Cartagena (Colombia), 20 may (EFE).- La titular de la Secretaría General Iberoamericana (Segib), Rebeca Grynspan, confió hoy en que las experiencias culturales exitosas probadas en Iberoamérica contribuyan a ayudar a los jóvenes colombianos durante la etapa de posconflicto que llegará si el Gobierno y las FARC firman la paz.

"Tenemos muchas buenas prácticas de cómo rescatar de verdad a los jóvenes de la violencia una vez que han estado ahí, pero también cómo evitar que lleguen a la violencia", dijo Grynspan a periodistas en Cartagena de Indias, donde participa en la XVIII Conferencia Iberoamericana de Ministros de Cultura, que concluye hoy.

En este sentido, destacó que en el encuentro se tratan temas que "están enfatizando y centrándose en el problema de juventud, violencia, futuro, y deporte".

Con respecto a Colombia, donde después de más de tres años y medio de negociaciones el Gobierno y las FARC esperan firmar próximamente la paz, Grynspan dijo que habrá que articular una "propuesta específica" sobre violencia y posconflicto.

"Cuando terminen las sesiones y podamos entonces coger la riqueza de los programas que se han compartido yo creo que podemos hacer eso", apuntó.

Dentro de Iberoamérica, la titular de la Segib destacó el caso de México, donde a través de una red de bibliotecas se "abrieron espacios para la creatividad artística pero también para compartir el acervo cultural", una iniciativa en cuya primera ronda participaron 200.000 jóvenes.

"La experiencia de México me parece especialmente valiosa, y hay países centroamericanos que han estado luchando también con el tema de la violencia, la violencia juvenil y también presentaron experiencias interesantes", comentó.

Ideas como esa, además de otras iniciativas presentadas por Colombia, "pueden tener un gran impacto precisamente en las zonas más deterioradas y de violencia" del país, que se prepara para dejar atrás más de medio siglo de conflicto armado.

Grynspan afirmó que la cultura "es un instrumento básico para el desarrollo" y que "no se debe menospreciar estas intervenciones" en entornos de violencia, pues su impacto puede ser extremadamente positivo.

"Muchas de las intervenciones culturales realmente no son intervenciones caras y tienen un impacto enorme sobre la capacidad de la sociedad de recuperar y reconstruir", aseguró. EFE

ric-cdb/joc/cr