El Puerto de Santa María (Cádiz), 18 may (EFE).- El Puerto de Santa María (Cádiz), ciudad natal de Enrique Ochoa (1891-1978), celebra el 125 aniversario del nacimiento del pintor e ilustrador con una exposición que reúne algunas de sus obras más vanguardistas, sus "músicas pintadas".

"La música pintada" es precisamente el título de esta exposición que hasta el próximo 24 de julio estará en el Museo Municipal de El Puerto de Santa María, que hoy ha inaugurado esta muestra también para celebrar el Día de los Museos.

Los nueve cuadros que reúne la exposición reflejan uno de los periodos más peculiares de la trayectoria de Enrique Ochoa, un artista moderno que asistió al nacimiento de todas las vanguardias.

Prolífico retratista, que convirtió en sus musas a chicas de Montparnasse que reflejaban el paradigma de una mujer moderna, y uno de los principales ilustradores del primer cuarto del siglo XX, con unas 2.000 obras publicadas en las revistas más importantes de la época, Enrique Ochoa era un artista con una vida interior "marcada por un potente misticismo" que se plasmó también en su admiración por la poesía y en su "extrema afición a la música", según recordaba hoy en la inauguración de la exposición la historiadora Mercedes García Pazos.

En los años cuarenta, en plena madurez, el artista se retiró a Palma de Mallorca y residió en la cartuja de Valldemosa, en la misma celda en la que pasaron una larga temporada el músico Frederic Chopin y la escritora George Sand.

Allí surgió "un Ochoa nuevo, distinto", que es el que trata de representar esta exposición a través de nueve cuadros.

Ochoa intentó en esta etapa capturar lo que le inspiraba la música de Chopin, Falla, Turina, Albéniz, Debussy, Stravinskky o Beethoven en unas pinturas que se fueron haciendo "más abstractas, más expresionistas y sobre todo más simbólicas", explica la historiadora.

La exposición reúne obras del inicio de esta etapa como "El pájaro de fuego" de Stravinsky y "La Novena Sinfonía de Beethoven", de los años 1939 y 1944, respectivamente, y otras de los años 60 y 70.

Los nietos del pintor y patronos de la Fundación Pintor Enrique Ochoa, Isabel y José Estévez, han destacado en la inauguración que las obras que componen esta muestra son "lo más vanguardista" de un artista que "a pesar se de ser un cosmopolita y de haber vivido en múltiples países" siempre se calificaba a sí mismo como "un pintor portuense".

Ese amor por su ciudad natal se vio reflejado en las donaciones que, en distintas épocas, realizó a El Puerto y a la Academia de Bellas Artes Santa Cecilia.

La teniente de alcalde de Cultura y Patrimonio Histórico del Ayuntamiento portuense, María Eugenia Lara, ha celebrado la "enorme satisfacción" que siente la ciudad natal del pintor por acoger esta muestra, acompañada de actividades para difundir la figura y obra de Enrique Ochoa entre los escolares. EFE

ilm/ja/car