierto (ermita de San Baudelio, en Casillas de Berlanga, Soria), junto a otro fresco con Buda rechazando las tentaciones de tres hermosas mujeres, también en un retiro de 40 días.

La forma en que se pintaron las bóvedas del Panteón de los Reyes de la Colegiata de San Isidoro (León) muestra un parecido con los frescos de los techos de algunas de las grutas de Dunhuang.

Grecas, motivos vegetales o la forma en que se muestran los pliegues de la ropa ofrecen similitudes, recuerda hoy Cervera en declaraciones a Efe.

Hay "analogías visuales y conceptuales", resumió en la presentación de la exposición el profesor de Arte Medieval de la Universitat de Girona Gerardo Boto.

Sin embargo, Cervera explica que aún es muy pronto para avanzar hipótesis sobre si el paralelismo es casual o las rutas comerciales ayudaron también a extender formas de representar el arte.

De momento, señala que "uno de los objetivos" de la exposición, que viajará por España durante el próximo año, es divulgar en ambos países estos procesos artísticos para que "se conozcan" y "se inicien investigaciones".

En este sentido, avanza que en el antiguo reino de Gandhara (que abarcaba parte de los actuales Pakistán y Afganistán) "hay una presencia griega" en el arte debido a la invasión de Alejandro Magno, con elementos que se reinterpretan y posteriormente se difunden tanto al este como al oeste.

Otra posibilidad es que el arte románico, originado en Bizancio, se hubiera alimentado de influencias estéticas en su origen por las influencia oriental de la Ruta de la Seda.

En este sentido, la profesora Chen Juxia, de la Academia de Investigación de Dunhuang, recuerda que "todos los sistemas mitológicos de distintos pueblos tienen funciones similares", y también que algunos dioses de Asia Central se trasplantaron en la antigüedad a Europa Occidental.

La exposición, en la que participan también el Instituto Confucio y su sede en Madrid, así como la Academia de Investigación de Dunhuang, se mostrará también en las sedes del Confucio en España antes de volver a China para exhibirse en varios puntos del país. EFE

rcf/mr